lunes, 9 de julio de 2012

Carabanchel: el Chabolo de la 3ª galería



jl01_72_0011
Macario Barjas, Maher al Sharif y Tranquilino Sánchez en su “chabolo” de la 3º galería de la Cárcel de Carabanchel (1972). Fondo Jóvenes en Libertad, Archivo de Historia del Trabajo, Fundación 1º de Mayo.



Escrito por  Jose Antonio de Mingo

Junio 2012

Estas personas son presos políticos, por eso están en la 3ª galería, en una celda (chabolo) conocido como “la comuna”, allí se come, se estudia, se discute y se aprende.
En esa celda habilitada con mesas se come el rancho que se mejora con los paquetes de comida que traen las familias y organizaciones como Mujeres Democráticas para sus presos, se apacigua el hambre pero se alimentan los sueños y también el orgullo.
Se lee la prensa que llega y las lecturas que se pueden conseguir, aunque sería mejor decir que se estudia la prensa. También se discute, se conversa, se canta, se ríe y se hacen chanzas, se alecciona, se decide y se esconde la tristeza. Pero sobre todo se aprende y se comparte.
Se enseña doctrina política, derecho, literatura, economía, solidaridad, dignidad y orgullo de sentirse en el grupo de los luchadores por la libertad y la justicia social. Estos comunistas estaban empeñados en organizar una escuela de cuadros en toda línea.
Y en ese espacio se encuentran dos sindicalistas de Comisiones Obreras y un estudiante palestino:
* Macario Barjas, 56 años, encofrador, comunista y líder obrero de CCOO de la Construcción, con el cigarro en la mano y su pose hierática pasará 12 años en cárceles franquistas.
* Maher al-Sharif, 22 años, nacido en Damasco, de familia palestina, estudiante de ciencias políticas que acaba siendo detenido en una manifestación estudiantil, tras seis días en dependencias policiales se le procesa y se le envía a la Cárcel de Carabanchel, donde permanecerá unos meses y luego será expulsado del país.
* Tranquilino Sánchez, frisando la mitad de los 40 es otro luchador de la construcción de Comisiones Obreras, gesto relajado y pose decidida hacia la cámara. Más joven que Macario, de la generación nacida en la posguerra, que no ha vivido directamente el conflicto civil, y que plantea sus reivindicaciones y aspiraciones con la fuerza de la conciencia de que se aproxima el fin de la dictadura.
Una foto clandestina de presos políticos, una foto hecha para sustentar y extender la solidaridad con los que luchan contra la dictadura, en un carrete que saldrá de contrabando y se revelará en Paris.



No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada