jueves, 17 de mayo de 2012

Represión fascista en Aragón (y V). Fosas bajo los Mallos de Agüero.



"Non enterran cadavres, enterran semente". Dibujo del artista gallego Castelao, de la serie "Galicia Mártir", tomado de la web Castelao na rede. Máis vivo e necesário que nunca
 Fusilados de Torrellas
Finales de agosto de 2006. Las hermanas Pilar y Berta Cucalón Moncayola están en Murillo de Gállego, pequeña población de la comarca de la Hoya de Huesca, donde han ido a pasar el fin de semana. Acaban de ver un cortometraje titulado “Los que callaron, los que quedaron”, cuyo autor, al igual que ellas mismas, es nieto de una de las 12 personas del pueblo fusiladas por los fascistas en la cercana población de Agüero (Huesca) el 18 de octubre de 1936.

El documental las ha conmocionado. El proceso de recuperación de la Memoria Histórica está en auge y continuamente salen a la luz noticias sobre el hallazgo de muchas fosas comunes de la Guerra Civil en España. Volviendo a casa toman la decisión de
buscar los doce cuerpos sepultados bajo el trigo del campo de Espadero en Agüero.

Panorámica general de Agüero, con los Mallos al fondo. Fotografía de Vicmael tomada de la web Panoramio
Las familias saben dónde están sepultados. Siempre lo han sabido, pues hubo testigos del fusilamiento. Las autoridades fascistas nunca quisieron aclararles oficialmente el lugar del enterramiento, pues para ellos eran “desaparecidos” un eufemismo para no tener que reconocer que los habían asesinado. Desde el principio las mujeres y los hijos, después los nietos y los bisnietos de las víctimas han ido a rezar a ese campo.

Berta contacta con las familias de todos, dispersas por Huesca, Barcelona o Zaragoza. Enseguida se ponen de acuerdo, pues todos quieren exhumar a los suyos. Y así se ponen en contacto con Ernesto Palacios, el actual propietario de la finca.

Lugar del campo de Agüero donde se inician los trabajos de exhumación. La foto está tomada de El Periódico de Aragón
Muchos de los propietarios de fincas en las que se ubican fosas comunes se niegan a conceder permiso para que se ejecuten las tareas de exhumación, o ponen grandes dificultades que las retrasan. Pero Ernesto se pone desde el primer momento a su disposición. Su padre, durante ocho años, se negó a cultivar la finca por respeto pero finalmente fue obligado a poner la finca en cultivo. Poco antes de morir le hizo prometer a su hijo que, si un día los familiares reclamaran los cuerpos, éste les dijera el lugar exacto donde se encontraban y les diese todas las facilidades. Ernesto, fiel a la palabra dada a su padre, no va a poder cosechar su campo durante un año. Pero no le importa, incluso va a colaborar en la exhumación.


Berta se dirige a la Fundación Bernardo Aladrén de U.G.T. Aragón la cual, aunque es una fundación cultural que no se había propuesto este tipo de actuaciones, decide ayudarles.

En diciembre de 2006 se realizan las primeras catas sobre el terreno y se solicitan los permisos correspondientes. Las catas no obtienen resultados y se decide esperar al verano para volver a intentarlo con el buen tiempo.

Trabajos en la excavación. La foto está realizada por Miguel Ángel Zapater, uno de los arqueólogos del proyecto. Está tomada del blog de Davicius
Mientras tanto las hermanas Cucalón van acumulando documentos, fotografías y, sobre todo, testimonios orales de varias personas mayores de 80 años, en especial del único testigo directo sobreviviente que reside en Francia.

Madrugada del 18 de septiembre de 1936. El ruido de un camión que entra en Murillo de Gállego despierta a algunos vecinos, como José Gracia que contaba entonces 5 años de edad. Poco después dos culatazos en su puerta anuncian a “unos falangistas de la zona de Ejea de los Caballeros” que obligan a su padre, agricultor, a ir a “declarar” a Zuera.


Vista de Murillo de Gállego (Zaragoza). Fotografía de Fritz Olenberger tomada de la web Panoramio
Otros 11 hombres son “sacados” de sus hogares en la oscuridad de la noche. Entre ellos se encuentra el alcalde de Murillo por el Frente Popular, José Moncayola, quien, antes de salir de casa, se pone su mejor camisa, la de los domingos, y su traje de pana porque cree que solamente le van a interrogar. Un concejal del ayuntamiento, dos funcionarios municipales y varios campesinos completan el grupo.

Tras un duro y largo interrogatorio de doce horas, los hombres son subidos a un camión que les lleva a las afueras de Agüero (Huesca), a la finca del “Espadero” donde les hacen cavar sus propias tumbas. Allí los matan a tiros a todos.


7 de julio de 2007. Siete meses después de iniciar los trabajos aparecen los primeros restos. La primera fosa mide 4 metros por 90 centímetros por lo que los cuatro hombres enterrados en ella aparecen uno encima de otro, ocultándose los unos a los otros.

Primeros restos óseos encontrados. La foto está realizada por Miguel Ángel Zapater, uno de los arqueólogos del proyecto. Está tomada del blog de Davicius
Botones de camisa, hebillas, tacones de zapatos… Incluso un cartucho que permite identificar una de las armas asesinas. Se trata de una bala de 1920, que procede de un Mauser de fabricación española. El dato es importante, ya que durante la Guerra Civil los cartuchos se fabrican sin ningún tipo de grabación para evitar represalias. Pero esta bala es de antes de la guerra.


La segunda fosa es hallada varios días después del primer hallazgo. La última, aparece el 21 de agosto. A medida que van apareciendo, los restos son enviados para su estudio antropológico. Los familiares de los fusilados no desean que se realice una identificación individual, por lo que no será necesario practicar la prueba del ADN.


Al estallar la Guerra Civil gran parte de Huesca cayó en manos del bando nacional, que inició de inmediato una sistemática represión. Militar en la U.G.T. como el alcalde de Murillo, José Moncayola, era suficiente para merecer la máxima pena. No en vano más de 3.500 miembros de este sindicato socialista fueron exterminados en Aragón. Aunque muchos asesinados lo fueron sencillamente a causa de viejas rencillas personales o para quedarse con sus campos o sus bienes.


Mallos de Riglos. Fotografía de yves75 tomada de la web Panoramio.
La masacre de los 12 vecinos de Murillo fue una de las muchas “sacas” realizadas en tierras oscenses. El mismo día 18 de septiembre de 1936 otras 6 personas de la localidad fueron fusiladas cerca de Ayerbe.

En los pueblos del entorno de los Mallos de Riglos (*) existen varias fosas comunes. Algunas son conocidas pero se ignora el lugar exacto de muchas. Unas cuantas hace años que fueron ya excavadas pero seguramente hay muchas más de las que se cree. El mapa de fosas que salpican las tierras aragonesas no hace más que crecer.


Noviembre de 2007. Los familiares de los 12 republicanos de Murillo de Gállego asesinados en Agüero se reúnen en el ayuntamiento de Murillo para recibir las doce urnas que contienen sus restos. De común acuerdo, han decidido depositarlos a todos en una fosa común del cementerio de la localidad.


70 años esperando este momento. La hija de uno de los fusilados recibiendo los restos de su padre. Foto tomada de El Periódico de Aragón
Tras un largo proceso, no exento de dificultades y de problemas, han logrado enterrarlos donde siempre debieron estar, en el cementerio de su pueblo natal.

Pilar y Berta Cucalón, nietas de José Moncayola, se sienten agradecidas a muchísimas personas, incluso a gente que, sin conocerlas de nada, brindaron su colaboración desinteresada. Por eso animan a quienes tengan casos similares para que exhumen y dignifiquen a los suyos.



“No fueron asesinados en vano. Sus familias hemos heredado sus valores de tolerancia, respeto, justicia, libertad. Las injusticias no deben olvidarse nunca, para que nunca vuelvan a repetirse".

"Sabed que nos sentimos profundamente orgullosos de llevar sus apellidos”.
Berta Cucalón

(*) Paraíso de montañeros, escaladores y amantes de la naturaleza, los Mallos son unas formaciones geológicas de formidable tamaño. Sus paredes verticales de hasta 300 metros de altura constituyen una de las mejores escuelas de escalada de Europa. Se encuentran al noreste de la ciudad de Huesca, en la comarca de la Hoya.

Fuentes documentales:


Revistas y boletines digitales


- “Mi abuelo, nuestro abuelos”. Artículo de Berta Cucalón Moncayola para la Revista “Comarca”. Boletín informativo de la comarca de la Hoya de Huesca, nº 56, primer trimestre de 2008.

- “Murillo de Gállego. Setenta años sepultados en el olvido”. Artículo de “El Sueño Igualitario”, nº 42 de 20 de julio de 2007, que cita como fuentes a los diarios Heraldo de Aragón y El Periódico de Aragón.


Prensa digital


- “Buscan los restos de doce fusilados en la Guerra Civil”. Artículo de El Periódico de Aragón de 20 de diciembre de 2006.

- “Setenta años sepultados en el olvido”. Artículo de Mª José Villanueva para Heraldo de Aragón de 10 de julio de 2007.

- “Localizan una fosa común en Agüero con restos de doce personas fusiladas” artículo de El Periódico de Aragón de 25 de julio de 2007.

- “Exhumando nuestra historia” artículo de Aragondigital.es de 2 de agosto de 2007.

- “Las fosas de Huesca. Ni una víctima sin su tumba”. Artículo de F.V.L. para El Periódico de Aragón de 26 de agosto de 2007.

- “Las familias de los 12 fusilados en la Guerra Civil en Huesca recuperan sus restos”. Artículo de 20minutos.es de 10 de noviembre de 2007.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada