jueves, 24 de mayo de 2012

Negativa del Ayuntamiento de Calatayud a la instalación en el cementerio de dicha localidad de un Memorial con los nombres de las aproximadamente 448 víctimas

LA ASOCIACIÓN ARICO-MEMORIA ARAGONESA DENUNCIAMOS ANTE LA OPINIÓN PÚBLICA Y LOS MEDIOS DE COMUNICACIÓN:
La negativa del Ayuntamiento de Calatayud a la instalación en el cementerio de dicha localidad de un Memorial con los nombres de las aproximadamente 448 víctimas de la represión franquista durante la guerra civil española en la ciudad de Calatayud y su Comarca.

Exhumación en Calatayud (Zaragoza)


MEMORIA ARAGONESA en 23 mayo 2012

A lo largo de varios años, la asociación ARICO ha intentado recuperar los restos de las personas asesinadas y desaparecidas durante la guerra civil española en el barranco de La Bartolina y en el cementerio de Calatayud, sin resultados positivos hasta la fecha:
Barranco de La Bartolina, Calatayud. En abril de 2011, y con una subvención de Presidencia de Gobierno,  la Agrupación de Familiares Asesinados y Desaparecidos durante la Guerra Civil Española en el Barranco de la Bartolina de Calatayud junto con ARICO, buscó en el  barranco de La Bartolina las fosas que, según las referencias de familiares y de numerosos testigos estaban situadas en ese lugar. Al no hallarse resto alguno de las personas enterradas ilegalmente en dicho Barranco, se llegó a la conclusión de que la fosa principal fue excavada también de forma ilegal. Otra zona del Barranco en la que los testimonios sitúan otras dos o más fosas y que sirvió durante años como vertedero municipal; en 1999 fue sellada con miles de metros cúbicos de tierra mezclada con los restos óseos extraídos de la fosa principal, de modo que la recuperación de los asesinados en El Barranco de La Bartolina procedentes de Calatayud y su Comarca resulta prácticamente imposible.
Cementerio Municipal de Calatayud. En un rincón del Cementerio, a día de hoy muy descuidado y prácticamente abandonado, se encontraban las denominadas “Fosillas”, fosas comunes en las que iban siendo enterradas las personas asesinadas en las tapias del mismo. Se sabe que en 1959, las “fosillas” fueron excavadas. Los restos de los asesinados fueron sacados, amontonados y tapados con una lona hasta que llegaron las cajas en las que debían ser transportados hasta el Valle de los Caídos. Los restos de los asesinados fueron echados en las mismas con palas, siendo depositados los que no cabían en el osario general del cementerio. En el Libro de Registro de Inhumaciones o “Depósitos” del Valle de los Caídos consta la llegada al Valle, con fecha de 8 de abril de 1959, de los restos de 81 personas procedentes de Calatayud.
La Agrupación de Familiares Asesinados y Desaparecidos durante la Guerra Civil Española en el Cementerio de Calatayud junto con ARICO, en un intento por recuperar los restos óseos que hubieran podido quedar tras la excavación de las “fosillas”, volvió a solicitar otra subvención, que fue concedida; hubo que renunciar a ella porque la propia concesión de la subvención no permitía excavar, incluyéndose únicamente la posibilidad de realizar prospecciones geofísicas. Las prospecciones geofísicas resultan escasamente útiles en un cementerio, dado que éste alberga fosas que son reutilizadas, siendo abiertas y cerradas para ello en varias ocasiones. A la par que esta subvención, ARICO solicitó otra para la construcción de un memorial que pudiera servir para contener los restos que se pudieran encontrar en el Cementerio o en el Barranco de La Bartolina, o por si eran devueltos los restos óseos trasladados al Valle de los Caídos. Esta subvención fue concedida.
Durante todo este proceso, y tras las elecciones municipales, hubo un cambio de gobierno, resultando elegido como alcalde Don José Manuel Aranda Lassa, del Partido Popular. La primera reunión con el nuevo alcalde fue el día 18 de julio de 2011. Durante la misma se nos dijo que no habría problemas a la hora de tramitar los permisos y que el nuevo equipo de gobierno municipal colaboraría en todo que hiciera falta. El día 9 de enero de 2012 se solicitó por escrito el permiso de construcción del memorial y aquí ya empezaron los problemas: Primero se nos dijo que debíamos cambiar la ubicación que habíamos previsto. Además, el nuevo espacio era mucho más reducido y tuvimos que rehacer el proyecto. En fechas posteriores, el gobierno municipal nos comunicó su disconformidad con el hecho de que figuren “tantos nombres” y nos conmina a emplazar un memorial que no incluya los nombres de las víctimas. ARICO solicita una nueva reunión y finalmente, el día 14 de mayo de 2012 nos reciben el alcalde y el concejal del cementerio, quienes expresan su voluntad de no permitir la colocación del memorial con los nombres, con el argumento de que “si se habían quitado las placas de las iglesias, a ver por qué ahora queréis poner un memorial con los nombres de los otros”.
Desde la Asociación ARICO-MEMORIA ARAGONESA, la Agrupación de Familiares Pro Exhumación de Republicanos del Valle de los Caídos, la Agrupación de Familiares Asesinados y Desaparecidos durante la Guerra Civil Española en el Barranco de la Bartolina de Calatayud y la Agrupación de Familiares Asesinados y Desaparecidos durante la Guerra Civil Española en el Cementerio de Calatayud, queremos denunciar la falta de sensibilidad de la corporación municipal encabezada por su alcalde Don José Manuel Aranda Lassa, para con las familias de las personas asesinadas en Calatayud y su Comarca. No se entiende que después de 76 años, los responsables políticos de la ciudad de Calatayud sean incapaces de reconocer, tanto el daño entonces causado a los asesinados, como el daño que se sigue causando a sus familias hoy en día, cuando a éstas, que nunca podrán recuperar los restos mortales de sus seres queridos, se les niega la posibilidad de ver sus nombres escritos en un monumento que dignifique su memoria y al que poder acudir a poner unas flores y a rendirles justo homenaje.
Miguel Ángel Capapé Garro, presidente de la asociación ARICO
Zaragoza, 22 de mayo de 2012

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada