viernes, 11 de mayo de 2012

Mitos y mentiras franquistas de la Guerra Civil (y IV). Franco, las máscaras del dictador.




El "Alzamiento Nacional" de Franco, toda una metáfora. Subido a un escabel de unos 25 cm. de altura, el Caudillo puede saludar a sus partidarios desde el balcón del Palacio de Oriente de Madrid. La foto proviene de Webmaníacos. El blog sobre el mejor humor en internet, aunque debo agradecer a mi amigo Francisco, Lux Aeterna, que me la hiciera llegar hace ya algún tiempo.
 Fusilados de Torrellas
Finales de 1940. Hace ya un año que ha concluido, oficialmente, una guerra civil que ha supuesto el encumbramiento del golpista general Franco a la jefatura suprema del Estado y de los Ejércitos. Sin embargo, un país devastado contempla la represión de los vencidos mientras debe hacer frente a extremas penurias económicas. Un país maniatado y amordazado donde el miedo, visible en los ojos de la gente, es algo tangible.

La maquinaria propagandística del régimen está trabajando en crearle una imagen para encumbrar su figura. El dictador ha adoptado el título de Caudillo, equivalente al de Führer y Duce, y que relaciona a Franco con los jefes guerreros del pasado histórico de España, en especial con el Cid conquistador, o con los creadores de imperios Carlos V y Felipe II.
Franco va a cambiar la historia de España, siendo la Guerra Civil como la Reconquista y los republicanos, como los "moros".

Caricatura aparecida en la prensa francesa en 1937. Franco, Mussolini y Hitler sostienen un niño desfalleciente que representa la II República Española. Imagen de la WikiPedia
Ya se ha imbuido de la dimensión “espiritual” de su tarea, para lo cual ha tenido la inestimable ayuda de la Iglesia española que ha denominado a la guerra civil con el término de "Cruzada" y comienza a tratarle como un enviado de Dios, defensor de la fe. Algunos, como Pilar Primo de Rivera, hermana del fundador de Falange y responsable de la Sección Femenina, llegan a calificarlo de "nuestro Señor en la Tierra".

Quién iba a decir que "Franquito", como lo llamaban sus compañeros de estudios en la Academia de Infantería de Toledo, iba a llegar tan lejos. Un estudiante del montón, situado muy abajo en el escalafón de notas. Casi un niño cuando ingresó, frágil, con una
voz aflautada retenida por el frenillo, a quien ofrecían los mosquetones más pequeñitos, a la medida del diminutivo y que era objeto de todas las novatadas.


Franco, cadete de la Academia de Infantería de Toledo. Quién iba a decir que llegaría a donde llegó. Imagen de la web Fotos de tiempos pasados
El llamado "Alzamiento Nacional" fue uno de los temas favoritos de la historiografía, la propaganda y la iconografía franquistas. El Alzamiento estaba considerado como el momento fundacional del régimen y el inicio del "Movimiento Nacional". Una de las primeras medidas adoptadas para encumbrar su imagen supone la construcción del mito de que Franco fue el primero, si no el único, en alzarse para salvar la patria. Y que todo lo hizo por amor desinteresado a España, sin reparar en gastos ni sacrificios.

Esto supuso en la práctica eclipsar el papel de Mola en la preparación de la sublevación, atribuyendo todo el mérito a un Franco ausente en realidad del alzamiento hasta el último minuto.


El general Emilio Mola, auténtico cerebro de la conspiración militar -no en vano era conocido como "el Director"-. Parece ser que en sus planes no entraba causar una guerra civil, sino dar un golpe rápido para poner en el poder a un directorio militar presidido por Sanjurjo que repusiera en el trono a Alfonso XIII. Las oportunas muertes tanto de Sanjurjo como de Mola en sendos accidentes de aviación allanaron a Franco el camino para convertirse en "Generalísimo".
Imagen de la web Un mundo de cine
Franco dudó mucho antes de comprometerse en la conspiración y sus dudas hicieron fracasar algunos planes iniciales. Mantuvo hasta el último momento una deliberada ambigüedad hacia los conspiradores y se dejaba querer por ellos. A tanto llegó que terminaron llamándole, en privado, "Miss Canarias 1936", por lo mucho que se dejaba cortejar.

El futuro "Generalísimo" también se preocupó de dejarse cubiertas las espaldas en caso de fracaso del golpe y de un posterior exilio. Dos medios empleó para ello. De un lado estaba la suculenta cantidad económica que el financiero Juan March le había ingresado en una cuenta bancaria de Suiza. De otro, su intento fallido de conseguir un acta de diputado por Cuenca que le garantizara la inmunidad en caso de que el golpe fallase.


Esta actitud, que mantuvo durante toda su vida, de estar en el lado ganador sin asumir riesgos, casa muy mal con la imagen de Caudillo carismático y de héroe salvador de la patria por lo que fue convenientemente silenciada.


Juan March (1880-1962). Uno de los hombres más ricos y poderosos del mundo gracias a sus actividades legales e ilegales: contrabandista, traficante de armas, espía, aventurero, empresario de prensa, industrial, especulador, terrateniente, financiero, diputado, mecenas...Sólo tenía un objetivo: ganar dinero siendo indiferente el cómo. La Guerra Civil Española y otras guerras del siglo XX serían para él una rica fuente de ingresos. Fue el principal financiero de Franco antes, durante y después de la contienda. Imagen de la web de TV3
Con el correr y el cambio de los tiempos, la derrota fascista en la II Guerra Mundial y el aislamiento internacional trastocaron todos los planes propagandísticos de Franco. La imagen de "guerrero" y de "cruzado" dejó de ser útil, por lo que derivó en la de un "padre autoritario" que vigila que la "familia" (España) "permanezca unida".

El aparato de propaganda cambió de rumbo y empezó a crear la imagen de "Franco el centinela", el "padre de familia que no duerme y está vigilante siempre", de que no le ocurre nada a "sus hijos", es decir, a los españoles. Con esta retórica paternalista quiso ganarse a los más humildes.


La propaganda difundió el falso mito de que España, una isla de paz en la Europa de la II Guerra Mundial, debía esta situación idílica a los desvelos y la inteligencia de Franco, el cual le había dado "nones" a Hitler. Imagen de la web Carteles de la historia
Ante el temor de una posible invasión aliada, Franco y su aparato comenzaron a hablar del "Caudillo de la paz" que en Hendaya "supo frenar las pretensiones de Hitler para que España entrara en guerra". Franco alimentó la idea de que había burlado a Hitler, diciendo que el regalo más precioso de los muchos que había dado a España fue la neutralidad en la II Guerra Mundial.

La realidad
fue muy distinta: Franco quería entrar en guerra pero Hitler no le cedió el imperio francés del norte de África tal como exigía por su participación. El Führer dudaba de la debilidad económica y militar del régimen franquista, y su participación en la guerra no le resultaba imprescindible.

23 de octubre de 1940. La famosa entrevista de Franco y Hitler en Hendaya (Francia). La segunda foto corrige los ojos cerrados de la poco afortunada cara de Franco. En otras fotografías de la reunión también se utilizó el "photoshop" de la época, aumentando la estatura real de Franco para que no desmereciera de Hitler o cambiando la Cruz de Aguila alemana que lució en el encuentro para agasajar a Hitler por la Medalla Militar Individual española. Cuando conviene, hay que hacer patria. Imagen de la web Curistoria
Franco volvió a reescribir la historia con una versión cambiada y mejorada de sí mismo y de sus actos. Hizo de la negativa de Hitler una victoria. La propaganda insistió a diario en la noción de que Franco -el hombre que con tanta diligencia había cortejado a Hitler- había salvado personalmente a España de la II Guerra Mundial. Y el ostracismo internacional provocado por su adhesión al Eje se presentó como un perverso asedio internacional motivado por la envidia de los demás países debido a lo que él había hecho por España.

La "egolatría" de Franco le llevó a hacer que las fiestas nacionales giraran en torno a sus "proezas" y "logros". Así, el 1 de abril se conmemoraba el Día de la Victoria, cuando los sublevados derrotaron a la República democrática, y el 1 de octubre era el Día del Caudillo. Franco trataba de arreglar sus insatisfacciones personales con estos homenajes a su persona o vistiendo de almirante, un sueño frustrado de niño y que nunca logró cumplir salvo en la ficción.


Franco presidiendo el Desfile de la Victoria del 1 de abril de 1941, Segundo Año Triunfal. El desfile militar era el plato fuerte de estas celebraciones. Imagen de la web Superstock
La película “Raza”, dirigida por José Luis Sáenz de Heredia, estrenada en su primera versión en 1941 y en su segunda en 1950, cuyo guión fue escrito por el mismísimo Franco, es la proyección idealizada de su vida.

El protagonista, un marino de guerra, es el representante del estamento militar que
se levanta para evitar que España muera. Los militares serían, en "Raza", aquel grupo que, a espaldas y a pesar de los políticos, son capaces de inmolarse a sí mismos para salvar a España. Según Gubern (*), el protagonista sería el mismo Franco idealizado; en lugar del pequeñito y feucho Franco, que se proyectaría en el alto y musculoso galán Alfredo Mayo.

Cartel de la película "Raza". Dirigida por José Luis Sáenz de Heredia, el argumento era de Jaime de Andrade, pseudónimo bajo el que se ocultaba Franco. La película sintetiza el ideario del régimen franquista de los primeros años de la posguerra. Imagen de la web Cine político hispano
En 1957, con 65 años y el país al borde de la bancarrota, Franco dio paso a los tecnócratas, los cuales sacan a España de la autarquía y ponen fin al aislamiento internacional. Carrero Blanco se hace con el poder real y el dictador se limita a cumplir funciones de representación del Estado y a preparar su sucesión.

La "nueva máscara" propagandística presentaba a Franco como "el abuelo bondadoso" con numerosas obligaciones rutinarias que cumplía al estilo de un monarca: recibir a numerosas personas en audiencia, inaugurar obras públicas, presidir las reuniones de los consejos de ministros y asistir a servicios religiosos.


Franco inaugurando un pantano. Las repetidas imágenes del dictador inaugurando embalses y pantanos, sobre todo a través del NO-DO, han quedado grabadas en la memoria de varias generaciones de españoles. Imagen de la web Historiasiglo20.org
Alejado de las complejas tareas diarias de gobierno, Franco dedicó el resto de su vida a cazar, pescar, ver cine, televisión y fútbol, hacer quinielas y trabajar en el gran proyecto político que le quedaba: la preparación del posfranquismo, una monarquía franquista que dejase todo “atado y bien atado”.

A lo largo de su caudillaje Franco se había rodeado de aduladores que le decían lo que quería oir, llegando incluso a creerse su propia propaganda. Fue comparado con Napoleón, Fernando el Católico, el Gran Capitán, César, Almanzor, Federico II de Prusia, Recaredo...


Franco pescando en el río Eume, que atraviesa las provincias La Coruña y de Lugo. Imagen de El Pais.com Fotos
El cardenal Plà y Deniel aprovechó el sermón de bodas dirigido a Carmen Franco y el marqués de Villaverde para equiparar la pareja de la Virgen María y san José con la de Franco y doña Carmen, y empleando una lista interminable de metáforas desde "padre que ama y vigila" hasta "la figura más importante del siglo XX", pasando por "espiga de la paz", "vencedor del dragón de siete colas", "el cirujano necesario", "el gran arquitecto", "el redentor de los presos", "guerrero elegido por la gracia de Dios" , "vencedor de la muerte", "voz de hierro", "centinela de Occidente"·...

20 de noviembre de 1975. España recibe la noticia de la muerte de Franco. Imagen de la web BBC Mundo.com
El “abuelo bondadoso", el último dictador de la Europa occidental, acabó sus días postrado en la cama.

En las cárceles aún había fusilamientos
.



Fuentes documentales


Bibliografía

- Preston, P. El gran manipulador. La mentira cotidiana de Franco. Ediciones B, Barcelona, 2008.
- Rueda, A. Vengo a salvar a España. Nowtilus, Madrid, 2005.
- Vaca de Osma, J.A. La larga guerra de Francisco Franco. Ediciones Rialp S.A.,Madrid, 1991.
Prensa digital
- “De 'Franquito' a ¡Franco, Franco, Franco!”. Manuel Vázquez Montalbán. El País Semanal, 29-11-1996.- “Las dudas del golpista Franco”. Paul Preston. El País, 18-07-2006.- “Preston desmonta las "mentiras" difundidas y aceptadas sobre Franco”. Artículo de La Vanguardia.es 21-04-2008 - “Franco, un “enigma” de múltiples y diferentes caras”. O. Isarre. Diario del Alto Aragón, 20-10-2009Páginas web y blogs
- “P. Preston: Franco, ese hombre… Vulnerable, pequeño e inseguro”. Página web Historiantes- “Raza, el ensueño de Román Gubern”. Web Cine político hispano (*)- “Franco: Caudillo de España por la Gracia de Dios”. Xosé Manoel Núñez Seixas. Web Biblioteca de Referencias
- “El gran mito de la Guerra Civil”. Web A ras del alba

-
"Francisco Franco". Entrada de la WikiPedia

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada