domingo, 27 de mayo de 2012

El Ayuntamiento de Hornachos (Badajoz), por fin retira honores a los sublevados

El AYUNTAMIENTO DE HORNACHOS (BADAJOZ);  ha acordado en el pleno del pasado día 10 de mayo, la retirada de la mención honorifica, que actualmente ostentaban, como “Hijos adoptivos de la villa”, los militares sublevados que en 1936 tomaron violenta y militarmente la localidad.

El último homenaje franquista que queda en pie en Hornachos - ARMHEX

El último homenaje franquista que queda en pie en Hornachos - ARMHEX

ARMHEX 25 Mayo 2012

Como ya fue publicado en esta misma web y varios medios de comunicación regionales y nacionales, la ASOCIACIÓN PARA LA RECUPERACIÓN DE LA MEMORIA HISTÓRICA DE EXTREMADURA (ARMHEX), el pasado día 15 de abril de 2012, instó al equipo de gobierno del Ayuntamiento de Hornachos (Badajoz), para que en aplicación del art. 15.1º de la Ley 52/2007, se acordara por el Pleno de dicha Corporación, la revocación y retirada de la mención honorifica, que actualmente ostentaban, como “Hijos adoptivos de la villa”, a los militares sublevados en 1936, en concreto al que fue oficial Sr. Julio Coloma Gallegos (que ocupó importantes cargos en el régimen franquista) y al oficial, Sr. Manuel Luengo Muñoz; los cuales, eran igualmente desde 1963, poseedores de la Medalla de la villa de Hornachos concedida e impuesta por ese Ayuntamiento, “en agradecimiento y admiración a las actuaciones que estos dos insignes soldados tuvieron en la liberación de Hornachos del dominio rojo en agosto de 1.936”. Dichas menciones les fueron concedidas por dicha Corporación municipal, en agosto de 1.963, en un solemne acto público en la propia Plaza de España de la localidad, presidido por el entonces Gobernador civil, el Alcalde y los dos homenajeados.

Desde la ARMHEX, nos congratulamos que el Ayuntamiento citado, por UNANIMIDAD, haya revocado esa distinción en el Pleno del pasado día 10 de Mayo de 2012,  por fin, y suponemos aunque no se especifica en el certificado, que tal retirada es extensible a la medalla,  que evidentemente han sido revocados tanto por cuestiones de legalidad (Ley 52/2007), como por respeto a todos los ciudadanos demócratas de Hornachos.

Era más que evidente, que no podían ser hijos adoptivos de Hornachos, por más tiempo, aquellos que con sus acciones participaron en un golpe militar, sumieron a la localidad en el terror, tras la toma de la misma, e instigaron el asesinato sumario de muchos vecinos defensores de la legalidad vigente. No se podía honrar a quienes conculcaron los más elementales Derechos Humanos de muchos vecinos de Hornachos, amparándose para ello en la fuerza de un golpe militar contra la legalidad constitucional republicana entonces vigente. No se podía perpetuar ni un día más, el honor de considerar Hijos Adoptivos, a aquellos que tanto dolor propiciaron, a muchos conciudadanos y familias de la localidad.

Por ello, la Armhex, se congratula que se haya atendido la petición al fin, por respeto, por dignidad, y por reparación a las víctimas inocentes del franquismo y a sus familiares.

Por último, la Armhex, recuerda y anima igualmente, tal y como muchos venimos solicitando, a dicha Corporación para que elimine el último vestigio simbólico del franquismo que existe en la localidad, la Placa Cruz franquista con la leyenda “CAIDOS POR DIOS Y POR LA PATRIA, ¡PRESENTES!”, sita en la Plaza de la ermita de la Virgen de los Remedios, de dicha localidad, con emblema de la falange, y con el encabezamiento de Jose Antonio Primo de Rivera. Todo ello, bajo el principio legal de evitar toda exaltación de la sublevación militar, de la Guerra Civil y de la represión franquista de la Dictadura, en el convencimiento de que los ciudadanos tienen derecho a que así sea, y a que los símbolos públicos sean ocasión de encuentro y no de enfrentamiento, ofensa o agravio, como el caso de Hornachos, la pervivencia del citado monumento en la Plaza Virgen de los Remedios de dicha localidad, suponen  de una clara ofensa para la memoria de las víctimas del franquismo y sus familiares.

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada