jueves, 17 de mayo de 2012

«Dicen que le cortaron la lengua en vida»

El caso recayó en el juzgado de instrucción número 1 de Astorga (León), que no lo ha investigado








Higinio Marcos



Memoria Pública, 11 mayo 2012

“Lo llamaron para que fuera al ayuntamiento. Le aseguraron que no le iban a hacer nada y fue la última vez que lo vi”, recuerda Laureano sobre el día en que su padre fue reclamado por los falangistas.
Su padre, Higinio, era labrador,“como todos los del pueblo”,pero tenía una función que le creó enemistades. Era el que administraba el riego de los cultivos.
“Todos los que fueron asesinados tenían relación con los cultivos”, destaca Laureano. Su padre estaba en un “sindicato de obreros” y tuvo un papel destacado meses antes del golpe de 1936 que pudo dejarlo marcado. “Obligó a los más pudientes a repartir el agua para que pudiera regar todo el mundo en Brayuelas (León)”.
Un juez de Astorga determinó tras las inhibición del juez Baltasar Garzón que los sucesos ocurridos allí no merecían investigarse. “Lo subieron a un camión, le pegaron, lo torturaron y hasta dicen, eso pueden ser habladurías, que le cortaron la lengua en vida, delante de la casa de su padre”, explica Laureano, que nunca ha sabido qué pasó realmente con su padre y su hermano.
Lo que sí conoce con certeza fue la vida amarga que le tocó vivir a su madre viuda. “Éramos cuatro hermanos de uno,tres, cinco y siete años. Yo tenía meses y no me acuerdo de nada,pero puedo decir que con siete años tenía que ir andando descalzo cinco kilómetros con los burros a llevar el agua a otros señores”, concluye.
El caso recayó en el juzgado de instrucción número 1 de Astorga (León), que no lo ha sido investigado
http://blogs.publico.es/memoria-publica/2012/05/11/%c2%abdicen-que-le-cortaron-la-lengua-en-vida%c2%bb/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada