miércoles, 30 de mayo de 2012

Chillón (Ciudad Real): El entierro de 9 fusilados al final de la Guerra “cierra una herida” en la localidad

El acto de entrega de restos tuvo lugar este martes, Chillón (Ciudad Real)


Boceto del panteón donde serán enterrados los restos de los fusilados.//Foto: EL DIA


 


Lanza Digital, - 29 mayo 2012
De la ermita del Santo Cristo, lugar en el que se encarcelaron a decenas de personas durante la Guerra Civil y el franquismo, los falangistas sacaron a ocho prisioneros y los subieron maniatados con alambres al camión en el que ya se encontraba otro de los prisioneros, Julio Segador, al cual habían sacado de su casa minutos antes.
Con la excusa de trasladarlos a la prisión de la vecina localidad de Almadén, el camión salió de Chillón rumbo a la finca “El Contadero”, lugar en el que existía un gran agujero provocado por la explosión de una bomba durante la contienda. En aquel lugar los mandaron bajar del camión y los fusilaron.
Sus cuerpos permanecieron allí hasta que en noviembre del año pasado fueron recuperados por miembros de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
Se trataba de los restos de Marcelino Agudelo Serrano de 44 años; Alfonso Capilla Casado Alfonso de 39 años; Isidoro Castillo Mosqueda de 30 años; Bernardino Gallego Franco de 17 años; Manuel León Rodríguez de 29 años; Pablo Madrid Amaro de 22 años; Patricio Mata Gómez de 33 años; Manuel Puebla Perianes de 33 años y Julio Segador Núñez de 39 años.
Exhumación
La exhumación fue realizada bajo la dirección de René Pacheco con la colaboración de 12 voluntarios venidos de distintos puntos de España y de Europa, y el hallazgo de los restos fue denunciado en el cuartel de la Guardia Civil de Almadén.
Acto de entrega
El acto de entrega de restos tuvo lugar este martes sobre las 11 horas en el Salón de Actos Municipal de Chillón, lugar desde el que luego fueron conducidos al cementerio de dicha localidad.
Todos ellos fueron enterrados, por deseo de las familias, en un panteón común, coronado por la imagen de una paloma, símbolo de la paz.  En el momento del entierro, por otro lado, nueve palomas fueron soltadas en recuerdo de las personas asesinadas.
En declaraciones a Lanza, el alcalde, el socialista Jerónimo Mansilla, señalaba que este un acto de homenaje que querían hacer a estas personas, haciéndolo coincidir con el 1º de Mayo, día del trabajador.
Aseguró que se ha tratado de un “acto sencillo y emotivo” con el que se ha querido cerrar una herida por un acontecimiento que dejó una gran huella en el pueblo en el su momento, algo que se ha mantenido a lo largo del tiempo.
Durante los actos, Mansilla destaca que se pronunciaron palabras de agradecimiento, principalmente, por poder haber dado sepultura a estas personas tantas décadas después.
Miembros de la ARMH recordaron que la exhumación de los restos fue complicada y que el deterioro de los mismos han impedido una identificación individual.
http://www.lanzadigital.com/sociedad/el_entierro_de_9_fusilados_al_final_de_la_guerra__%E2%80%9Ccierra_una_herida%E2%80%9D_en_la_localidad-33559.html

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada