domingo, 30 de enero de 2011

La voz dormida…

 
Así quiso comenzar Dulce Chacón una de las mejores aportaciones al conocimiento de la represión franquista en las posguerra y, sobre todo, a tejerlo literariamente con el sentimiento.
Las gentes cercanas a las víctimas, sus familiares y amigos, podemos poner nombre incluso a los personajes de su novela y situar sus avatares en la documentación más exacta de la historia.
Os recomendamos releer La voz dormida ahora, cuando hartos de vagar pidiendo saber, exigiendo verdad, justicia y reparación, seguimos con nuestras carpetas medio vacías, con documentos grises, opacos, sesgados, y, sobre todo, necesitados de lo que Dulce pudo y supo contarnos hace años.
En su memoria y en la de las víctimas.
“La primera vez que doña Celia fue al cementerio del Este, se repitió a sí misma que no volvería a hacerlo. Y fue llorando. Por Almudena lo hizo, porque doña Celia no tuvo la suerte de saber a tiempo que iban a fusilar a su hija. Ella no había podido darle sepultura, ni le había cerrado los ojos, ni le había lavado la cara para limpiarle la sangre antes de entregarla a la tierra. Almudena. Y por eso va todas las mañanas al cementerio del Este, y se esconde con su sobrina Isabel en un panteón hasta que dejan de oirse las descargas. Por eso corre después hacia los muertos, y corta con unas tijeras un trocito de tela de sus ropas y se los muestra a las mujeres que esperan en la puerta, las que han sabido a tiempo el día de sus muertos, para que algunas de ellas los reconozcan en aquellos retales pequeños, y entren al cementerio. Y puedan cerrarles los ojos. Y les laven la cara.”

viernes, 28 de enero de 2011

Respuesta a la petición de retirada de medalla de oro a Franco (2009)

Añade el Sr. Martínez Muñoz que el buen nombre y el honor de la ciudad no puede ir por más tiempo ligado al nombre del dictador Francisco Franco Bahamonde.
Es necesario reparar ya esta afrenta y por ello para el grupo municipal socialista hay razones contundentes para revocar o en su caso declarar nulo el acuerdo del pleno extraordinario de 18 de mayo de 1945, presidido por el alcalde D. Manuel López de Andujar, por el que se creó la medalla de oro de la ciudad y se decidió por unanimidad poner la primera medalla a Francisco Franco Bahamonde, como expresión de respeto, gratitud y lealtad inquebrantable a su persona, con motivo de la venida y abastecimiento de las aguas del río Taibilla, obras que se desarrollaron durante la Segunda República, y a las que contribuyeron en su finalización los presos políticos, que trabajaron como esclavos y que el verdadero motivo de su venido fue surtir a la base naval.
Después de varios desprecios el Generalísimo tuvo a bien venir a recoger la medalla de oro, que se le impuso en este mismo salón, remozado al efecto, el 7 de abril de 1957.
Insiste una vez más en el cumplimiento de la ley 552/2007, y pone un ejemplo tan evidente, porque creen que el Partido Popular necesita una didáctica muy clara, para que entienda que mantener los símbolos franquistas sólo lo defienden los franquistas.
Por ello, les preocupan las palabras del Sr. Cabezos en este pleno el día 1 de diciembre de 2008, cuando dijo que “la peor época de este país es desde el siglo XIX en adelante, es decir, desde las guerras carlistas, pasando por la Segunda República y llegando a la Guerra Civil. De ahí solamente se puede hablar de asesinatos, de gobiernos incompetentes, de demostrar lo que es capaz el ser humano de uno y otro bando”. Como se puede comprobar. el Grupo Popular condena el gobierno democrático de la Segunda República, a la vez que omite condenar 40 años de dictadura, gobiernos corruptos, humillaciones, vejaciones, violaciones, torturas, procesos y fusilamientos que nos causaron los denominados salvadores de la patria.
Le parece bien que el Sr. Cabezos se manifieste públicamente contrario a la dictadura de Castro, pero no entiende su silencio elocuente sobre la dictadura de Franco.
La petición de revocación se sustenta en tres motivos esenciales:
primero, es conforme con el precepto legal de obligado cumplimiento para el Ayuntamiento, a tenor de lo dispuesto en el artículo 15.1 de la ley 552/2007;
segundo, es imposible encontrar en la historia de España una sola persona en la que conste en su currículum más crímenes y deméritos que los que se dan en este personaje siniestro. Es un insulto para los Concejales demócratas mantener la máxima distinción de este sátrapa. Concurre en Francisco Franco Bahamonde multitud de hechos, cada uno de los cuales sería motivo por sí para revocar la concesión de la Medalla de Oro de la Ciudad.
Está previsto en el artículo 28 del Reglamento actual de Honores y Distinciones del Ayuntamiento de Cartagena, revocar la concesión cuando se den, al menos en el titular, algunos de los casos siguientes: condena por algún hecho delictivo, realización de actos contrarios al municipio de Cartagena, realización de manifestaciones contrarias al municipio de Cartagena.
Son innumerables los hechos delictivos de su excelencia, como máximo responsable de la rebelión contra el gobierno democrático de la Segunda República y como Jefe de Estado de la dictadura española. Por el delito de rebelión fue condenado por el gobierno legítimo de la república y por organismos internacionales, aunque por suerte para él, y por desgracia para los demócratas, como ustedes y nosotros, no fue procesado ni cumplió ninguna condena.
Entre las condenas internacionales citamos la resolución 39 (I) de la Asamblea General de la ONU de 12 de diciembre de 1946, que decía “De acuerdo con su origen, naturaleza, estructura y conducta general, el régimen de Franco es un régimen fascista basado en el modelo de la Alemania nazi de Hitler y la Italia fascista de Mussolini, y en su mayor parte establecido con resultado de la ayuda recibida de los mismos”; o la declaración del Consejo de Europa, de 17 de marzo de 2006, que condenó a la dictadura franquista (recomendación 1.736) con la siguiente mención “65.Psiquiatras militares efectuaron experimentos sobre presos para identificar los genes rojos”.
Es el máximo responsable del genocidio de Cartagena, entre los años 36 y 45, en El Carmelo murieron 1.304 personas de ambos bandos de la guerra civil; la ciudad fue bombardeada en 117 ocasiones, varios cientos de personas tuvieron que exiliarse y al menos 30 cartageneros murieron en los campos de concentración nazis, ante la declaración de apátridas del gobierno de Francisco Franco. Acabada la guerra, al menos 11.424 cartageneros fueron sometidos a expediente de depuración político profesional; 4.976 fueron condenados a pena de muerte o prisión, de los que 225 fueron condenados a muerte, otros 49 murieron en las cárceles por enfermedad, malos tratos, palizas o suicidios. Su excelencia, no se caracterizó precisamente por su benevolencia y magnificencia de los cartageneros; sancionó el fusilamiento de 180 personas entre las que se encontraban los funcionarios de este ayuntamiento, D. Francisco Blázquez Sánchez, fusilado el 29 de mayo del 41, D. José Corbalán Madrid, fusilado el 4 de abril del 40, D. Diego Soriano Blanco y D. Juan Rodríguez Díaz, fusilados los días 8 y 13 de noviembre de 1939.
Como ejemplo de las manifestaciones contrarias al municipio de Cartagena, se pueden citar, por no extenderse, algunas de las frases que Francisco Franco dirigió a los congregados en la plaza del Ayuntamiento, denominada en aquel momento plaza del Generalísimo, por lo que cabe preguntarse que si fuimos capaces de retirar de la plaza el nombre de su excelencia qué inconveniente hay para retirarle la medalla de oro. Como decía desde el balcón principal del Palacio Consistorial, una vez que el Alcalde, D. Miguel Hernández Gómez, le impuso la medalla de oro de la ciudad“vosotros habéis visto en vuestra tierra la virtuosidad del Movimiento Naciona, no volverán a la España aciaga” Miles de cartageneros probaron en sus propias carnes la virtuosidad del Movimiento Nacional. En cuanto a su desprecio al sistema de partidos políticos cree recoger el sentir de todos los concejales demócratas al afirmar que se alegra por España de que no se cumpliera su vaticinio.
Tercero, la concesión no se ajusta a la legislación vigente, que cree que puede ser lo más importante y definitivo para solucionar este caso, tal y como consta en la exposición de motivos del reglamento actual de Honores y Distinciones, del que el ayuntamiento no dispuso hasta el año 1971, ajustado a la Ley de Bases de Régimen Local de aquellos años, por lo cual era requisito fundamental disponer del citado reglamento que además requería ser aprobado por el Ministerio de la Gobernación.
Es fácil concluir que el Ayuntamiento no estaba facultado para conceder la Medalla de Oro a Francisco Franco, por lo que se trata de un acto nulo de pleno derecho, de acuerdo al apartado e) del párrafo primero del artículo 62 de la ley de Procedimiento Administrativo del Régimen Jurídico Común que declara la nulidad de pleno derecho de los actos dictados prescindiendo total y absolutamente del procedimiento legalmente establecido o de las normas que contienen las reglas esenciales para la formación de la voluntad de los órganos colegiados.
Por lo que procede la revisión de oficio del acto nulo de acuerdo a lo dispuesto en el artículo 102 de la Ley de Procedimiento Administrativo, que tal y como dispone es de aplicación pese al tiempo transcurrido. Por todo lo expuesto, hay motivos contundentes para que el buen nombre de la ciudad no siga ligado al de Francisco Franco Bahamonde, por lo que se propone que se revoque o se declare nula la concesión de la Medalla de Oro de Cartagena, que el pleno acordó el 18 de mayo de 1945.
Respuesta del Gobierno Municipal
Por el Equipo de Gobierno interviene el Sr. Cabezos Navarro, Delegado de Régimen General, manifestando que gracias al Sr. Martínez Muñoz y tras cinco o seis minutos de un discurso un poco espeso, le ha de decir que ha dormido hasta los muertos. El Sr. Martínez Muñoz ha dicho que Franco ha muerto, y los alumnos de la LOGSE se lo agradecen, porque no lo sabían, y los que lo sabían, también. Todos recuerdan con vergüenza las palabras de Arias Navarro, cree que es la sensación de vergüenza que tuvo el pueblo español cuando escuchó sus palabras diciendo aquello de “Españoles, Franco ha muerto” y lo dijo llorando. Cree que es la sensación más indigna o poco digna de un gobernante, y no porque los hombres lloren, que también lo hacen, sino por como lo dijo. Al margen de esa anécdota, y puede asegurar que nunca escucharán de su boca ninguna palabra en favor del carnicero de Málaga ni del Sr. Franco.
Piensa de los dos, para no ser políticamente incorrecto, que eran dos auténticos machos de cabras. Tiene clarísimo que todos los que están en este salón son demócratas y no tienen nada que ver con Franco. El se alegró cuando murió, y se alegró porque tenía 10 años y no fue al colegio. Pero hoy mismo en Cartagena puede asegurar que no se está preocupado por la figura de Franco, ni de la figura de otros muchos gobernantes que llenan las plazas y los pueblos de este país, que fueron indignos, que fueron unos sinvergüenzas, que fueron unos impresentables, pero lamentablemente esa es la historia de España, de todos los españoles, incluido Franco.
Hay gobernantes o monarcas que tenían que desaparecer de la historia de España, pero forman la historia de España. Qué persona más indigna fue Fernando VII y así se podría hacer una larga lista de nombres impresentables, que ojalá nunca hubieran gobernado este país, pero la historia está ahí, y él se queda con el día a día, con trabajar para lo que necesitan los cartageneros, porque a los cartageneros lo que pasó hace 63 años les trae una higa; porque lo que les preocupa es que se haga la peatonalización, que se esté trabajado por la mejora del transporte, por la mejorar del servicio del taxis, o de lo otras muchas cosas de las que se ha estado hablando aquí esta mañana.
Pero Franco, puede asegurar que les queda muy lejos, a pesar de su repulsa y de la de todos. Los que están aquí, la mayoría, pertenecen a la generación de la reconciliación y el pacto hacia el futuro, lo cual comparte plenamente y se queda con las palabras de Miguel Primo de Rivera y Urquijo, que le parece el mejor discurso que se hizo en ese inicio o camino hacia la transición; se queda con ese espíritu y supone que los que hoy le acompañan también. No hay que mirar hacia el pasado, a lo sumo nos podemos quedar con alguna serie que sale en la 1TV y que es estupenda y maravillosa, y podemos revivir los años 60 y70.
Tenemos que mirar hacia el futuro. Las personas que miran hacia el pasado continuamente es que tienen poca fe en el futuro, y este gobierno no está entre esos, pues creen en el presente y en el futuro de Cartagena, y es lo que están haciendo, trabajar por el futuro de Cartagena y de los cartageneros. Mirar hacia atrás no sirve de nada. Hay que dejar el pasado, que pasado está, con sus malos hechos y sus malos comportamientos.
El Sr Martínez Muñoz se comporta como Concejal de oposición hablando en este caso de cosas que pasaron hace 50, 60, 70 años, y la verdad es que cree que es una pérdida de tiempo. El Sr. Martínez Muñoz hace unos discursos espesos, y se pueden decir cosas más fuertes sobre Franco y sobre su dictadura en menos tiempo.
Tiene claro que en este gobierno, el de Cartagena, no se puede gobernar con gestos. Se está preocupado en gobernar y no mirar hacia atrás, porque con gestos no se come. Cree que es hora de gobernar y no de mirar hacia atrás, por lo que le pide al Sr. Martínez Muñoz que a partir de ahora haga un esfuerzo, porque con esa oposición realmente poca ayuda a gobernar, ni a su partido ni a los que están aquí. No a la urgencia de la moción.
Sometida a votación la URGENCIA fue DESESTIMADA por SEIS
VOTOS A FAVOR (Grupo Socialista, QUINCE VOTOS EN CONTRA (Grupo Popular) y DOS ABSTENCIONES (Grupo Movimiento).
Ciudadano).

martes, 25 de enero de 2011

Tiburones de Acero. La Guerra Submarina en El Levante Español (1914-1918) Autor: Ángel Del Río Pellón y Luis Miguel Pérez Adán


Edición: Primera
ISBN: 978-84-936502-6-1
Nº Paginas: 480
Tamaño: 16X23
Encuadernación: Rústica
Sinopsis: Durante la Primera Guerra Mundial las costas del levante español fueron escenario de una historia muy desconocida: la actividad de submarinos alemanes que, operando desde refugios secretos, acosaban el tráfico marítimo de esta parte del Mediterráneo. Fue un hecho del que quedó poca constancia por las consecuencias que pudo tener para España. Las autoridades de Marina consentían, o miraban para otro lado, cuando los submarinos del Káiser se reabastecían en los puertos españoles sobre todo en el de Cartagena. Los numerosos hundimientos en estas costas reflejan la intensa actividad desarrollada por estos “Tiburones de Acero” lo que provoco grandes dificultades a la diplomacia española que apunto estuvo de perder la beneficiosa neutralidad mantenida en este conflicto, una historia en la que se mezclan los momentos bélicos con un entramado de agentes secretos de los países contendientes que estuvieron actuando en nuestro país, dando lugar a intrigas donde los espías tenían como decorado las ciudades y costas levantinas.

sábado, 22 de enero de 2011

II Jornadas por la Memoria Histórica de Cartagena

La Represión Franquista en Cartagena (1939-1945)


 
 

 
ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA
PRESENTA EL LIBRO
LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN
CARTAGENA (1939 – 1945)
IMAGENES DE LA PRESENTACIÓN DEL LIBRO

Autor: Pedro Mª Egea Bruno
 D. Diego Victoria Moreno. Doctor en Historia Contemporánea
 Enrique J. Nicolás. Presidente MHC



Mesa retirada de ejemplares del libro “LA REPRESION FRANQUISTA EN CARTAGENA 1939-1945″

Pedro Mª Egea Bruno, firmando ejemplares de su libro

Para conseguir ejemplares del libro ponerse en contacto:
Correo: memoriahistoricacartagena@hotmail.com

viernes, 21 de enero de 2011

Crímenes del fascismo en la Guerra Civil Española . El bombardeo de Granollers de 1938.

Crímenes del fascismo en la Guerra Civil Española . El bombardeo de Granollers de 1938.

Caricatura de Mussollini engullendo a Franco, que apuñala a Granollers. Publicada en el libro Contro il fascismo. 50 anni di immagine satirico-politica nell mundo. Ed. Fratelli Fabbri. Torino, 1976. Fuente: Revista Foragitats
Capital de la comarca del Vallés Oriental (Barcelona), Granollers ha visto cómo la guerra ha ido aumentando los problemas y las dificultades de la ciudad, en especial a causa de tener que acoger a gran cantidad de evacuados y refugiados de muchos lugares del país que han huido de sus lugares de origen ante el avance de las tropas franquistas.
La ciudad no ha sido hasta ahora bombardeada pero muchos creen que no puede tardar mucho en serlo, ya que a pocos kilómetros la población de Mollet del Vallés ya lo fue en enero y la misma Barcelona sufre durísimos ataques aéreos desde marzo. El cerco se va estrechando.
Sin embargo hoy, 31 de mayo de 1938, es día de mercado como todos los martes. Muchos de sus 14.000 habitantes han empezado hace horas a trabajar, el que más y el que menos está ocupado en sus actividades cotidianas, otros hacen cola para conseguir el sustento diario, los niños están entrando en las escuelas, unos pocos miran los periódicos angustiados al leer las noticias de la guerra…

La Porxada de Granollers tras el bombardeo. El monumento más emblemático de la ciudad ,se construyó hacia finales del siglo XVI. Concebida inicilamente como lonja de grano, era el lugar donde tenía lugar el mercado de la localidad. Fuente: ADN.es Barcelona
Pasan cinco minutos de las 9 de la mañana cuando, sin previo aviso, una tormenta de fuego y destrucción se abate sobre la ciudad. Cinco aviones de la Aviazione Legionaria Italiana al servicio de Franco dejan caer su carga mortal sobre los indefensos habitantes de Granollers.
Sólo tardan un minuto en sembrar el terror. Ni una sola de las sesenta bombas que arrojan cae sobre los objetivos que pueden tener algún valor militar o estratégico: las vías del tren y la estación, la nave industrial donde se reparan motores de aviación, la central eléctrica, el puente sobre el río Congost…incluso el campo de aviación de La Garriga-Llerona situado a escasos cinco kilómetros de la población.
Por el contrario las bombas caen, desde una altura aproximada de 3000 metros, sobre las calles y las plazas del centro de Granollers: la plaza de La Porxada, donde se celebra el mercado, la plaza de Les Olles, la calle de Anselm Clavé…

Plano de Granollers. En rojo, los impactos del bombardeo del 31 de mayo de 1938. Fuente: Revista Foragitats.
Desprovista de defensa antiaérea y no funcionando las alarmas, la capital vallesana es cogida totalmente desprevenida.
El número de víctimas fue elevadísimo y aunque las fuentes difieren sobre el mismo parece ser que no bajó de 224 muertos y más de 700 heridos, muchos de los cuales tuvieron que ser evacuados a otras localidades para su hospitalización. Algunos cadáveres quedaron tan destrozados que no fue posible su identificación, ni siquiera el sexo o la edad. Buena parte de los heridos iban a a fallecer en las próximas horas o días.

En un principio el ataque se atribuyó a la aviación alemana, pero diversos archivos italianos a los que los investigadores han tenido acceso confirman que fueron aviones italianos los autores de la salvaje masacre.

Imagen del bombardeo de Granollers, tomada por uno de los aviones que participaron en el mismo. El óvalo remarca que las explosiones de las bombas se produjeron en el centro de la población, sin alcanzar ni uno solo de los posibles objetivos militares. Fuente: Revista Foragitats
La mayoría de los ataques aéreos que sufrió Cataluña durante la Guerra Civil fueron perpetrados por L’Aviazione Legionaria, nombre que recibió la aviación italiana adscrita al ejército sublevado. Sólo una parte relativa de los bombardeos fueron realizados por las fuerzas alemanas y españolas.
Entre la segunda mitad de agosto y principios de septiembre de 1936, la aviación italiana participó activamente en la ocupación de Mallorca, pieza clave para la estrategia militar contra Cataluña, con el claro objetivo de convertir la isla en su futura base aérea y puerta de entrada de los ataques de los sublevados en Cataluña. Una hora escasa de vuelo separaba las bases mallorquinas de sus objetivos catalanes.
La intervención de L’Aviazione Legionaria fue decisiva en el resultado final de la Guerra Civil, porqué supuso para el ejército franquista un salto cualitativo de su capacidad ofensiva.

Escuadrilla de Savoia-Marchetti SM-79, el bombardero italiano más importante de la G.C.E. y de la II G.M. Fuente: La Primera y la Segunda Guerra Mundial
El gobierno fascista italiano envió a España un total de 759 aviones, de los cuales, los más importantes fueron los Savoia SM.79, tan rápidos que no necesitaban ni los cazas de escolta para efectuar una media de tres misiones al día a plena carga. De este modelo eran los cinco aviones que dejaron caer sus bombas sobre Granollers.
Todos los diarios catalanes (La Humanitat, La Rambla, La Vanguardia, Las Notícias,…) se hicieron eco del cruel ataque. También la prensa extranjera, en especial la francesa (La Croix, L’Oeuvre, Le Figaro, Le Temps, L’Humanité) y la británica (The Times).
La aviación fascista italiana y la Legión Cóndor alemana habían inaugurado una nueva escalada belicista contra la población civil en el que la retaguardia se convertía en vanguardia.
Era éste un nuevo tipo de guerra que tenía entre sus objetivos el hundimiento moral de la población civil, algo desconocido hasta entonces. La República tuvo que enfrentarse pues a un nuevo tipo de guerra sin precedentes.

Unas personas contemplan los destrozos en los edificios de Granollers. Fuente: Revista Foragitats
Aún no se había inventado el radar, por lo que las autoridades republicanas de cada población no tuvieron otro remedio que impulsar la defensa pasiva de sus habitantes, construyendo a toda prisa refugios antiaéreos y colocando sirenas y alarmas que paliaran los efectos de tan devastadores bombardeos.
Ante la horrorizada protesta de la opinión pública extranjera, incluso del Vaticano, por los bombardeos contra ciudades indefensas, Franco no dejó nunca de afirmar en todo momento que sus ataques contra las ciudades no buscaban objetivos civiles sino militares.
De todos modos, el asunto quedó silenciado con la victoria de los franquistas: ya nunca nadie les exigiría responsabilidades por el crímen de lesa humanidad cometido en Granollers. (1)
Ni por el genocidio sistemático que ahora, ganada la guerra, se disponían a cometer contra su propio pueblo.


Miguel Sarabia





 

 21 Enero 2011

La periodista madrileña MERCEDES GÓMEZ VERDEJO consiguió en 2002, en el 25 aniversario de la matanza, que MIGUEL SARABIA relatara en primera persona con un realismo sobrecogedor, pero ausente de todo morbo, la tremenda experiencia de sentirse herido de muerte en el atentado contra él y sus compañeros

miércoles, 19 de enero de 2011

II Jornadas por la Memoria Histórica de Cartagena

La Represión Franquista en Cartagena (1939-1945)




ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA
PRESENTA EL LIBRO
LA REPRESIÓN FRANQUISTA EN
CARTAGENA (1939 – 1945)


Autor: Pedro Mª Egea Bruno
Profesor de la Universidad de Murcia.  Historiador
Reedición de la publicación de 1987


Cuando la ciudad de Cartagena fue oficialmente ocupada, ya tenía perfectamente organizada la maquinaria jurídica para controlar la situación:
Los tres juzgados militares permanentes que se ubicaron en las Escuelas Graduadas de la Calle Gisbert se sumaron a los establecidos por las Autoridades de Marina, que además de un Consejo de Guerra Permanente, llegaron a dar vida a 57 juzgados instructores a las tres semanas de la ocupación.
La culminación de etapa más sangrienta, con las últimas ejecuciones, llevadas a cabo el 13 de enero de 1945, no supuso el final de la ruptura entre vencedores y vencidos, radical diferenciación reflejada incluso en los hábitos más cotidianos de la vida ciudadana.
En Octubre del 45 se cerró, de un modo más aparente que real, la represión, con un indulto total a los penados por delitos de rebelión militar, aunque por una serie de excepciones permaneció en las prisiones el 75 por ciento de los reos políticos.
Pero los cauces para reprimir cualquier intento de subvertir el nuevo orden siguieron abiertos.
Con estilo magistral, Pedro Mª Egea Bruno nos pone en contacto con la realidad del miedo y el silencio del día a día de los primeros años de la represión en Cartagena, del ambiente tenso en que no era de extrañar la aplicación de castigos infamantes, como el corte de pelo y empleo de aceite de ricino, y en cuyo fondo latían una serie de condicionantes religiosos derivados de la implantación del Nacional catolicismo. El resultado final no pudo ser otro sino el de la profundización en la ruptura.
DIA: 21 Enero  2011
LUGAR: Salon de Actos de la UNED
HORA: 19.00 Horas
CARTAGENA

martes, 18 de enero de 2011

Antonio Castejón, el carnicero de Zafra, de Puente Genil, de Almendralejo, de Mérida,de…

Grandes asesinos fascistas Antonio Castejón, el carnicero de Zafra, de Puente Genil, de Almendralejo, de Mérida,de…

1. Al comandante Antonio Castejón, al mando de la 5ª Bandera de la Legión y del 2º Tabor de Regulares de Ceuta, se le recuerda como el carnicero de Zafra, de Puente Genil y de innumerables lugares que aún se estremecen con su recuerdo. Aparece ascendido a coronel en la imagen, que procede de la web Bazarnacional
Noche del 7 de agosto de 1936. Las tropas rebeldes se encontraban a pocos kilómetros de Zafra (Badajoz). Habían tomado el pueblo más cercano, Los Santos de Maimona, en la carretera general entre Sevilla y Badajoz, tras haber machacado con el bombardeo de la aviación a los milicianos de Puigdéndolas. Con cerca de 300 bajas, su entusiasmo y su arrojo no habían sido suficientes para frenar a unas tropas experimentadas en el combate.
Zafra estaba aterrorizada ya que la gente sabía ya de la “limpieza” que estaban realizando Asensio y Castejón en las poblaciones tomadas por sus columnas mixtas de legionarios, regulares y “moros”.

2. Zafra (Badajoz). Vista desde los Torreones del Palacio. Fototipia Laurent (1900). Imagen de la web Rincones Extremeños, Archivo y Biblioteca de la Diputación de Cáceres.
El alcalde socialista, José González Barrero, que había arriesgado su vida al oponerse a que los presos de derechas del pueblo fueran asesinados, estaba preparando la evacuación de la población. Aún estaba lejos de saber que, años más tarde, sería asesinado por aquellos que habían conservado la vida gracias a él.

3. José Gonzaléz Barrero, último alcalde republicano de Zafra, fotografiado en el despacho del director de la cárcel de Alicante momentos antes de salir liberado de ella. Tuvo siete hijos, tres de los cuales eran niñas. Dos de ellas, a las que llamó España y República, murieron a poco de nacer. La tercera, Libertad, sobrevivió. Libertad, que actualmente vive en Zafra y aparece en el documental de YouTube al que se hace referencia más abajo, suele repetir orgullosa las palabras de su padre. “Perdí a España, perdí a la República, pero me queda…la Libertad”.
Imagen de la web de la población de Valencia del Ventoso, de donde era originario José González.
Con la primera luz del día, dos coches blindados avanzaron hacia Zafra; uno llevaba pintado en el capó un corazón de Jesús y el otro la cara de Azaña con dos cuernos, y eran seguidos por soldados rebeldes y legionarios capitaneados por el comandante Antonio Castejón.
Este militar africanista, ya se había ganado una justa fama de sanguinario en la represión de los barrios obreros de Triana y de la Macarena en Sevilla, así como también en la “liberación” de bastantes poblaciones de los alrededores de la capital andaluza, como Alcalá de Guadaira y Arahal entre otras, llegando hasta Puente Genil en la provincia de Córdoba.
Especialmente dura fue la represión que encabezó en esta población cordobesa. Tras ser tomada gracias al bombardeo de la aviación y a la desproporcionada superioridad numérica y de preparación de las tropas al mando de Castejón, éstas procedieron a fusilar a todos los hombres que encontraban en las calles, en sus casas, en cualquier lugar… La matanza fue horrorosa. Varios cientos de personas fueron fusiladas ese mismo día. Algunas fuentes estiman que fueron más de mil.

4. Postal antigua de Puente Genil (Córdoba). La imagen está tomada de la web de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Aguilar de la Frontera (Córdoba), AREMEHISA.
Así cumplía Castejón las órdenes de Queipo de Llano que ya había preparado el camino de la masacre con su discurso del 23 de julio en Radio Sevilla:
(…) “Estamos decididos a aplicar la ley con firmeza inexorable: ¡Morón, Utrera, Puente Genil, Castro del Río, id preparando sepulturas! Yo os autorizo a matar como a un perro a cualquiera que se atreva a ejercer coacción ante vosotros; que si lo hiciereis así, quedaréis exentos de toda responsabilidad” (…)

5. Caricatura de Queipo de Llano en Radio Sevilla. Imagen tomada de la entrada La ràdio a Salamanca durant la Guerra Civil de la web L’Altra Ràdio.
No es extraño pues que, con estos antecedentes, la columna de Castejón avanzase hacia Zafra pensando que iba a ser un nuevo paseo militar, como así fue en realidad. Entraron en la población sin ninguna oposición y, tras liberar a los presos de derechas, formó con ellos una nueva Comisión Gestora en el ayuntamiento, tal como habían hecho en otras poblaciones ya tomadas.
A Castejón “le gustaba” ejercer la represión de una forma matemática. Cuando tomaba una población quería que las gentes de “orden”, los habitantes simpatizantes con la sublevación militar, le presentaran una lista de quienes se hubieran destacado por sus ideas de izquierdas o republicanas. El número tenía que ser, invariablemente, el 1% de la población total.

6. Republicanos asesinados en el avance por tierras andaluzas y extremeñas de la columna Castejón.
En el caso de Zafra, este número ascendía a la cantidad de 70 personas (en 1936 la población era de unos 7000 habitantes). Tras su elaboración, la lista se expuso en una habitación y los habitantes de derechas pudieron entrar y tachar el nombre que creían oportuno. Pudieron efectuar hasta tres tachaduras, pero, para eliminar unos, había que reemplazarlos por otros nuevos, con el fin de mantener siempre el mismo número.
El párroco Daniel Gómez Ordóñez, tras un largo tira y afloja, consiguió sacar varios nombres. Finalmente quedaron 48. Poco a poco, los ocupantes realizaron las primeras detenciones; en muchas plazas había grupos de presos, todos con las manos en alto.
A las 12 del mediodía, la columna de Castejón se preparó para dejar Zafra. Los militares abandonaron la localidad por la misma carretera por donde habían entrado siete horas antes. Los seguía una larga hilera de 48 reos.

7. Republicanos asesinados en el avance por tierras andaluzas y extremeñas de la columna Castejón.Esta imagen y la anterior están tomadas de la web Todos los Rostros, la cual lo ha hecho asímismo a partir de fotogramas a baja resolución de la British Pathé y de YouTube.
Una vez en las afueras, comenzaron los fusilamientos: los mataron en grupos de siete, de modo que el resto de los detenidos veía lo que les esperaba. A cada trecho fusilaban un grupo y la carretera que une Zafra con Los Santos de Maimona quedó sembrada de cadáveres.

Mientras, en Zafra continuaba la represión, ahora a cargo de la nueva Junta Gestora nombrada a dedo por los militares. En los primeros meses de ocupación, eliminaron a más de 200 personas en un pueblo de 7.000 habitantes, caracterizado por no haber tenido ni una sola víctima de derechas durante la Segunda República. Hay evidencias de que, en su mayor parte, la represión fue encomendada a la Falange.

8. Pasquín de 1936 editado en Zafra. Ilustra de forma incuestionable el protagonismo de los falangistas en la represión puesta en marcha por los sublevados. Imagen de la entrada Un hueco a la izquierda en el frente anti Garzón, del blog de José María Lama, Las piedras del Río
Todos estos asesinatos contaban, como no podía ser de otro modo, con la bendición apostólica de una iglesia que desde el principio se declaró a favor de los golpistas prestándoles con entusiasmo todo su apoyo moral, ideológico, material y humano. Éste ultimo se personifica, en el caso de Zafra, en la figura del “padre” Juan Galán Bermejo que, al contrario que su compañero Daniel Gómez, que hizo lo que estuvo en su mano para reducir la lista de los fusilados, se encargaba de señalar a los que iban a ser ajusticiados, llegando incluso a realizar el “trabajo” personalmente.

Al “padre Galán” se le acusa de ser el autor material de 750 asesinatos. Pero nunca dejó de tener la conciencia tranquila… La suya era una misión divina.
Imagen de la entrada Un cura para todos los males…Divine Intervention del blog Zombi-blogia
Juan Galán Bermejo, que había sido el cura de Zafra y ahora capellán de la 11ª bandera del 2º Regimiento, estaba entre los asaltantes de la columna Castejón. Descubrió a un miliciano escondido en un confesionario de la catedral y lo mató con su pistola. No era ésta la primera de las ejecuciones privadas del “padre” Galán, que estaba orgulloso de todas. “Esta pistola ha librado al mundo de más de un centenar de revolucionarios”, se jactaba de decir. Con su pistola siempre bajo la sotana, se dice que fue el autor directo de cientos de asesinatos. No en vano declaraba, a preguntas de Marcel Dany, de la Agencia Havas, que
“Todavía no hemos tenido tiempo de legislar cómo y de qué manera será exterminado el marxismo en España; por eso, todos los procedimientos de exterminio de estas ratas son buenos. Y Dios, en su inmenso poder y sabiduría, los aplaudirá”.

9. Curas ensotanados y armados con fusiles. Origen desconocido de la imagen, que está tomada de la entrada “Miguel Hernandez. Poema del Cura Verdugo”, en la web La Comunidad del diario El País
Y así, con la complacencia de Dios, las columnas de Castejón, de Asensio y de Tella., todos ellos a las órdenes de Yagüe y, en última instancia de Franco y de Queipo en Sevilla, continuaron su implacable avance hacia Madrid.
Las horribles matanzas que efectuaron camino de la capital de la nación en Mérida y, sobre todo, en Badajoz, de la que ya nos hemos ocupado en este blog (“La doble matanza de Badajoz”: 1ª parte y 2ª parte) constituyeron, si hemos de hacer caso al “padre” Galán, tan sólo procedimientos de exterminio de las “ratas marxistas”, de los obreros y jornaleros de izquierdas a los que aplicaron, con idéntico odio racista, los castigos colectivos ampliamente utilizados contra los nativos marroquíes en sus aldeas del Rif.

10. Procesión de la Macarena de Sevilla, el 18 de octubre de 1936. Queipo de Llano, en el centro de la imagen, agradecía así la ayuda divina que estaba recibiendo en su tarea de limpieza de las “ratas marxistas”. Más adelante donaría a la Virgen todo un símbolo: su fajín de general. El cual es lucido por la imagen de la Macarena en fechas señaladas como la Semana Santa.
Imagen de la web Hispanismo
Entretanto, Dios aplaudía. La “cruzada” en su nombre aún tenía que derramar mucha más sangre antes de sentirse aplacado.

Gregorio Haro Lumbreras y la Columna Minera de Río Tinto (II parte)

Grandes asesinos fascistas  Gregorio Haro Lumbreras y la Columna Minera de Río Tinto

Cuando la mañana del domingo 19 de julio aparecieron los primeros camiones de la columna, Haro Lumbreras y sus hombres les esperaban ocultos tras los matorrales. Dejando pasar a parte de la columna, abrieron fuego de ametralladoras contra los mineros quienes, sorprendidos y rodeados, no pudieron hacer otra cosa que parapetarse como pudieron en los camiones y automóviles. Haro, sabedor de que llevaban dinamita, ordenó disparar contra los vehículos. Un automóvil, un Packard propiedad del director de la compañía de Rio Tinto, hizo explosión dejando desperdigados y destrozados los cuerpos de 25 mineros.
El humo provocado por la explosión favoreció que un buen número de los mineros pudiesen escapar de la encerrona, aunque los hombres de Haro Lumbreras lograron capturar a 71, tres de los cuales morirían a causa de sus heridas.

6. Barricada republicana en la plaza de San Julián de Sevilla. Imagen de la web Estampas de la Guerra Civil
Con ellos volvió triunfante Haro Lumbreras a Sevilla, donde comenzó a llamársele “El Héroe de la Pañoleta” por haber conseguido destrozar a unos hombres mal armados y organizados que, según se encargaría la propaganda de Queipo en difundir por la radio, venían a “volar la Giralda y la catedral”, bulo que se propaló con éxito entre la población de Sevilla y que ha llegado hasta nuestros días.
Los prisioneros restantes pasaron por diferentes prisiones antes de ser recluidos en el barco prisión Cabo Carboeiro, anclado en el muelle de Tablada, en el Guadalquivir. Allí fueron mantenidos como rehenes hasta que se consiguió la rendición de la zona minera.
Juzgados en un simulacro de Consejo de Guerra, fueron sentenciados a ser fusilados (excepto uno que se libró por tener sólo 16 años) por “rebelión militar”, ellos que ni eran militares ni habían desobedecido a sus mandos, como habían hecho precisamente quienes ahora les asesinaban.

7. Audiencia Provincial de Sevilla, en la plaza de San Francisco. Los prisioneros de la Columna Minera son condenados en un juicio sin esperanza. No está claro si la fotografía corresponde al momento de su entrada o de su salida.
Una madrugada les llevaron a diferentes lugares de Sevilla, en especial a aquellos que más se habían distinguido en la lucha contra los sublevados: Murallas de La Macarena, descampado en Amate, calle Pagés del Corro; otros en La Pañoleta, San Julián, Plaza del Pumarejo y tapias del cementerio de San Fernando. Allí fueron pasados por las armas, sirviendo de “escarmiento público”. Todas las ejecuciones contaban con el beneplácito y la bendición del Cardenal Segura.

8. Monolito instalado en la muralla de la Macarena de Sevilla erigido en homenaje a los republicanos asesinados en este lugar, entre ellos algunos de los integrantes de la Columna Minera, en los primeros días de la sublevación fascista. La imagen pertenece a la web Monolitos rojos, monolitos cofradieros, que muestra “otra visión” sobre el tema.
En cuanto a Haro Lumbreras, fue nombrado gobernador civil y militar de Huelva. Su mandato coincidió con la represión más dura que sufrió la provincia, en especial la Cuenca Minera de Río Tinto. Cada día fusilaban a decenas de personas que pagaron muy cara su oposición al golpe fascista. A tales niveles llegó el ensañamiento, que en Río Tinto tuvieron que habilitar una gran fosa para “echar desde una cubeta” los restos humanos y cadáveres que se iban amontonando sin identificación. La cal viva hizo el resto.

9. Fosa común de algunos mineros de Riotinto fusilados en los días posteriores a la toma de la cuenca minera por las tropas nacionales. Imagen tomada, al igual que la nº 4, la nº 7 y la nº 10, de La huella de la Memoria, de la web Gente de Camas (Sevilla)
Haro Lumbreras llevaba a cabo con tal celo su misión de limpieza de elementos “marxistas” que hasta los propios alcaldes franquistas decían que cumplió con exceso su “elevada” misión.
Nunca sabremos qué hubiera pasado si la columna minera hubiera conseguido parar a Queipo en Sevilla cuando aún no tenía la ciudad totalmente controlada. Es muy posible que el curso de la guerra hubiera sido otro. Lo cierto es que la decisión de nombrar a Haro Lumbreras como jefe de la parte militar de la columna destinó a ésta al fracaso y a los mineros a la muerte.

10. El comandante Redondo y sus requetés andaluces posan sonrientes tras la “liberación” de Río Tinto. La Columna Redondo se hizo tristemente famosa por la sangrienta represión que llevó a cabo.
Los mineros onubenses fueron los primeros en oponerse masivamente por las armas al fascismo, sacando los colores a las democracias europeas que no quisieron hacerlo cuando aún estaban a tiempo. Nuestro homenaje a la solidaridad que demostraron con los trabajadores de Sevilla para combatir a quienes pretendían liquidar la democracia, la libertad y la dignidad de todo un pueblo.

11. Los heróicos mineros onubenses no han sido olvidados, como lo demuestra esta placa del monolito erigido en su memoria por el ayuntamiento de la localidad de Camas (Sevilla) en el lugar de los hechos. La imagen pertenece a la web Cosas de Andalucía
Y también nuestra memoria para aquel traidor y asesino de masas, Gregorio Haro Lumbreras, comandante de la Guardia Civil, que empleó sus armas contra el pueblo traicionando su confianza y traicionando al gobierno de la República que las había puesto en sus manos para defender la legalidad vigente y no para utilizarlas como verdugo del fascismo.
Nunca lo olvidaremos.

lunes, 17 de enero de 2011

MEMORIA DEL OLVIDO

Tras mi relato sobre Don Fernando, traigo a estas páginas este escrito que su nieta, mi prima Ángeles Soler Martínez, me envió acerca de su abuelo:
 
Pepa Martínez 17/01/2011
Eran los primeros años de la década de los sesenta y mi escasa vida transcurría entre la vitalidad de mi madre, la bondad de mi padre, tíos, primos y la casa de mi abuela María, la madre de mi padre.
Era en esa casa de pueblo con patio y jardín de crecimiento caótico, cuartos traseros llenos de polvo y olor a jazmín y caldo Maggi, donde transcurrían muchas tardes de domingo mientras mis padres iban al cine.
Mi abuela era un no parar, ni se sentaba para comer y la recuerdo siempre pelando alcachofas con los dedos agrietados y negros de tanta verdura pelada a lo largo de su vida; siempre reía y nos decía a los niños: chhhiiisss que los tites y el abuelo están comiendo; estos personajes eran para mí “los que vivían con mi abuela”, permanecían horas en sus habitaciones y comían en silencio dejando oír solamente el ruido que hacían al sorber el caldo de la ensalada.
El abuelo era tierno y tenía una triste sonrisa, casi nunca salía de la habitación y ya fuera verano o invierno, cubría su cabeza con una boina de lana negra y se abrigaba con una chaqueta de lana; desde su habitación dimanaban sus Mariiiiía, y acto seguido, mi abuela acudía con la comida, agua o cualquier cosa que necesitara; en la habitación había un gran ventanal junto al cual mi abuelo permanecía sentado en un sillón casi todo el día y era allí donde yo me sentaba cuando me colaba en la habitación sin que mi abuela se diera cuenta para que el abuelo me hiciera cocinitas con cajas de cerillas.
Los años pasaron y mis padres se fueron a vivir a Canarias, yo seguí con mi obsesión de querer ser veterinaria, que no sé de dónde la sacaría porque en mi vida había conocido uno, ni siquiera había visto otros animales que no fueran los perros sarnosos que recogía, los gatos de la prima Rosamaría y los que salvaba de las garras de aquellos niños sádicos que poblaban mis pesadillas de niña. No sé exactamente qué edad tendría cuando me enteré de que mi abuelo Fernando habría muerto, aproximadamente unos trece, edad en que la muerte es una palabra sin sentido y en la que sólo se es consciente de que los que estaban dejan de estar, así que el abuelo quedó en mi memoria junto al olor de jazmines, las cocinitas de cajas de cerillas y su sonrisa tierna y triste.
Cuando llegué a la Facultad empezó mi aprendizaje de la vida y lo primero que aprendí fue que allí me iban a enseñar justo lo que no tendría que hacer, pero también aprendí lo que era la libertad, el compañerismo, la política y el sexo, cosas que realmente son las que se aprenden en la Universidad. En mi casa nunca se habló de política. Sólo mi abuela materna, una mujer de armas tomar, se atrevía a poner verde a Manuel Fraga cuando salía en la televisión y acto seguido, mi tía cerraba las ventanas para que no la oyeran desde la calle. Fue en aquella época, principios de los setenta, cuando empecé a preguntar a mi madre, a mi padre, a mis tíos, sobre historias oídas de refilón sobre mi familia y así supe de aquellos hombres serios que sorbían el caldo de la ensalada en silencio y sonreían tristemente.
El abuelo Fernando había sido Oficial de Correos, pertenecía al Partido Socialista y fue alcalde de Cartagena durante los últimos tiempos de la guerra; era un hombre culto, honrado, y que ayudaba a la gente que lo necesitaba siendo respetado por todos los que lo conocían. Pero se ve que todo esto fue la causa de que tuviera que salir por patas cuando terminó la guerra, esa guerra fraticida en nombre de la Patria, Una, Grande y Libre y que dejó España vacía de hombres como mi abuelo.
El abuelo se tuvo que ir a Francia, pero quiso el destino que acabara en una cárcel de Orán donde meaban y cagaban en latas, comían basura, bebían agua putrefacta y trataban de conservar su humanidad. Los que consiguieron salir de allí ya nunca fueron los mismos, unos se volvieron locos para olvidar tanta locura y a otros, como a mi abuelo, se les murió el alma; volvieron a sus casas, se encerraron en su silencio y ya no hablaron ni de política ni de nada nunca más, se perdieron en el olvido.
Ahora con una Ley de la Memoria Histórica aprobada, los hay que dicen: ¿Para qué remover la memoria? Hay que dejar que las heridas se cierren, eso pasó hace mucho tiempo, miremos hacia delante. Y yo les digo que de heridas sé bastante; las heridas se cierran después de limpiar la suciedad y también les diría: Miremos hacia delante, pero sin olvidar a los que quedaron enterrados en el olvido. Les diría tantas cosas, todas las que mi abuelo Fernando, “un hombre en el sentido de la palabra, bueno”, calló para siempre y ni contó a los suyos por miedo y amargura.
Abuelos de la gris España, no os olvidaremos.
ANGELES SOLER MARTÍNEZ

sábado, 15 de enero de 2011

Grandes asesinos fascistas. Ben Mezzian y los moros de Franco.(II Parte)

Grandes asesinos fascistas. Ben Mezzian y los moros de Franco.


Mohammed Ben Mezzian, el bulldog de Franco. Imagen de la Wikipedia.
La ocupación de Toledo fue especialmente brutal y sanguinaria. John Whitaker, periodista e historiador norteamericano, recoge en la revista Foreign Affairs, en octubre de 1942, sus conversaciones con oficiales del Ejército español que le reconocen que los rifeños de Mizzian mataron a los heridos republicanos del hospital toledano de San Juan Bautista. “Presumían de la manera en que habían lanzado granadas sobre doscientos hombres indefensos y aterrados”, recuerda.

Los nacionales proyectaron en su propaganda una imagen de “cruzada contra las hordas rojas y ateas”, evitando en lo posible las referencias visuales a sus tropas musulmanas. Y cuando esto no fue posible, mantuvieron hacia ellas una actitud paternalista, haciendo parecer a los ” moros” como indivíduos infantiles e inocentes, supeditados a los blancos. Esta imagen de la web Islam y Al-Andalus es un ejemplo.
En Toledo, como en otras poblaciones que antes habían ocupado, las tropas de Mezzian se dedicaron a lo que mejor sabían hacer: fusilar en masa a los prisioneros, castrándolos y paseando sus despojos pinchados en sus bayonetas como símbolo de victoria. Violar a las mujeres hasta matarlas. Saquear las viviendas vendiendo en improvisados zocos los productos de su rapiña…
Los Regulares de Mezzian y los legionarios fueron asimismo autores del fusilamiento sobre sus propios camastros de más de 100 heridos y enfermos del hospital de Tavera, a las afueras de Toledo, que no habían podido ser evacuados. De la Maternidad toledana sacaron además a no menos de 20 mujeres embarazadas a las que condujeron al cementerio municipal donde las ejecutaron.

Soldados marroquíes en el frente de Madrid. Imagen de la web Islam y Al-Andalus
Del trato de Mezzian a las mujeres da idea el hecho de que en Navalcarnero, pueblo cercano a Madrid, hubo un burdel con prostitutas traídas de Marruecos a las que Mezzian añadía personalmente chicas españolas de la zona a las que había “cazado”. Se dice que muchas se quitaron la vida.
“Me encontraba con este militar moro en el cruce de carreteras cerca de Navalcarnero en el otoño de 1936”, continúa Whitaker en su artículo, “cuando dos muchachas españolas, que parecían aún no haber cumplido los veinte años, fueron conducidas ante él. A una se le encontró un carné sindical; la otra, de Valencia, afirmó no tener convicciones políticas. Mezzian las llevó a un pequeño edificio que había sido la escuela del pueblo donde descansaban unos cuarenta moros. (…) Se escuchó un ululante grito salido de las gargantas de la tropa. Asistí a la escena horrorizado e inútilmente indignado. Mezzian sonrió afectadamente cuando le protesté, diciéndome: ‘Oh, no vivirán más de cuatro horas ‘ “.
Estas y otras “hazañas” similares inclinaron a su amigo Franco a nombrar a Mezzian en 1953, después de otros varios cargos, Capitán General de Galicia. Fue allí, en Santiago de Compostela precisamente, donde como representante de Franco tuvo que realizar la ofrenda al apóstol “Matamoros”. Antes de celebrar la ceremonia oficial, manos piadosas se esmeraron en ocultar bajo tapices y ramos a los moros despanzurrados bajo el blanco corcel en la imagen del santo que preside el templo. Así pudo respetarse la “sensibilidad” de aquel devoto musulmán.

“Santiago Matamoros guerrea en 1500″, pintura de Juan de Flandes. Museo Lázaro Galdiano de Madrid. Imagen de la web de la enciclopedia Encarta.
En 1956, al obtener Marruecos la independencia, el rey Mohamed V le pidió que se encargara de la organización del nuevo ejército marroquí, por lo que solicitó su baja en el ejército español y, junto con el futuro rey Hassan II, protagonizó la despiadada represión de la sublevación del Rif, cuyos habitantes rebeldes fueron bombardeados con napalm.
Después de acumular cargos y honores en Marruecos, incluído el de embajador de ese país en España, Mezzian murió en Madrid en marzo de 1975, el mismo año que el “Generalísimo”. Hasta entonces había estado cobrando la paga que aún percibía del ejército español a pesar de su baja en el mismo.

En 1924, el entonces capitán Mezzian salvó la vida de Franco, al que un rifeño apuntaba con su arma. Este fue el origen de la “amistad inquebrantable” entre el futuro dictador y el militar marroquí. En la imagen, que pertenece a la web de fotos del diario El País, puede verse a Ben Mezzian junto al teniente coronel Temprano, a cuyas órdenes estaba entonces.
Tantos “méritos” acumuló que, en 2006 su hija, Leila Mezzian, inauguró un museo dedicado a la memoria de su padre, lleno de fotos del dictador Franco con “su” general rifeño. El museo se encuentra en Nador, a doce kilómetros de Melilla. Ocupa la casa natal de Mezzian, que también le fue regalada por su protector Franco por los servicios prestados.
En la inauguración se dieron cita varios ministros y un puñado de generales marroquíes, historiadores y personalidades de las finanzas. Lo malo, para la Memoria Histórica de nuestro país, es que también estuvieron invitados en lugar de honor varios españoles: concretamente el embajador de España en Marruecos, Luis Planas, y dos generales, el teniente general Rafael Barbudo, segundo jefe de Estado Mayor del Ejército, y el general Vicente Díaz de Villegas, comandante general de la ciudad de Melilla. El embajador además, se desplazó en un avión privado desde Rabat, puesto a disposición de los invitados por la familia de Mizzian.
Que cada cual saque sus propias conclusiones.

IU promete un homenaje anual y un monumento “digno” a las víctimas del franquismo

IU promete un homenaje anual y un monumento “digno” a las víctimas del franquismo
Agencias | 13/04/2011

Homenaje a las víctimas


MÁLAGA, 13 (EUROPA PRESS)
Izquierda Unida se ha comprometido este miércoles a la celebración de un homenaje anual de la corporación municipal y a la creación de un monumento “digno” a las personas que fueron asesinadas por el franquismo y que, por tanto, dieron su vida por la democracia; así como a la retirada del nombre de las calles dedicadas a los principales generales del golpe militar que dio lugar a la Dictadura, tales como Queipo de Llano, General Mola, General Sanjurjo y Generalísmo Franco.
Así lo ha manifestado, en declaraciones a los medios, el portavoz del grupo municipal de IU y candidato a la Alcaldía de Málaga, Pedro Moreno Brenes, junto al coordinador provincial y diputado andaluz de IU, José Antonio Castro, y el vocal de la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, Francisco Sánchez.
No obstante, estas promesas electorales constituyen, según Moreno Brenes, “incumplimientos” por parte del Ayuntamiento de la Memoria Histórica, “como viene establecida y fue aprobada por las Cortes Generales”. En cuanto a los nombres de las cuatro vías, ha precisado que su sustitución fue aprobada “hace más de un año” a instancias de una moción de IU, de entre las más de 100 contabilizadas por IU en la ciudad.
Además, ha asegurado que “no puede existir una sociedad democrática sin que se honren a las víctimas”, y, en este sentido, ha señalado que el pleno del Ayuntamiento también aprobó que anualmente haría un homenaje a las víctimas del franquismo en el cementerio de San Rafael” y “un monumento en reconocimiento a estas personas”.
Así, mientras para “el PP la recuperación de la Memoria Histórica es un brindis al sol, para nosotros será una seña de identidad”, ha aseverado. De esta forma, para IU se trata de “una cuestión de pura justicia y el cumplimiento del reglamento jurídico”, ya que “no pueden existir calles que honren a criminales de guerra, que hicieron todo lo posible por erradicar la democracia en este país”.
Por tanto, el candidato de IU ha destacado “el firme compromiso” de la agrupación de izquierdas por la recuperación de la Memoria Histórica, que, según ha explicado, no se trata de “un proyecto nostálgico”, sino de “honrar a aquellos que dieron su vida por la democracia”.
PROPOSICIÓN DE LEY
De esta forma, el grupo parlamentario Izquierda Unida Los Verdes-Convocatoria por Andalucía (IULV-CA) va a presentar en el pleno del Parlamento en la tarde de este miércoles una proposición de ley para la recuperación de la Memoria Democrática en Andalucía. Se trataría de una ley propia de esta Comunidad sobre la Memoria Histórica, con el objeto de poder desarrollar plenamente el estatuto.
Esto surge ante “la insatisfacción” del grupo parlamentario de IU y de todas las organizaciones de recuperación de la Memoria Histórica por “la manera tan parcial e incompleta con la que se está aplicando la ley en Andalucía”, según ha explicado el coordinador provincial de IU.
“Nosotros queremos que hoy los grupos parlamentarios se retraten” en este primer debate, que, a su vez, ha considerado “muy importante”. No obstante, ha señalado que “no esperamos absolutamente nada del grupo parlamentario popular”, que, según Castro, “ha manifestado ya sus contradicciones en torno a la ley y sus dificultades, incluso, para condenar la dictadura franquista en España”.
“Pero sí queremos ver la posición del PSOE, que hasta ahora se dedica a aplicar –la Ley de Memoria Histórica– de manera muy reducida por intereses meramente electoralistas”, ha indicado, acompañado por el portavoz del grupo municipal de IU, Pedro Moreno Brenes, y el vocal de la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga, Francisco Sánchez.
SEGMENTOS OBJETO
Según el coordinador provincial de IU, en otras proposiciones no de ley presentadas en el Parlamento “se intenta atajar algunos elementos sectoriales, sin abordar de manera integral esa recuperación de la memoria”; y sin embargo, la que defiende IU se dirige a tres segmentos de la población.
En primer lugar, Castro ha explicado que se centra en “las miles de personas que a lo largo de la Guerra Civil y la Dictadura española quedaron olvidadas, muchas de las cuales permanecen enterradas en las cunetas, sin que sus familiares hayan podido enterrarlos de manera digna”.
En este sentido, plantea cuestiones relativas a la localización, el censo, la localización y la creación de los lugares de la memoria, entre los que ha destacado el cementerio malagueño de San Rafael, que, ha señalado, ocuparía “un lugar primordial” en el circuito de lugares para la Memoria Democrática en Andalucía, por ser la mayor fosa común de España.
En segundo lugar, se dirige a “las cientos de personas que ocuparon un papel destacado en la transición y que también sufrieron una represión importante”. Según Castro, es una etapa “magnificada y aplaudida” que, sin embargo, constituyó, a su juicio, “un episodio muy oscuro y negro de la historia española”.
Por último, la proposición de ley de IU también se orienta a las generaciones presentes, y, en este sentido, se ha mostrado sorprendido por que “los jóvenes españoles no sepan absolutamente nada de la Guerra Civil, de la Dictadura y de la Transición española”.
Finalmente, el diputado andaluz de IU ha subrayado que esta ley andaluza quiere poner en reconocimiento a “Blas Infante, como enseña de lo que puede ser el andalucismo y la autonomía; y a Manuel José García Caparrós, como símbolo de un pueblo andaluz que luchó por las máximas cotas de autonomía y que hoy lo ponen como referente en la Ley de Memoria Histórica”.
ASOCIACIÓN CONTRA EL SILENCIO Y EL OLVIDO
Por su parte, el vocal de la Asociación contra el Silencio y el Olvido y por la Recuperación de la Memoria Histórica de Málaga ha mostrado el apoyo a la iniciativa legislativa de IU, ya que, ha precisado, “reconoce explícitamente nuestras reivindicaciones”.
A este respecto, Sánchez ha destacado la necesidad de que sean los órganos administrativos “los que de una vez impulsen y no tengamos que ser las asociaciones las que pidamos subvenciones”, así como “que sean declarados Bien de Interés Cultural (BIC) las fosas y los restos, una vez sean hallados”.
Por último, los miembros de IU han colocado de forma simbólica el nombre de Eduardo Entrambasaguas, el último alcalde republicano de Málaga, a los jardines de Pedro Luis Alonso, propuesta que el PP rechazó y que la formación volverá a repetir, esta vez, en otra plaza de la capital.

viernes, 14 de enero de 2011

Grandes asesinos fascistas . Ben Mezzian y los moros de Franco. (I Parte)

Grandes asesinos fascistas. Ben Mezzian y los moros de Franco.

Mohammed Ben Mezzian, el bulldog de Franco. Imagen de la Wikipedia.
“180 pesetas al mes, con dos meses de anticipo. 4 kilos de azúcar, una lata de aceite y tantos panes como hijos tuviera la familia del alistado”
Ésta fue la verdadera razón que convenció a los Rifeños de la zona norte de Marruecos, la del Protectorado español, para alistarse en las filas del ejército sublevado a las órdenes de Franco en 1936.
En parte a la fuerza, pero sobre todo por hambre. “Hambrea a tu perro y te acompañará a donde quieras”, proclama un antiguo dicho. Años de sequías y malas cosechas, años de soportar la brutal política española de aplastamiento de su lucha anticolonialista, unidos al falaz argumento de que compartían con los cristianos franquistas la creencia en Dios, convencieron a los musulmanes rifeños de embarcarse en la “cruzada” contra los ateos republicanos, comunistas y anarquistas.

Cartel de propaganda franquista, destacando a España como referente espiritual del mundo. La cruz que aparece en él oculta a la media luna musulmana en la que se apoyó para lograrlo. Imagen de la web Islam y Al-Andalus
Con el traslado a la península de estas aguerridas tropas, comienza uno de los episodios más esperpénticos de la rebelión franquista: el uso por un “caudillo” autoproclamado adalid del nacional-catolicismo, de guerreros musulmanes para masacrar sin piedad a otros españoles, en gran parte también católicos.

Imagen tomada de la web Mehmet Shehu in the Spanish Civil War?
Franco utilizó las tropas marroquíes como carne de cañón, para evitar el mayor número posible de bajas entre sus soldados españoles. Pero también, y principalmente, como arma psicológica contra los republicanos. Cuantos más crímenes y salvajadas cometieran los “moros”, menos valor tendrían los soldados de la República para afrontarlos.
La guerra del Rif había sido brutal y salvaje. No hubo atrocidad cometida por los rifeños que no fuera superada inmediatamente por los españoles y viceversa. Arturo Barea lo relata en “La Forja de un Rebelde”:
“La bestialidad es seguramente la cosa más contagiosa que existe. Ellos les cortaban los testículos a los soldados y se los atascaban en la boca. Entonces nosotros les cortábamos las cabezas a los moros y adornábamos el parapeto de la posición por la noche”.

Legionarios exhibiendo cabezas decapitadas de moros en la punta de sus bayonetas. Primo de Rivera, en una visita realizada a un acuartelamiento de la Legión Extranjera en 1925, expresó su disgusto por estas prácticas. Imagen de la web Fotos con Historia.
Aquellos mercenarios marroquíes tenían la bendición de sus muy católicos oficiales españoles para saquear, violar y mutilar en las poblaciones conquistadas. Es decir, los mismos métodos del pillaje, la destrucción, la violación y el corte de orejas, cabezas y testículos que habían sido empleados desde siempre por el Ejército africanista español en su guerra contra los rifeños.
“Con el aliento de la venganza de Dios sobre las puntas de sus machetes persiguen, destrozan, matan y embriagados con la sangre la columna avanza”.
Así describe el jesuita Alberto Risco, en su libro “La epopeya del Alcázar de Toledo”, la entrada en la ciudad, el 29 de septiembre de 1936, de las tropas del coronel Mohamed Mezzian, el marroquí que alcanzó la más alta graduación en el ejército de Franco. Llegó a Capitán General.

Otra imagen de Ben Mezzian. Tomada de la web Kaosenlared
Una casualidad explica, al parecer, la excepcional carrera militar de Mezzian. En 1910, cuando apenas tenía trece años, subió al encerado y resolvió un problema ante la mirada atenta de Alfonso XIII que visitaba su colegio, según relató “El Telegrama de Melilla”. El monarca, agradado, preguntó al pequeño qué quería ser y este le contestó: “Capitán”. Tres años después el rey apadrinó su ingreso en la Academia de Infantería de Toledo cuyo reglamento hubo de ser modificado para que pudiera ingresar un musulmán.
El 17 de julio de 1936, que fue realmente el primer día de la sublevación militar, Mezzian tendría la oportunidad de “agradecer” a su país de acogida lo que había hecho por él. Al frente del 2º Tabor de Regulares, se unió a los sublevados para atacar la base de hidroaviones de El Atalayón, en Melilla, defendida por un puñado de oficiales, suboficiales y soldados leales a la República, al mando del capitán Virgilio Leret. Allí ocasionaron las primeras víctimas de la Guerra Civil.

Tras 3 horas de resistencia, el capitán de aviación Virgilio Leret arrojó su revólver a los pies del capitán de la fuerza atacante de la base de hidroaviones de El Atalayón. “Yo soy el jefe y estos hombres se han limitado a seguir mis órdenes”, le dijo fríamente. La tarde del 23 de julio fue fusilado junto a cuatro de sus subordinados. Su esposa, la escritora y periodista Carlota O’Neill, pasó cinco años en prisión.Imagen de la web Leret en la Historia
Poco después, ya en la península, comenzó la cruel carrera de dudosa gloria de Mezzían, al lado de su “compañero de armas” Franco, desempeñando un papel importante en la “liberación” del Alcázar de Toledo, en la marcha sobre Madrid y en las batallas de Teruel y del Ebro.

miércoles, 12 de enero de 2011


III JORNADAS POR LA MEMORIA: "SOCIEDAD CULTURA Y EDUCACIÓN EN CARTAGENA DURANTE LA II REPÚBLICA Y EL FRANQUISMO".







CHARLA-COLOQUIO

Charla - coloquio: "El sistema educativo durante el Franquismo"
Ponente: Antonio Viñao Frago.
Catedrático de Teoría e Historia de la Educación en la Facultad de Educación de la Universidad de Murcia.

Noviembre, viernes 11:
Lugar: En el salón de actos de la U.N.E.D. (Calle Ingeniero La Cierva, Cartagena) a las 19,00 horas:

IMAGENES DE LA CONFERENCIA


Antonio Viñao Frago y Aroha Nicolás (MHC)

Público  asistente a la conferencia