domingo, 5 de junio de 2011

La tierra escondía la historia del ‘Manco de Agudo’

Localizadas varias fosas en Ciudad Real con represaliados del franquismo


Fosas en Ciudad Real
PATRICIA CAMPELO Madrid 4 Junio 2011
Localizadas varias fosas en Ciudad Real con represaliados del franquismo desaparecidos hace 70 años. Uno de ellos podría ser el padre de un mítico guerrillero
Una cuchara que lleva 70 años bajo tierra puede dar muchas pistas en una búsqueda de desaparecidos durante la represión franquista. En las fosas comunes, estos objetos hallados junto a los restos de las víctimas ofrecen una valiosa información.
Así lo constata el arqueólogo René Pacheco, que dirige los trabajos de exhumación en el cementerio de Puebla de Don Rodrigo (Ciudad Real) para rescatar los restos de varios presuntos guerrilleros antifranquistas, desaparecidos en el verano de 1941.
Tras dos días de búsqueda, el equipo de arqueólogos ha localizado dos cuerpos y algunos objetos, como la cuchara que, según los informantes [las personas de los alrededores que ofrecen alguna información] llevaba una de las víctimas en el bolsillo de la camisa. Juan, un octogenario, se identificó como el que transportó los cuerpos desde las cercanías hasta la parte civil del cementerio, “donde enterraban a los represaliados, a los que no se bautizaban y a los que se suicidaban”, explica Pacheco.
La iniciativa de esta búsqueda surgió a raíz de la petición de los nietos de José Méndez Carrasco, padre del mítico guerrillero El Manco de Agudo, que murió asesinado en el paraje de Alcornocal de los Bonales en julio de 1941. Este hombre había huido al monte junto a cuatro de sus hijos en noviembre de 1940 y, a excepción de su hija Asunción, los demás fallecieron a manos de las fuerzas de seguridad franquistas, según las investigaciones del equipo de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH).
“Buscando el cuerpo del guerrillero encontramos otra fosa con cinco cuerpos más”
La fosa de Méndez fue localizada al lado de otra con cinco cuerpos. “Según los estudios, creemos que pueden ser  integrantes de una partida conocida como la del Manco de Agudo, explica el arqueólogo leonés. Un equipo de voluntarios de la asociación sigue trabajando para aclarar la identidad de los cuerpos hallados y buscar a sus descendientes.
Los mismos trabajos han localizado otra fosa con el cuerpo de un fusilado por ayudar a los guerrilleros huidos, según las investigaciones. Todo apunta a que puede tratarse de Victorio Ramírez García, natural de Puebla.


 
Pruebas de ADN
El estado de los restos dificultará las labores de identificación ya que el enterramiento se encontraba cubierto de agua. “Tuvimos que drenar la fosa y ahora los restos se mezclan con el lodo, por lo que las tareas antropológicas se vuelven complicadas”, aclara Pacheco. Aún así, uno de los cráneos presenta una evidencia clara del asesinato: el orificio de bala.
Una vez que se recuperen todos los restos y objetos, el paso siguiente es colocar lo hallado en cajas individuales y llevarlo al laboratorio de Ponferrada para su identificación. La mayor parte de los casos no necesitan pruebas de ADN ya que el estudio antropológico exhaustivo que hacen los técnicos determina la identidad con un margen de error que varía en función del estado de los huesos y de los años que lleva bajo tierra.
Las pruebas de ADN cuestan entre 400 y 600 euros por cuerpo y se costean con la cuantía de la subvención
El recurso de la prueba genética plantea el problema de la financiación. “Cada prueba por persona cuesta entre 400 y 600 euros, por lo que debemos costearlas con la subvención del ministerio de Presidencia del año siguente”, indica Pacheco. Desde las asociaciones reclaman igualdad de recursos respecto a las víctimas de los casos de niños robados, para quienes Justicia ha prometido costear estas pruebas.
Además, sugiere Pacheco, “debería existir un banco de ADN para contrastar los restos que hallamos en las fosas”.
Otro aspecto que demandan las asociaciones es la presencia de instancias judiciales en las fosas. “Cada vez que encontramos cuerpos con signos de violencia ponemos la denuncia ante la Guardia Civil”. En los enterramientos de Puebla de Don Rodrigo, los voluntarios de la ARMH esperan que la policía judicial pase por el cementerio antes de que terminen los trabajos de exhumación y “que no suceda como siempre”, es decir, con la “indiferencia de la justicia”, se lamenta Pacheco.
http://www.foroporlamemoria.info/2011/06/la-tierra-escondia-
la-historia-del-manco-de-agudo/

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada