viernes, 29 de abril de 2011

“La genética no siempre puede resolverlo todo en las fosas”

El antropólogo forense Manuel Polo participa en las jornadas sobre la memoria histórica

Manuel Polo(d) y Francisco Sánchez, ayer en las jornadas
 

F.J.M. / Teruel 28 Abril 2011
“La genética no siempre puede resolverlo todo para la identificación de personas en las fosas comunes”, indicó ayer Manuel Polo, coordinador del grupo de antropología forense de Paleolab, un equipo multidisciplinar que trabaja en la recuperación e identificación de desaparecidos durante la represión franquista. A mediados de mayo serán los encargados de exhumar los restos de la fosa común de Mora de Rubielos.
Polo participó ayer en las VII Jornadas sobre la memoria histórica organizadas por la Asociación Pozos de Caudé, en una sesión que pretendía acercar a los ciudadanos el conocimiento sobre cómo se llevan a cabo los trabajos de exhumación de represaliados durante la guerra civil y la posterior posguerra.
El especialista aseguró que la identificación genética no siempre da resultados positivos, ya que a veces los restos están muy contaminados y es imposible obtener material para hacerlo. 
El equipo al que pertenece Polo es el que exhumó los cuerpos de los represaliados de la fosa de Alcalá de la Selva hace unos años, y ahora se dispone a llevar a cabo la misma tarea en otra fosa localizada en Mora de Rubielos, cuyos trabajos se iniciarán a mediados de mayo.
Los restos de las diez personas que se esperan encontrar en esta fosa pertenecen al mismo grupo de los represaliados en Alcalá, cuyos victimarios separaron en dos camiones y asesinaron en lugares distintos.
Los represaliados fueron víctimas de una venganza ordenada en 1947, año en el que el general Pizarro endureció en la provincia la persecución contra los guerrilleros. En el caso de Mora de Rubielos sus cuerpos no fueron enterrados por los guardias civiles para que su exhibición sirviera de intimidación a la población civil y a los maquis, pero días después alguien los enterró en una fosa, cuya ubicación exacta fue descubierta recientemente después de que el presidente de la Asociación Pozos de Caudé, Francisco Sánchez, llevara seis años buscándola.
ARICO

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada