miércoles, 4 de abril de 2012

El PP retira el nombre de Rafael Alberti de un teatro de Almería

El Ayuntamiento de Huércal-Overa  alega que “no vende” la ciudad y que su elección no fue “democrática”.

Teatro Rafael Alberti de Huércal-Overa antes de la retirada del nombre

Teatro Rafael Alberti de Huércal-Overa antes de la retirada del nombre

ALEJANDRO TORRÚS Madrid 02/04/2012

El Teatro Municipal de Huércal-Overa (Almería) dejó de lucir el pasado 26 de marzo el nombre del ilustre poeta andaluz Rafael Alberti. El Ayuntamiento, gobernado por el Partido Popular desde las pasadas elecciones municipales y autonómicas de mayo de 2011, decidió retirar el nombre del poeta al considerar que Alberti  “no vende” a Huércal-Overa “como municipio. “Es un ejemplo más de la dinámica instalada en el Partido Popular: la instauración del pensamiento único”,  señala a Público.es el concejal del PSOE Antonio López Olmo.
La decisión de retirar el nombre del poeta de la fachada del Teatro Municipal responde a una doble vertiente, según asegura el concejal de Culta de la localidad almeriense, Antonio Lázaro, a Público.es. Por un lado: “El poeta no vende bien la ciudad porque no tiene ninguna vinculación histórica con el municipio”, apunta Lázaro. Por ello, “no hay razón para que el mayor espacio escénico de la localidad esté dedicado a esta persona”. Por otro lado, Lázaro señala que la manera en la que se eligió el nombre “no fue la más democrática ni la más correcta”.
El nombre del Teatro Municipal fue elegido en una encuesta a través de las redes sociales en la que podían votar todos los vecinos cuando gobernaba el PSOE. “Esta manera de decisión no es acorde a la Ley de Régimen Local. Una persona podía votar 1.000 veces distintas desde diferentes ordenadores. Además, no permitía que la voz de la tercera edad se viera reflejada”, añade el concejal de Cultura.
Por todo ello, el actual equipo de Gobierno de Huércal-Overa ha decidido retirar el nombre de la fachada del Teatro Municipal de manera unilateral para, “dentro de un tiempo, promover un debate en la ciudadanía y votar con normas que se ajusten a la Ley de Régimen Electoral”. “No es una cuestión de ideología sino el compromiso del equipo de Gobierno de hacer las cosas bien hechas”, concluye Lázaro.
Estos argumentos son tildados como “excusas” por parte del PSOE, ahora en la oposición. “La opción de Alberti fue la elegida por un amplio margen de diferencia”, señala López Olmo, concejal del PSOE. “Por ello, el equipo de Gobierno informó al Patronato de Cultura y después lo sometimos a debate y votación en el Pleno del Ayuntamiento”, apostilla.
“Si ahora el Partido Popular ha retirado el nombre del poeta es por un mero capricho del concejal de Cultura. ¿No es más lógico promover el debate, votar y si sale elegido un nombre distinto al de Rafael Alberti proceder a su retirada? No hay más que motivos ideológicos detrás de esta retirada”, prosigue López Olmo.
Asimismo, el concejal del PSOE considera que argumentar que Alberti “no vende” a la ciudad es “absurdo”. “Rafael Alberti es uno de los poetas más ilustres de Andalucía. Cualquier edificio del mundo que lleve su nombre está bien llamado. Y si ese edificio está en Andalucía, mucho más”, asegura López Olmo.

La ‘renacionalización’ del callejero

Esta decisión no es la única de este tipo que ha tomado el Partido Popular desde que llegara al poder a gran parte de los municipios españoles tras las elecciones municipales de mayo. En Ciudad Real, el Ayuntamiento de Villamayor de Calatrava, un pequeño pueblo situado en la comarca de Puertollano, retiró del callejero municipal , a finales del verano de 2011, nombres como Pablo Iglesias, Pablo Neruda y Enrique Tierno Galván.
En octubre de ese mismo año, el Ayuntamiento de La Zubia (Granada) borró de un plumazo el nombre de Miguel Hernández, Durruti y Che Guevara . Apenas dos meses antes de este suceso, Granada retiró del cementerio de la ciudad una placa que homenajeaba a los fusilados republicanos durante la Guerra Civil. Sin embargo, la localidad mantiene el monolito fascista dedicado a José Antonio Primo de Rivera en pleno centro de la ciudad.
Por otro lado, la alcaldesa de Elche, Mercedes Alonso (PP), nada más tomar el cargo se propuso acabar con los vestigios de 32 años de gobierno socialista en la ciudad ilicitana . El, hasta entonces,  jardín Dolores Ibárruri, la Pasionaria, pasó a llamarse Jardín de la República Argentina. Además, la avenida del Ferrocarril pasó a denominarse Vicente Quiles, uno de los  últimos alcaldes franquistas y la avinguda (avenida, en valenciano) del País Valencià pasó a denominarse la avenida de la Comunidad Valencia.
Además, el alcalde de Sevilla, Juan Ignacio Zoido (PP), anunció nada más tomar posesión de su cargo que una de sus primeras medidas sería retirar el nombre de la actriz Pilar Bardem de una de las calles hispalenses.

 

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada