jueves, 21 de agosto de 2014

España pobre por culpa de los ricos.


Comedor social. Madrid. 1938.
.


Servicio Civil Internacional, Archivos Internacionales (SCIIA)
Malditos los que un día
no miraron, malditos ciegos malditos,
los que no adelantaron a la solemne patria
el pan sino las lágrimas, malditos
uniformes manchados y sotanas
de agrios, hediondos perros de cueva y sepultura.
La pobreza era por España
como caballos llenos de humo,
como piedras caídas del
manantial de la desventura,
tierras cereales sin
abrir, bodegas secretas
de azul y estaño, ovarios, puertas, arcos
cerrados, profundidades
que querían parir, todo estaba guardado
por triangulares guardias con escopeta,
por curas de color de triste rata,
por lacayos del rey de inmenso culo.
España dura, país manzanar y pino,
te prohibían tus vagos señores:
A no sembrar, a no parir las minas,
a no montar las vacas, al ensimismamiento
de las tumbas, a visitar cada año.
el monumento de Cristóbal el marinero, a relinchar discursos
con macacos venidos de América, iguales en "posición social" y podredumbre.
No levantéis escuelas, no hagáis crujir la cáscara terrestre con arados, no llenéis los graneros
de abundancia trigal: rezad, bestias, rezad,
que un dios de culo inmenso como el culo del rey
os espera: "Allí tomaréis sopa, hermanos míos".
Pablo Neruda
"España en el corazón" (1936)
De la primera edición de "España en el corazón" se hicieron 500 ejemplares, bajo la dirección de Manuel Altolaguirre, (Comisariado del Ejército del Este) el 7 de noviembre de 1938. Una segunda edición, de 1500 ejemplares, fue impresa en enero de 1939.
Soldados republicanos fabricaron el papel y compusieron el texto.

http://buscameenelciclodelavida.blogspot.com.es/

Izquierda Plural pide que el nuevo Código Penal tipifique como delito la "apología del franquismo"

El grupo parlamentario de la Izquierda Plural (IU-ICV-CHA) ha registrado una iniciativa en el Congreso para instar al Gobierno a incluir el nuevo Código Penal la tipificación como delito la "apología del franquista


El dictador Francisco Franco

Publicado el Mar, 17/09/2013 - 11:56 por Editor
Izquierda Plural pide que el nuevo Código Penal tipifique como delito la "apología del franquismo"   La iniciativa ha sido promovida por el portavoz de la Izquierda Plural en la Comisión de Justicia del Congreso, Gaspar Llamazares, después de algunos episodios relacionados con la muestra de símbolos nazis o franquistas que han tenido lugar este verano. A raíz de estos hechos también el PSOE propuso una reforma legislativa para que la exhibición de simbología nazi, fascista y franquista tenga una "respuesta penal".
En su proposición no de ley Llamazares recuerda algunos de estos incidentes. Así, menciona la exhibición de una cruz gamada y de una pancarta con el lema ´Adolf Hitler tenía razón´ durante una corrida de todos financiada por el Ayuntamiento de Pinto (Madrid), gobernado por el PP, y la publicación de fotografías de dirigentes de Nuevas Generaciones del Partido Popular con banderas preconstitucionales o realizando saludos fascistas.
Asimismo, recoge el episodio protagonizado por el alcalde de Baralla (Lugo), el también ´popular´ Manuel José González Capón, quien el pasado mes de agosto afirmó en un pleno que "los que fueron condenados a muerte" durante el franquismo que "será que lo merecían". El primer edil pidió después disculpas, aseguró que su partido se las había aceptado y sigue en su puesto.
Para la Izquierda Plural, "estos actos de apología de la dictadura franquista y del fascismo son intolerables e injustificables desde cualquier punto de vista". A su juicio, es preciso estar "alerta y activos" ante estos sucesos, no sólo condenándolos "públicamente de forma ejemplarizante", sino también adoptando medidas que permitan combatir "la apología de la dictadura franquista y el fascismo, de forma más eficaz".
ADEMÁS DE LA TRIVIALIZACIÓN DEL HOLOCAUSTO
Llamazares recuerda que el propio ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, anunció hace unos meses su intención de incluir en el Código Penal que la negación o trivialización del Holocausto sea considerada delito. En su opinión, "resultaría incomprensible regular la negación del Holocausto e ignorar la exaltación de la dictadura franquista o del fascismo".
Por todo ello, insta al Gobierno a incluir la tipificación en el Código Penal de aquellos actos de enaltecimiento de la dictadura franquista y el fascismo, "de forma clara y precisa", además, de hacer lo mismo con la negación del Holocausto. También demanda que se mejoren y aceleren "los protocolos de actuación en estos casos ante este tipo de delitos".
Asimismo, aprovecha para pedir que el Gobierno cumpla y desarrolle la Ley de Memoria Histórica y también busca que el Congreso muestre su "máxima repulsa" y condene "rotundamente" la "exhibición de  símbolos y actos de cualquier tipo de apología de la dictadura franquista y del fascismo, absolutamente contrarios a los valores constitucionales, los principios democráticos, y la recuperación de una memoria democrática".
COMO EL ENALTECIMIENTO DEL TERRORISMO
Llamazares ha incluido este último punto en su iniciativa porque considera que reacción del PP ante los sucesos protagonizados por miembros de este partido el pasado verano ha sido "tardía y tibia", ya que cree que muchos casos ha "llegado a justificarlos" o a "excusarlos" mediante el "discurso de la equidistancia para evitar la mínima condena de la dictadura franquista".
Desde el PSOE, su portavoz parlamentaria Soraya Rodríguez también ha propuesto una reforma legislativa para que la exhibición de símbolos nazis, fascistas y franquistas tenga una "respuesta penal" y algunos de cargos locales del partido han defendido que el enaltecimiento del franquismo reciba el mismo tratamiento penal que el enaltecimiento del terrorismo.
La dirigente socialista recordó, en una entrevista con Europa Press, que las dictaduras implican una represión de las "libertades y de los derechos de los ciudadanos", de manera que debe penarse no sólo la apología del nazismo, sino también el régimen de Franco: "La dictadura franquista fue una dictadura como una casa, una dictadura que duró 40 años", apostilló. A su juicio, la necesaria reforma penal en esta materia debe incluir también el castigo para la exhibición de símbolos fascistas.
REFORMA DE GALLARDÓN
La última reforma del Código Penal propuesta por el ministro de Justicia, Alberto Ruiz Gallardón, modifica el artículo 510 para castigar con penas de prisión fomentar el odio o la violencia por motivos racistas, antisemitas, ideológicos o de creencias, así como basada en el sexo, la orientación sexual, situación familiar o enfermedad.
También pena la elaboración y difusión de material que incite a este tipo de odio. El enaltecimiento o justificación de estos delitos estará penado con penas de seis meses a dos años de prisión y multa de seis a doce meses.
La misma pena recibirán quienes "nieguen, hagan apología, o trivialicen gravemente" los delitos de genocidio, de lesa humanidad o los delitos contra personas y bienes cometidos en conflictos armados contra un grupo de personas por motivos racistas, antisemitas, de ideología, religión, sexo u orientación sexual o discapacidad o enfermedad, pero sólo se refiere a delitos hayan sido declarados "probados por los Tribunales de Nüremberg, por la Corte Penal Internacional o por otros Tribunales Internacionales".

Las víctimas del franquismo piden a Merkel una disculpa por las bombas Alemanas en la guerra civil

La Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica envía una carta a la canciller para que aproveche su visita a España para saldar la deuda histórica por los crímenes de la legión Condor.
Schröder en 2004 pidió perdón en nombre de Alemania en Polonia y Merkel en 2012 homenajeó a las víctimas gitanas del nazismo.

Gernika destruida tras los bombardeos en los que colaboró la aviación nazi


eldiario.es / DIEGO BARCALA / 21-08-2014
Las bombas de Guernika que conmocionaron al mundo entero y simbolizaron gracias a la pintura de Picasso la injusticia de la guerra fueron lanzadas por la aviación alemana. El Gobierno alemán ha tenido décadas para hacer un gesto con las víctimas del régimen dictatorial que apoyó en 1936 pero nunca lo ha hecho. Las víctimas del franquismo, a través de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica (ARMH), ha enviado una carta a Berlín solicitando a la canciller Angela Merkel "una disculpa" en nombre de Alemania por los crímenes nazis en la Guerra Civil aprovechando la visita que hará a España el próximo fin de semana.
"Llevamos meses escuchando repetidamente hablar del pago de la deuda española a Alemania pero también existe una enorme deuda del país del que usted es Canciller hacia las víctimas de la dictadura franquista en España", dice la misiva enviada en alemán a Berlín. No es la primera vez que las víctimas reclaman a Alemania una disculpa por su apoyo al golpe de Estado de 1936. La embajada siempre se ha encargado de responder que Alemania no se inmiscuye en asuntos internos de los españoles. Sin embargo, la ARMH reprocha que el Gobierno alemán sí interviene en la economía española y sí tuvo una intervención clave en 1936 con el envío de miles de soldados y la famosa Legión Condor.
Diferentes gobernantes alemanes han llevado a cabo en los últimos años homenajes a las víctimas del nazismo alemán. El canciller Gerhard Schröder aprovechó una visita a Polonia en agosto de 2004 para rendir cuentas con el pasado y pedir perdón en nombre de Alemania a las víctimas polacas de Hitler. La propia Merkel, en 2012, homenajeó a las 500.000 personas de etnia gitana asesinadas por el nazismo con la visita a un monumento por esas víctimas.
La carta explica la visión de las víctimas de la historia de la participación alemana en el apoyo al golpe: "Se trató de una agresión contra un Estado soberano que en febrero de 1936 había elegido en unas elecciones democráticas, con sufragio universal masculino y femenino, a su Gobierno. Un intervención en la que participaron miles de militares y civiles alemanes y que fue tan significativa para el dictador Francisco Franco que concedió a Adolf Hitler, "por su amistad generosa", el título de Gran Caballero y el Collar de la "Gran Orden Imperial de las Flechas Rojas" al Fuhrer Canciller de la Nación Alemana. Ocurrió el 4 de octubre de 1937".

miércoles, 20 de agosto de 2014

Felisa tenía cinco años cuando fusilaron a su padre; con 82, pudo al fin enterrarlo

Castañares despidió ayer los restos de dos vecinos fusilados en La Pedraja durante la guerra civil e identificados la pasada semana mediante ADN.

Felisa Gómez besa los restos de su padre antes de ser inhumados en el acto celebrado ayer en Castañares de Rioja. / e. c.


ELCORREO.com / DANIEL ORTIZ / 17-08-2014
Dicen que el tiempo todo lo cura, pero la frase encierra en sí misma cierto afán de consolación, ya que hay dolores que no remiten por más que vayan cayendo las hojas del calendario. Una de esas heridas se cerró ayer, casi ocho décadas después, en Castañares de Rioja, que dio digna sepultura a dos de sus once vecinos represaliados en la burgalesa sierra de La Pedraja durante los primeros días de la guerra civil, el 18 de agosto.
El municipio despidió a Segundo Gómez Azofra y a uno de los hermanos Rioja Juez (la ciencia no ha sido capaz de corroborar si los restos hallados en la fosa corresponden a Castor o a Francisco), cuyos nombres figuraban junto a los de otros ocho represaliados de Castañares en una placa colocada en el cementerio. El frío mármol, financiado por los propios familiares, sirve para mantener viva su memoria, aunque solo sus cuerpos pueden llenar el vacío que dejaron.
«Al fin hemos podido darle un entierro digno a mi padre, 78 años después», señalaba ayer Felisa Gómez. «No es que no hayamos podido hacerlo antes, es que ni siquiera podía hablarse del tema». Felisa tiene 82 años y lleva desde que alcanza su memoria -a Segundo Gómez lo asesinaron cuando ella tenía cinco años- batallando para localizar los restos de su padre. Los contratiempos han sido demasiados, pero al final su historia tiene un final feliz.
«Mucha gente nos pedía que no revolviéramos el pasado, pero no se cerrarán las heridas hasta que cada cual esté en su sitio y las familias tengamos un lugar adónde ir a hablar con ellos o ponerles flores», sostiene. Ella y sus dos hermanas tienen ya ese lugar desde el que honrar a su padre: el panteón familiar, donde descansa desde ayer junto a su esposa y otra hija fallecida.
Felisa, intervenida recientemente de un aneurisma, pensó que no llegaría a presenciar el funeral de su padre. Tampoco su hermana, cuyo estado de salud es extremadamente frágil. Sin embargo, ayer pudieron formalizar la despedida en el cementerio de Castañares.
«Ha sido muy emocionante por el recuerdo de mi padre, pero por otra parte estamos muy tranquilos de haber conseguido recuperar sus restos. Creo que yo también descansaré tranquila, porque he soñado cientos de veces que mi padre me llamaba», señala Felisa, quien recuerda emocionada cómo «el viernes me entregaron los restos de mi padre, los besé y le dije 'bienvenido a casa'».
Para bien o para mal, el funeral de ayer es un éxito que solo pueden atribuirse los familiares de los fusilados, que han tenido que luchar para recuperar su memoria con sus propios medios.
«Nadie nos ha dado una perra. Cuando daban becas a los hijos, incluso nos las denegaban; no tenemos que agradecerle un céntimo a nadie. El Gobierno de Zapatero dio dinero para exhumar los restos de La Pedraja, pero incluso los últimos fondos no llegamos a recibirlos», subraya la hija de Segundo.
Su nieta, Valvanera Francia, asegura que «no se ha hecho justicia, pero al menos podemos decir que se ha cerrado una herida». «Todas las pruebas de ADN las hemos sufragado los familiares», señala, al tiempo que sostiene que «da rabia que todavía te juzguen por buscar a tu abuelo con tu propio dinero. Para la generación de mi madre tuvo que ser muy duro seguir callando, aún después de la llegada la democracia».
LOS DATOS

La ceremonia . Castañares despidió a Segundo Gómez y a uno de los hermanos Rioja Juez, cuyos restos han sido identificados 78 años después de su muerte.
La Pedraja. En 2010 se localizó una fosa común con 106 cuerpos, además de otros 50 en una fosa cercana. Algunos expertos estiman que puede haber hasta 400 personas enterradas en La Pedraja.
Naciones Unidas. Ha instado al Gobierno a sentar las bases para aplicar la Ley de Memoria Histórica antes de octubre.

Antonio Martín Bellido, el hombre de la bomba en el Valle de los Caídos

Imagen de archivo de Antonio Martín.
Imagen de archivo de Antonio Martín


ANDALUCESDIARIO.ES / 20 Ago 2014

Me contó unos meses antes de morir, con un cierto humor, que se dedicaba en la sala de espera del hospital animar a otros que sufrían su misma enfermedad. No me chocó en absoluto conociendo su forma de ser, de querer ayudar a otros enfermos menos animosos, en una situación tan delicada y difícil para él.
Antonio Martín nació en Canilejas (Madrid) el 11 de febrero 1938. Su padre Félix Martín en 1939 después de la batalla del Ebro se refugió en Francia, internado en el campo de concentración de Saint Cyprien; de allí las autoridades francesas lo enviaron al Norte de Francia para fortificar la línea Marginot. Diez años más tarde Antonio Martín, acompañado de su madre, llegó a Estrasburgo en 1949, donde conoció a su padre.
Martín, después de terminar, a los 19 años, sus estudios de perito electricista, fue a trabajar a París, donde se unió a las Juventudes Libertarias. En 1962 hizo una marcha antinuclear en Londres. Meses después fue nombrado Secretario de la Federación Local de París de la JILL. Partidario de la acción directa contra el franquismo y militante de la organización clandestina Defensa Interior, fue autor de una serie de ataques contra los intereses franquistas, tanto en España como en Italia.
El más importante, y que tuvo más resonancia por el simbolismo que representaba, fue la bombita de cien gramos que puso en agosto de 1962 en el Valle de los Caídos (conjuntamente con Paul Desnais, compañero también fallecido recientemente) sin la intención de herir ni matar ni destruir nada; era un petardo alegórico de protesta contra aquel monumento franquista que fue construido por prisioneros republicanos.
Como consecuencia del sabotaje fue detenido Francisco Sánchez Ruano, acusado de ser él quien colocó la bomba en el Valle de los Caídos y condenado a 25 años por un hecho que no había cometido. Los verdaderos responsables del petardo del Valle de los Caídos pidieron audiencia, en tanto que notario, al cónsul de España en París, autoinculpándose con el fin de demandar la revisión del proceso. Para los tribunales franquistas el hecho de ser culpable o inocente no influía nada en su resolución condenatoria, que de antemano estaba decidida mucho antes de empezar el juicio. La legislación por delitos contra la seguridad del estado se aplicaba de forma despiadada.
El terror era la única justicia que concebía Franco para mantenerse en el poder. Antonio Martín, siempre dio la cara con valentía por los hechos que había realizado, fue su regla de conducta de siempre, y sin tapujos. Martín siempre fue solidario con los combatientes antifranquistas, y predispuesto a combatir la amnesia de nuestra propia historia a la que España está sometida desde 1977. Ha colaborado en varias demandas con el fin de demostrar, ante las jóvenes generaciones, la criminalidad del franquismo y de sus esbirros y ha escrito un sin fin de artículos sobre temas sociales, científicos y técnicos en múltiples periódicos y revistas de tendencia libertaria. Deseo resaltar mi respeto al militante libertario, el amigo que estuvo siempre presente en los momentos más difíciles. Mi más sincera condolencia a su compañera Amelia y su hijo Rolando.
Juan Busquets “El Senzill”

martes, 19 de agosto de 2014

"La Nueve" los españoles que liberaron París

25 agosto 1944


Una de las acciones más románticas de toda la Segunda Guerra Mundial fue la liberación de París a cargo de la 2ª división acorazada de las fuerzas francesas libres (la 2e División Blindée, o 2e DB), también conocida como División Leclerc. Las circunstancias del avance de los aliados sobre París determinaron que una de las compañías del Régiment de Marche du Tchad, que constituía la infantería mecanizada de la División, recibiese el encargo de adelantarse al resto de su unidad para asegurar que las primeras fuerzas en entrar en la capital fuesen francesas. Por paradojas del destino, esa compañía, la 9ème Compagnie du III/RMT, estaba formada en su inmensa mayoría por republicanos españoles exiliados.
Republicanos Españoles de la Nueve




El 29 de julio de 1944, una vez concluido su entrenamiento, la 2e DB embarcó en Southampton rumbo a Francia y su epopeya.
Tras una tensa espera, el 1 de agosto de 1944 la 2e DB comienza su desembarco en la playa de Utah. La Nueve lo hará el 4 de agosto, y cantando "La cucaracha", quizás por la lentitud de la compleja operación. Finalmente, la división se pone en marcha con la misión de apoyar a los estadounidenses frente al contraataque alemán en Mortain. En esos primeros días el GTV está en reserva, así que "La Nueve" tardará algún tiempo en entrar en combate. Es en ese periodo cuando el teniente español Antonio Van Baumbergen, "Wamba" es sustituido como segundo en el mando de La Nueve por Amado Granell, un castellonense con un amplio historial en la guerra civil.
Las tomas del puente sobre el Sarthe y de Alençon abren el camino para que la 2e DB participe en una de las operaciones más famosa de toda la guerra: la reducción de la bolsa de Falaise, que supondrá el colapso alemán en Francia. Para "La Nueve", es también el primero de los muchos momentos de coraje y sufrimiento que deberá vivir hasta el fin de la guerra.
La 2e División Blindée, o 2e DB), también conocida como División Leclerc.
Blindado de la nueve con el nombre de Madrid



Ecouché, los primeros enfrentamientos:
Después de un rápido combate en Vieux- Bourg, en el que "La Nueve" destruye varios vehículos alemanes disparando desde los half-tracks, el 13 de agosto los "cosacos", como les llama el capitán Dronne, entran a la carga en Ecouché destruyendo más vehículos a su paso. El pueblo queda dominado, pero será en su aseguramiento en donde se producirán los combates más violentos. El día 14, sin embargo, el principal "enemigo" será la aviación estadounidense que vierte "fuego amigo" sobre la Compañía. Pero a la caída de la tarde, el adjutant-chef Campos, quizás el más notable combatiente de "La Nueve", y el sergeant-chef "Juanito" Reiter han imaginado un audaz golpe de mano y se infiltran con dos half- tracks en terreno alemán hasta tomar un castillo en el que capturan 129 prisioneros, entre ellos un coronel. El día 15 La Nueve es cañoneada por los alemanes... y por los propios americanos. Finalmente, el día 16 se comprueban intentos de penetración alemana en el pueblo. Dronne entiende que con sus efectivos no podrá defender Ecouché, así que opta por atacar. Protegido por el fuego de los morteros asalta las posiciones alemanas. Allí encontrará la muerte el sergeant-chef Constantino Pujol y herido su hermano, Fermín. También, Luis del Águila y el veterano prusiano Poreski. El contraataque ha sorprendido a los alemanes, pero aún así mantienen el cerco y el cañoneo durante el 17 de agosto. En la tarde de ese día, después de un nuevo intento de infiltración alemán, Campos dirige un violento contraataque contra un numeroso grupo de SS. Roberto Helio morirá a causa de las heridas recibidas en el transcurso del combate. Por fin, el día 18 "La Nueve" enlaza con una columna británica. Ha sufrido 7 muertos y 10 heridos graves, pero ha sido un éxito táctico.


París:
"La Nueve" descansa en Ecouché hasta que el 23 de agosto, a las 6 de la mañana, se da la orden de salida. El destino es París, cuya ocupación ha sido rehusada por el mando aliado en un principio y por razones logísticas, para después ser aceptado a causa de las presiones de De Gaulle y, sobre todo, por la sublevación popular en marcha que amenaza concluir con la destrucción de la ciudad. "La Nueve", junto a otras unidades de su División, sale desde la localidad de Limours a las 7 hs. del 24 de agosto de 1.944 en dirección a París, vía Arpajon-Longjumeau-Antony, por la carretera nacional 20. Dronne, ha establecido con sus jefes de sección las pautas de un itinerario que, en su opinión, puede resultar peligroso por su trazado, expuesto y propicio a emboscadas. La columna mecanizada atraviesa varios pequeños pueblos, donde, a pesar de la hora, son recibidos de manera calurosa por la población. A las 8 hs. encuentran la primera resistencia ante Longjumeau. Una sección de La Nueve, con el apoyo blindado de su inseparable 501º Regimiento de Carros de Combate (R.C.C.), se encarga del asunto. La lucha se acaba resolviendo a favor de los franceses, que ocupan un puente sobre el río Ivette, pero Dronne piensa que estos pequeños y aislados focos de resistencia deberían ser rodeados y fijados para proseguir con un rápido avance. A mediodía se llega al suburbio de Antony y allí se reanuda la lucha. El eje del avance se desborda, y con maniobras envolventes se liquidan los obstáculos y se destruyen o capturan varias piezas de artillería alemana. La columna encuentra fuerte resistencia frente a la prisión de Fresnes y se entabla un duro combate. Sin embargo, la ruta hacia el París insurgente parece estar abierta por el Este.

Dronne recibe entonces un mensaje del coronel Billotte, que se encuentra al mando de la columna: se le ordena volver con sus tropas al eje del avance, concretamente cerca del cruce de la población de Croix-de-Berny. El Capitán hace repetir al mando varias veces el mensaje. No puede creer esta orden que, finalmente, acata. Al regresar a la carretera general, los habitantes de las poblaciones se vuelcan imprudentemente en recibir a las tropas. El enemigo todavía combate sobre la ruta y se producen bajas entre los civiles.


Llegando a Croix-de-Berny, la 1ª sección de "La Nueve" es enviada al cruce donde debe apoyar a otras fuerzas que se las tiene que ver con un "88" alemán que será finalmente puesto fuera de combate. Lamentablemente, esta sección, mandada por el sergeant-chef Moreno, ya que su jefe natural, el andaluz sous-lieutenant Montoya, había resultado herido en una escaramuza anterior, quedará, por esta acción, apartada del inmediato destino del resto de "La Nueve".
Dronne entra en la población con el resto de la compañía, precedido por la semioruga del lieutenant Granell que se encuentra directamente con el jefe de la 2e DB, el general Leclerc. Éste se halla en una acera, apoyado en su famoso bastón, que emplea desde que sufriera hace años un accidente hípico. Está nervioso y de muy mal humor. Ha llegado hace poco tiempo en su scout-car y ha sido informado por la tripulación del avión Piper-Cub, que la división emplea en tareas de observación, de la angustiosa situación que se vive en el interior de París. Sus acompañantes se encuentran a prudente distancia. Le pregunta a Granell por el Capitán y el español le responde que marcha detrás.
Cuando llega Dronne, Leclerc le interpela acerca de su situación. Dronne le explica que ha tenido que retroceder porque así se le ha ordenado, pero que el camino hasta París está expedito en la zona que él ha recorrido. Inmediatamente, Leclerc le ordena que marche a París con lo que tenga a mano, por poco que sea. Imagina el efecto que la llegada de la columna puede tener en la moral del pueblo parisino sublevado, y sabe que es necesario que, aunque sea sólo con una fuerza simbólica, la 2e DB debe entrar en París antes que los estadounidenses.

La leyenda:
Dronne organiza lo que queda de "La Nueve" y completa su columna con la disminuida sección de carros medios del lieutenant Michard, del 501º R.C.C., También consigue una sección de ingenieros, mandada por el adjudant Cancel.
Un paisano guía a la columna. Atraviesan Fresnes, continúan por L'Hay-les-Roses, Cachan, Arcueil y Kremlin-Bicetre a través de aquellas calles que parecen libres de obstáculos o indicadas por la población como expeditas. Durante todo el recorrido reciben las muestras de entusiasmo de la población, que franquea el paso de la columna cuando esta encuentra algún obstáculo. Las defensas del fuerte de Bicetre no abren fuego al paso de la tropa que, hasta ahora, sólo han sido importunados por disparos esporádicos ahogados por el ruido de los motores.
La nueve entra en París 25 Agosto 1944


Son las 20,45 cuando se alcanza la parisina Puerta de Italia. El jeep de Dronne pasa a la cabeza de la marcha. En ese momento la plaza se encuentra llena de personas que, al escuchar el estruendo de los vehículos, huye aterrada pensando que son alemanes. De pronto alguien grita: "Son americanos" y las tropas se ven rodeadas de una muchedumbre que, literalmente, enloquece al grito de: "Los franceses, son los franceses", al comprobar su verdadera identidad. Una alsaciana, ataviada con su traje típico, destroza el parabrisas del jeep de mando al saltar sobre él. Durante unos minutos es el delirio. La columna no puede continuar la marcha y Dronne duda sobre donde dirigirse. Realmente la pequeña fuerza que manda no tiene más que un poder simbólico dentro de la situación que le rodea, militarmente hablando.


Resuelve entonces dirigirse al ayuntamiento: El Hotel de Ville ha sido punto neurálgico en todas las insurrecciones acaecidas en París. El Capitán se pregunta por el itinerario a seguir, al desconocer la situación de las barricadas y el desarrollo de los combates. Entonces aparece en escena, subido en una pequeña motocicleta, el armenio Dikran que se ofrece como guía hasta el nuevo objetivo. Asegurando conocer la ruta correcta, arranca a la cabeza de la columna, que se abre paso como puede. Sobre el jeep de Dronne continúa subida la alsaciana.
Los vehículos se lanzan tras la motocicleta. Recorren calles que quedan desiertas al paso de los blindados, que los parisinos creen alemanes, y que se vuelven a poblar cuando alguien reconoce a los soldados y lanza el repetido grito de "Franceses, son los franceses". Cruzan al Sena por el puente de Austerlitz y continúan a lo largo de los muelles de la orilla derecha hasta su objetivo.
Por fin, a las 21,22 horas se detienen ante el Hotel de Ville. Comienza a anochecer. La alsaciana baja del vehículo. Dronne ordena transmitir un mensaje de radio: "Misión cumplida. Estamos ante el Hotel de Ville" y hace hincapié ante su aislamiento y la necesidad de progresión sobre París.
Se despliega el destacamento y los vehículos en defensa de erizo alrededor del ayuntamiento, y se dan órdenes ante un posible contraataque. La gente empieza a llegar, lo invade todo, abraza a los soldados, grita, impide el despliegue. Muy pronto la Marsellesa se escucha sobre toda la ciudad, y decenas de campanas acallan cualquier otro sonido. Se ha cumplido el deseo de De Gaulle y Leclerc, y los soldados franceses han conseguido entrar los primeros en París, pero el destino ha querido que sean, en su mayoría, españoles.
El día 25 de agosto, el grueso de la 2e DB entra en París y se despliega por la ciudad eliminado los focos de resistencia alemana y tomando los puntos neurálgicos. "La Nueve" combate en la rue du Temple limpiando la central telefónica, y en los combates es gravemente herido el sous-lieutenant Elías. Al final del día París está bajo control y "La Nueve" se reagrupa frente al Hotel de Ville.

Al día siguiente tendrá lugar una impresionante manifestación en la que De Gaulle escenificará su gran momento descendiendo por los Campos Elíseos y caminando hasta la catedral de Nôtre Dame. El honor de escoltar el cortejo, durante el que se producirá un confuso tiroteo, corresponde a "La Nueve" por haber sido la primera en entrar en la capital de Francia. Las imágenes de los españoles rindiendo honores o controlando a la multitud desde los half-tracks serán algunos de los iconos característicos de la leyenda de “La Nueve”.


La entrada en París marcó la historia de los españoles de Leclerc más que ninguna otra acción en la que participaron, sin duda por su importancia simbólica, que no militar. Sin embargo fue en los meses que siguieron en los que se produjeron los combates más duros, y en el entorno más inclemente. La bajas fueron mermando la proporción de españoles en "La Nueve" hasta el punto que, más o menos a finales de noviembre, ya había perdido su carácter netamente hispano y ya era una compañía, en palabras de Dronne; "franco-española". Pero nunca perdió su peculiar identidad, y todavía es recordada entre los veteranos de la 2e DB por su característico nombre español.



El Mosela:
El 8 de septiembre de 1944 la 2e DB se pone en marcha. La Nueve, alcanza el 12 de septiembre Andelot, donde resisten unos mil alemanes. Billotte decide atacar y en su grupo, que partirá a las 13,15 desde la carretera de Clermont, están las secciones de Campos, Garcés y Montoya, por separado y contando cada una de ellas con una sección de carros del 501 Regimiento de carros. A las 13, 30 la infantería se pone en marcha con una protección artillera tan potente que rápidamente los alemanes comienzan a rendirse.
Los días siguientes son de avance ininterrumpido salvo por la presencia de algunas piezas de artillería, que son rápidamente destruidas. En Mattaincourt, Campos y sus hombres capturan sin disparar un tiro 91 prisioneros, y cuando, creyendo que el pueblo está vacío, penetra Granell en su half-track, se encuentra con doscientos alemanes formados detrás de su coronel y listos para la rendición.
El paso del Mosela está marcado por la calma, en la que se trata de realizar operaciones de reconocimiento, de inteligencia y de toma de prisioneros para interrogarles. En esos días reciben condecoraciones. De Gaulle impone a Dronne la Croix de la Libération, a Campos y a Fermin Pujol la Medaille Militaire, y a López Cariño la Croix de Guerre avec palme.

Los Vosgos:
El 14 de octubre Dronne encarga a Campos que envíe una patrulla con hombres de su sección, la 3ª. Parten 13 hombres al mando del sergent-chef Fábregas. La escuadra llegan al pueblo y apenas han entrado cuando varias ráfagas de armas automáticas de dejan oír desde varios puntos. Inmediatamente un grupo de alemanes intenta cercar al grupo pero son detenidos por el fuego de la tercera escuadra de la patrulla. Inmediatamente acude el half-track de Campos, y Dronne envía dos semiorugas más y dos carros ligeros, pero ya no pueden hacer nada por salvar la vida de Fábregas y Vázquez, que han muerto en el acto.
El 31 de octubre a la caída de la tarde la vanguardia francesa entra en Baccarat, iniciando la limpieza de la ciudad, que queda controlada por la noche. En esa jornada, La Nueve se ha apoderado de Hablanville y Pettonville, dejando para el día siguiente la toma del pueblo de Vaqueville. en el l ataque sobre Vacqueville La Nueve va acompañada de dos secciones de carros medios, de una sección de ingenieros de dos cazacarros, morteros y apoyo de la artillería. El ala derecha progresa adecuadamente a pesar de la artillería alemana y desaloja al enemigo de Xermamont. En el ala izquierda la sección de Moreno se enfrenta a un Mark IV apoyado por infantería. Los combates continúan dentro del pueblo. Hay carros y vehículos blindados alemanes que es necesario neutralizar con los bazookas , y José Castillo hará lo propio mientras que Julián Perea no lo conseguirá, y caerá muerto.


Badonviller marcará el declive de la personalidad “española” de La Nueve a causa de la acumulación de bajas y los reemplazos por franceses. En los días siguientes Granell reorganizará la compañía, encargando el mando de las secciones de combate, respectivamente, a Zubieta, Callero y Blanco. Granell está extremadamente cansado, arrastrando una mala salud desde hace semanas. El día 22 abandona definitivamente La Nueve pasando a realizar funciones más organizativas, y no estará presente cuando su antigua compañía libere, ese mismo día, Marmoutier. El mismo 22 de noviembre, Leclerc ordena el avance sobre Estrasburgo para el día siguiente.
La campaña de invierno se hace larga y muy ardua a causa de la nieve y el frío. Durante los primeros días del mes de diciembre La Nueve se moverá poco, pero habrá algunas novedades interesantes. Así, por ejemplo, se incorpora un nuevo recluta español, con la particularidad de que proviene de Alemania, de donde se ha evadido. Diciembre fue también un mes en el que se dejó sentir el malestar de muchos de los miembros de La Nueve. La nostalgia, el deseo volver a casa, la falta de permisos, se sumaban al frío y a unas condiciones muy difíciles. Para algunos de los más activos, también había llegado la hora de volver las armas contra Franco, ahora que el nazismo parecía muy cerca de la derrota.

Es el momento de hacer balance. La Nueve ha sufrido, desde su desembarco en Utah, 35 muertos y 73 heridos graves. En agosto era una unidad casi enteramente española, pero ahora sólo quedan cincuenta y un españoles. La Nueve ha perdido en gran parte su capacidad de combate y permanecerá acuartelada la primera mitad de febrero, para recuperar su operatividad.
Berchtesgaden:
El 23 de abril la División se vuelve a poner en marcha, esta vez en dirección hacia Baviera. Atraviesa el Rhin y el Danubio y entonces recibe la orden de dirigirse a Berchtesgaden, un objetivo cargado de simbolismo puesto que se trata de la residencia de Hitler: el “Nido del Águila”. En esa operación tendrá lugar la última acción bélica de La Nueve.
El sábado 5 de mayo, Leclerc llega a Bertchesgaden y una gigantesca bandera tricolor es colgada en el “Nido del Águila”. Este gesto simbólico marca el final de la guerra para 2e DB. En lo que respecta a La Nueve, de los hombres que habían desembarcado en Utah Beach menos de un año antes sólo quedaban 16.

lunes, 18 de agosto de 2014

El sitio donde fusilaron a Lorca

Recuerdo de una tragedia

El colaborador de La Opinión de Málaga, Rafael Aldehuela, rastrea los territorios lorquianos para buscar respuestas a las preguntas sobre su muerte


Una foto icónica de Federico García Lorca. La Opinión


RAFAEL ALDEHUELA La Opinión de Granada 21 Agosto 2012

Cuando subimos la carretera que nos acerca a la zona sur de la Sierra de Alfaguara, vamos dejando atrás las calles y casas de Alfacar y comenzamos a observar las primeras casas de Víznar, el otro pueblo de nuestra historia, separados uno del otro por apenas una calle, que es en realidad una empinada cuesta.
Nos detenemos en la Fuente de las Lágrimas, quizás un nombre acorde con lo que nos espera después, que sin embargo debe su denominación a su forma, una lágrima que envuelve un nacimiento de agua, mágico y caudaloso que en días no muy lejanos surtieron de frescura y saciaron la sed de los habitantes del Albaicín y La Alhambra.
Aquí el sol golpea con fuerza sobre nuestras cabezas, así que, el refrescante líquido elemento es bienvenido y más apreciado que nunca. El aire está impregnado del enloquecedor ruido que producen las chicharras, que aportan un aire de melancolía al hecho de que estamos buscando una tumba.
Nos acompaña una mujer del pueblo, simpática y carismática, que se conoce muy bien la historia porque un día se la contaron algunos de sus protagonistas. Con ella, visitamos el Parque García Lorca mientras ella no para de repetirnos que allí, término municipal de Alfacar, nunca pasó realmente nada. Contemplando el olivo donde se dice que fue fusilado Federico, nos hace saber la gran diferencia existente entre la historia oficial y la que ella relata como real: «Aquí, junto a este olivo, no encontraron enterrado ni tan siquiera un hueso de aceituna €refiriéndose a las recientes e infructuosas excavaciones realizadas€ «porque ¿cómo van a encontrar algo aquí, si no pasó nada…?»
Nos cuenta que según la historia oficial, trajeron a Federico García Lorca y a cuatro más, porque habían ordenado su fusilamiento, «se lo cargaron y lo enterraron sin más, justo al lado del olivo donde se le fusiló, pero esto no es cierto; en realidad, esto se lo contó uno al que llamaban El Comunistilla al irlandés (Ian Gibson), para ponerse flores y el guiri se lo tragó entero, aunque El Comunistilla no participó en el fusilamiento».
Luego, nos cuenta del tirón, la historia oficiosa: «Lorca era un hombre incómodo pues representaba a un burgués metido a izquierdista y encima republicano, un buen chivo expiatorio para el objetivo de dar escarmiento a los que como él eran demócratas. Además era odiado por una parte de su familia, los Roldán Alba, que no le tragaban por ser marica y por líos de esos que hay en todas las familias», hace una pausa para beber agua y me mira como interrogándome, yo no contesto y señalando la acequia de Aynadamar que pasa junto a nuestro lado continua, «en algún sitio de por aquí lo mataron. Ahí, todo el mundo lo sabe que fue en esa finca de enfrente, en el Cortijo Pepino. Allí pasó toda la noche hasta que por la mañana se lo cargaron. Allí lo enterraron y todavía queda en el pueblo quien sabe el lugar exacto, lo que ocurre es que cuando ganó Franco y se le fue de las manos, lo desenterraron y lo metieron en la fosa común, donde están los otros».
Diciendo esto se levanta y comienza a andar la carreta en dirección a Víznar. Llegados al Barranco, nos dirigimos a la Fosa Común de Los Pozos, señala y dice «Ahí está Lorca, pero con dos mil fusilados más, así que… ¿Quién va a encontrarlo?».
El camino de regreso está cargado de silencios. No puedo dejar de pensar en Lorca y el resto de fusilados que yacen en Los Pozos, me obsesiona la idea de que se pueda matar a un ser humano por pensar de un modo distinto al de sus verdugos o por ser homosexual. Las chicharras siguen cantando, el sol, de justicia, golpea nuestros cogotes y mi cabeza se enreda entre pensamientos extraños de silencios y muertes de un periodo histórico que, personalmente se me antoja muy lejano.
Un día como hoy, seguramente con el miedo anidado en los ojos, Federico García Lorca, un poeta, un pensador, un ser humano, en este paraje fue fusilado y desde ese día, todos somos un poquitín huérfanos.