martes, 15 de abril de 2014

Siete décadas de olvido redimidas

Juana podrá enterrar a su abuelo, y Rafael a su tío, siete décadas después de su muerte en una cárcel remota cuyo nombre ha quedado unido al de la represión franquista: Valdenoceda. Son los familiares de dos jiennenses que estuvieron presos allí y que, ahora, han recuperado sus restos.
memoria histórica. Juana Gutiérrez, con los restos de su abuelo, en Valdenoceda.
Juana Gutiérrez, con los restos de su abuelo, en Valdenoceda.
Antonio Heras 13 Abril 2014 Diario JAEN.es
 
“Ha sido muy hermoso, hemos sentido mucha emoción”, cuenta Rafael Bellido, un anciano, vecino de Monte Lope Álvarez. “Todo ha ido muy bien pero, a la hora de ir a recoger a mi abuelo, me ha entrado un llanto que no podía ni hablar”, secunda Juana Gutiérrez, residente en Gerona pero con antepasados de Villanueva de la Reina. Los dos formaron parte de la comitiva jiennense que viajó cientos de kilómetros para asistir al acto organizado por la Agrupación de Familiares de Represaliados en Valdenoceda (Burgos), en el que las familias de veintitrés presos muertos, entre 1938 y 1943, en la antigua prisión de esa aldea recibieron sus restos, tras una intensiva labor de exhumación e identificación. De esas veintitrés víctimas de la represión franquista dos, Pedro Blanco Cobo y Vicente Bellido Muñoz, eran jiennenses que, ahora, podrán descansar allá donde sus allegados deseen. “Con una emoción grandísima me lo llevo a casa, al panteón familiar en Gerona”, explicó la nieta de Blanco Cobo. “Los restos de mi tío vendrán a Monte Lope Álvarez”, apuntó, por su parte, Rafael, el anciano sobrino de Bellido Muñoz, que estuvo acompañado con su hija y su yerno. “Hoy es mi cumpleaños”, agregó.
Tras el acto de entrega, que tuvo lugar en el cementerio de Valdenoceda y contó con más de cien asistentes, se realizó una visita a lo que queda de la prisión, hoy en ruinas. Miguel Ángel Valdivia, presidente de la Asociación para la Recuperación de la Memoria Histórica de Jaén (ARMH), junto con otro miembro del colectivo, guiaron a los jiennenses en este emotivo viaje. “El año que viene vendremos otra vez, y podemos adelantar que hay tres restos identificados más de Jaén, uno procedente de La Puerta de Segura”, aseveró Valdivia. “Lo descubrimos hace apenas quince días”, añadió el presidente de la ARMH Jaén, que agradeció la ayuda de la  Dirección General de Memoria Democrática de la Junta, que financió el desplazamiento. “Muchas de estas familias son muy humildes o ancianos para los que sería muy difícil acudir hasta aquí sin ese apoyo”, valoró el presidente del colectivo, que tampoco olvidó la implicación del alcalde pedáneo, Ángel Arce, y de este periódico. “En el acto se reconoció la labor de JAEN”, remarcó Valdivia.

Presentación del Libro: ÁGUILAS SOBRE LA MURALLA


Francisco José Franco Fernández

 Es ésta la tercera de las obras editadas por la Asociación. Su autor, Francisco José Franco Fernández, lo es también de las obras Cartagena 1932-1936, Los años de la Esperanza, República, Guerra y Exilio, Antonio Ros y la generación del 27, y Mujeres de la España Republicana.
Esta novela histórica, enmarcada en el contexto de los años 20, 30 y 40 será presentada el viernes, día 25 de abril de 2014, a las 20.00h, en el salón de actos de la Residencia Universitaria Alberto Colao de Cartagena



Día: Viernes, 25 Abril
Hora: 20.00 h
Lugar: Residencia Universitaria "Alberto Colao"
Cartagena

La Pirenaica, el altavoz de los vencidos

Un libro analiza las 15.500 cartas enviadas a la radio clandestina durante la dictadura


Huérfanos, viudas y presos dejaron allí constancia por primera vez del genocidio franquista

Dorotea posa con su radio en Soutelo de Montes (Pontevedra), en 1960. / VIRXILIO VIEITEZ

Condenados a muerte, huérfanos, viudas, hambrientos, exiliados, hombres y mujeres desesperados escribieron durante casi 40 años miles de cartas a La Pirenaica, la radio clandestina fundada en Moscú en 1941, único altavoz de los vencidos de la Guerra Civil. Muchas se perdieron, fueron interceptadas y no llegaron nunca a su destino. Pero más de 15.500, procedentes de 33 países, quedaron depositadas en el Archivo Histórico del Partido Comunista de España (AHPCE).
Muchos pasaron por delante sin ver el tesoro. “Nadie le hace mucho caso, pero quizá te interese ver esto”, le dijo la archivera a Rosario Fontova, que había acudido al AHPCE buscando otra cosa: cartas escritas desde la cárcel Modelo de Barcelona para un libro sobre la prisión. “Me di cuenta enseguida de que era una joya”, explica. “Escribir a La Pirenaica fue durante muchos años la única forma de militancia antifranquista para dos generaciones de españoles que tuvieron todo prohibido (el acceso a la educación, al trabajo...) por ser rojos”. Fontova llamó al catedrático de comunicación de la Universidad Autónoma de Barcelona Armand Balsebre y juntos, cada día durante cinco meses, tomaron 38.000 fotografías de las misivas cuyo análisis han recogido en Las cartas de la Pirenaica. Memoria del antifranquismo (Cátedra).
Este exhaustivo libro, de casi 600 páginas, fue posible gracias a una de las últimas subvenciones otorgadas por la ley de memoria histórica, que el Gobierno de Rajoy ha derogado de hecho, al eliminar todas las partidas presupuestarias para su aplicación.
“En esas cuartillas para La Pirenaica, las víctimas hablaron de lo que no contaban, por miedo, a sus propios hijos”, explica Balsebre. Esas 15.500 cartas, único medio no ya de desahogo, sino de denuncia, dejaron constancia por primera vez del genocidio franquista o la conmoción que causó la ejecución del dirigente comunista Julian Grimau en 1963. Este es un resumen de esas miles de líneas que los perdedores de la guerra enviaron a una radio clandestina para compartir su dolor, su miedo, su frustración y sus ansias de libertad.
Los muertos saldrán de las cunetas. El primer mapa de fosas.  Un “obrero católico de Zumárraga” (Gipuzkoa) envía el 24 de enero de 1964 a La Pirenaica una impactante misiva, por lo que cuenta y por su carácter premonitorio. Es una carta abierta dirigida al abad del Valle de los Caídos, Justo Pérez de Urbel, exasesor religioso de la sección femenina de Falange, en la que anticipa el movimiento de nietos de fusilados para recuperar los restos de sus familiares surgido, de forma imparable, en 2000; es decir, 36 años después de que él escribiera estas líneas: “He visto cómo daban muerte en caminos, montes y portales a los hombres y mujeres que no correspondían al patrón que ustedes formaron (...) Tengo familiares enterrados en la falda de un monte. Los mataron a tiros y los dejaron al sol (...) beso aquella tierra que cubre los restos de mi padre y 11 hombres más y rezo por todos los que, como a ellos, se les negó hasta un lugar en un cementerio. Si un día se llegase a hacer la estadística de estos crímenes y cómo se cometieron, el mundo se sentiría estremecido. (...) Recorra todas las provincias y pregunte a las viudas dónde están enterrados sus maridos; y a los huérfanos, sus padres, y a los padres, sus hijos (...) Y un día no habrá suficientes divisiones acorazadas para sujetar el empuje (...) Un coro de ultratumba, de la cuneta, le estará gritando día y noche: ‘¡Nosotros estamos aquí!”.
Muchos oyentes de La Pirenaica indicaron en sus cartas la fosa a la que habían sido arrojados sus familiares. Algunas de ellas han sido exhumadas en los últimos años, aunque quienes habían escrito a la radio ya no estaban vivos para verlo. Así, un hombre que firma “Malagueño 41” escribe desde Francia, en 1963: “Hicieron arrodillarse a 70 hombres, fusilados vilmente contra los muros del cementerio de San Rafael (...) y continuaron fusilando dos años a sangre fría y sin juicio, entre ellos menores de edad, por el único delito de ser fieles a la República”. En el cementerio de San Rafael (Málaga), donde está el mayor conjunto de fosas comunes de España, se han encontrado los restos de casi 3.000 personas.
El cura, La Pasionaria y el niño del maquis. La Pirenaica funcionó también como una agencia de servicio público que buscaba a desaparecidos y niños de la guerra. El cura Francisco Bustos escribe para hablar de Víctor, un niño del maquis del que se había hecho cargo desde bebé. El sacerdote, que se confiesa fiel oyente, cuenta que han intentado calumniarle diciendo que era hijo suyo y pide ayuda para dar buenos estudios al chico. La Pirenaica envió a un miembro del partido a reunirse con él. “La Pasionaria está muy interesada en el tema”, escribe el autor del informe sobre el encuentro. Así,  descubrieron que la madre estaba presa en Ventas y su padre, muerto.El sacerdote tiene hoy una calle dedicada en el pueblo toledano de La Guardia, donde fue párroco entre 1958 y 1975. Murió en 1987. En su lápida puede leerse: "Tus sobrinos Víctor e Isaac y familia no te olvidan".

Abril, viento del Pueblo

En Guadalajara ondeó la bandera de España, la bandera tricolor de la República Española.Y volverá a ondear


bandera


 Pedro A García Bilbao. El Hexágono, 13-04-2014 

En Guadalajara ondeó la bandera de España, la bandera tricolor de la República Española.Y volverá a ondear. Sigue viva en los corazones de muchos, y sigue viva en las justas demandas de libertad, derechos sociales y laborales, de solidaridad y de fraternidad que cada día se oyen en nuestras calles, que agitan el ánimo de los que sufren las agresiones de este ayuntamiento y de esa comunidad autónoma dirigidos por quienes se consideran herederos del Franquismo y desconocen el significado de la expresión valores democráticos.
En este 14 de abril de 2014 es más preciso que nunca alzar nuestra voz en defensa del derecho del pueblo a una vida digna, fruto de su trabajo en paz y libertad, es imprescindible salvaguardar el hilo rojo de la memoria que conecta las luchas del pasado con las del presente. Y hoy más que nunca defenderemos la República, porque llamamos República a la dignidad de este pueblo y a su victoria. Las marchas por la dignidad portaron la bandera tricolor como emblema de esperanza y firmeza por cientos de kilómetros; el día que haya el valor en las tribunas públicas y en las direcciones de las organizaciones y partidos para defenderla con coherencia, ese día este régimen corrupto estará vencido porque se mantiene sólo por el miedo, el olvido y la complicidad. Y si no lo hacen, si no están a la altura de los que luchan cada día, habrá que pasarles por encima. La República que viene es la República sin impunidad del Franquismo, la República laica, solidaria, fraterna, federal, sin sobres, ni corrupciones, firme y justa, en la que los que hoy roban al pueblo —y cuando un republicano dice pueblo sabe muy bien lo que dice— tendrán un juicio justo.
La Guadalajara republicana nunca se fue, por mucho que la escondan; está aquí, no lograron borrarla. Sabemos que no habrá leyes sociales, servicios públicos, sanidad, educacion, laicismo, el fin de los desahucios, banca pública, respeto a los que se sacrificaron en la lucha por las libertades, y sobre todo justicia y fin de la impunidad sin lograr derrotar al PP postfranquista y a sus aliados, quienes crean que lograrán alguna de esas justas demandas sin vencer a los continuadores del Franquismo se equivocan.

Defensa sigue llamando "cruzada de liberación" a la Guerra Civil

El Gobierno evita responder a Amaiur acerca de los paneles informativos del Museo Histórico Militar de Melilla, en el que se sigue utilizando un lenguaje franquista

 
Terraza de acceso al Museo Histórico Militar de Melilla.

Terraza de acceso al Museo Histórico Militar de Melilla.MDE.ES


IÑIGO ADURIZ Madrid 01/04/2014
 
Las sucesivas denuncias realizadas por colectivos de víctimas y por partidos políticos sobre los vestigios franquistas que permanecen en las calles e incluso en los edificios públicos de Melilla no consiguen que el Gobierno acabe por completo con esos símbolos. A pesar de esas quejas y de las apelaciones al cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica, instalaciones que dependen del Ejecutivo siguen manteniendo alabanzas a la dictadura e incluso emplean el lenguaje propio del bando vencedor.
Este es el caso del Museo Histórico Militar de Melilla, dependiente del Ministerio de Defensa e inaugurado en 1997. En uno de sus paneles informativos acerca de la historia de la bandera española se utiliza el término "Cruzada de Liberación" para referirse a la Guerra Civil de cuyo final se conmemora este martes el 75 aniversario. El pasado 3 de enero el diputado de Amaiur Jon Iñarritu presentaba varias preguntas parlamentarias que fueron adelantadas por Público, en las que se interesaba por dichos carteles. Advertía del ya mencionado y de otro en el que se hacía referencia a la contienda llamándola "guerra de liberación".
Dos meses después de la presentación de dichas iniciativas parlamentarias el citado museo, dependiente del Ministerio de Defensa, sí que ha corregido este último cartel, si bien mantiene la referencia a la "cruzada de liberación" en otro de los puntos del museo [ver imagen inferior], según han podido constatar desde la coalición independentista. Este diario trató ayer de conocer la razón de dicha denominación poniéndose en contacto con el museo, si bien no hubo contestación a las llamadas.

Panel del Museo Histórico Militar de Melilla sobre la bandera española, fotografiado este domingo. FUENTE:Amaiur

Los paneles "no son tales"

El pasado jueves Amaiur recibió la respuesta del Gobierno a sus preguntas sobre la herencia franquista en la ciudad autónoma (ver PDF) pero en el texto, al que ha tenido acceso este diario, se obvia cualquier referencia a los paneles por los que se interesaba el grupo que integra a la izquierda abertzale, EA, Aralar y Alternatiba. "En relación con la información solicitada se indica que los paneles a los que se refiere la pregunta no son tales", apunta el Ejecutivo.
El equipo que preside Mariano Rajoy da por hecho que los carteles a los que hacía referencia Iñarritu son "tres placas de bronce que figuraban en edificios militares" y que fueron trasladados al museo melillense "ya que se consideraron elementos ornamentales que aludían a acontecimientos pasados con lenguaje de la época". El Gobierno alude así a esas placas situadas en el patio de entrada del museo, pero no a los paneles informativos del interior.

Una respuesta "embustera"

Ante esta respuesta que Amaiur considera "embustera", la coalición abertzale registró ayer nuevas preguntas al respecto (ver PDF). Iñarritu quiere saber "cuál es la razón por la que el Gobierno no respondió honestamente a las preguntas realizadas", y por qué tan sólo ha sido modificado uno de los paneles, el que se refería a la "guerra de liberación", y no el que alude a la "cruzada de liberación". El diputado ofrece al Ejecutivo las fotografías que demuestran su denuncia y se interesa por las medidas que se tomarán para eliminar los mencionados símbolos franquistas.

El PNV quiere que se devuelvan los símbolos y banderas capturados por el bando nacional en la Guerra Civil

El PNV ha registrado una iniciativa en el Congreso para que se devuelvan los símbolos y banderas capturados por el bando nacional en la Guerra Civil y que actualmente están dispersos en distintos museos militares y otras dependencias.

Joseba Agirretxea

Joseba AgirretxeaPNV

EUROPA PRESS Madrid 15/04/2014
 
En una proposición no de Ley para su debate en el Pleno de la Cámara Baja, el PNV denuncia que la exhibición de algunos de estos objetos en museos e instituciones del Estado es "una ofensa para la memoria histórica" y cree que es hora de subsanar esta "injusta situación". En 1984, un senador del PNV, Joseba Elósegui, llegó incluso a robar una ikurriña que se exhibía en el Museo del Ejército. Y hace apenas un año el diputado Joseba Agirretxea exigió al ministro de Defensa, Pedro Morenés, la devolución de otra bandera vasca que se muestra en el Museo de la Legión de Ceuta con la leyenda "arrebatada al enemigo" en la Guerra Civil.

Es una "humillación"

"¿Le parece de recibo?", espetó el diputado al ministro en una sesión de control. Para Agirretxea, es una "humillación" que el Ejército siga poseyendo y mostrando ikurriñas como "captura de guerra". El ministro se limitó a replicar que los fondos históricos que se encuentran en los Museos militares pueden ser trasladados si se solicita por su "cauce y procedimiento", pero quiso dejar claro que las banderas e insignias en estas instituciones forman parte del "patrimonio nacional" al que pueden acceder en los museos "todos los españoles". "Todos los sucesos y los recuerdos que llevan aparejados forman parte de nuestra historia común y son reliquia de la lucha entre españoles con ideas distintas o de la lucha de España con potencias extranajeras", subrayó. El PNV considera que no sólo hay ikurriñas en los museos militares y está seguro de que también hay emblemas o banderas del PSOE, de la UGT, de la CNT, del PCE y de todos aquellos que combatieron el alzamiento y la dictadura.

Un inventario para empezar a devolver

Por ello, la propuesta de los nacionalistas es realizar un "un inventario general de objetos, símbolos, banderas y material" perteneciente a instituciones, partidos políticos y centrales sindicales arrebatados en la Guerra Civil, para, en segundo lugar, clasificarlos y proceder a su devolución.
"Aunque tras la Transición se subsanaron en parte algunas de las injusticias cometidas en la Guerra Civil y en la Dictadura, existe material incautado y arrebatado a la fuerza que sigue en propiedad del Estado y que incluso se exhibe en museos e instituciones, lo que es una ofensa para la memoria histórica", sostiene el PNV.
Por último, en un tercer punto de la iniciativa, el Grupo Vasco pide que se tomen las medidas jurídicas o reglamentarias pertinentes para que la comercialización de esos símbolos y objetos que actualmente se encuentren en manos privadas quede prohibida y sea penalizada.

lunes, 14 de abril de 2014

IIª Fiesta de la Libertad 12 Abril 2014 (Cartagena)

ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA

El sábado, 12 de abril ha sido un día para la memoria y un día para la esperanza. Así lo planteó la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, que organizó durante la mañana el acto de homenaje a los caídos por la defensa de los ideales de la II República, y
por la tarde la II Fiesta de la Libertad.

Igual que el pasado año, la organización de este acto contó con el apoyo y colaboración de las distintas organizaciones democráticas de la ciudad, que refrendaron, con la presencia de sus representantes en ambos actos esta jornada de homenaje y reivindicación.

  Jornada de homenaje que comenzó a las 11 de la mañana, ante el memorial dedicado a los ejecutados por el franquismo, cartageneros o fusilados en Cartagena, con más de un centenar de personas que, tras la colocación de un ramo de flores ante el monolito, fueron depositando individualmente un total de 130 claveles ante la inscripción de los nombres de las víctimas de la dictadura, y tras la intervención de Juan Andreu, representante de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, asistieron al recitado del poema de Pablo Neruda "Los enemigos" y escucharon una canción interpretada por Vicente Palao, sobre un poema de Mario Benedetti acerca de los desaparecidos.
Tras cantar el Canto a la Libertad, el Himno de Riego y dos estrofas de la Internacional, se dirigieron hacia la rehabilitada sepultura conocida como "Fosa X", en que continúan reposando los restos de 51 fusilados y hacia la tumba de los marinos republicanos fallecidos en el crucero "Cervantes", donde depositaron sendos ramos de flores. 

A la puerta del cementerio se formó una larga caravana de vehículos que, portando banderas republicanas, recorrió varias arterias importantes de la ciudad para encaminarse hacia el local social de la Asociación de Vecinos de la Urbanización de Vecinos "Mediterráneo" , local en que esperaban los puestos con material e información de las organizaciones convocantes, y donde dio comienzo a la II Fiesta de la Libertad, con una comida fraternal a la que siguió el acto festivo con actuaciones musicales e intervenciones derepresentantes de las organizaciones convocantes, intervenciones en que se insistió en la necesidad de la lucha por la consecución de una sociedad más democrática, más justa, más libre... continuando después la fiesta hasta después de las 20,00 horas.
REPORTAJE FOTOGRÁFICO



Juan Andreu, interviniendo como representante
de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena

El poema de Josefina Pérez



La canción de Vicente Palao


Tumba de los Marinos Republicanos

Caravana republicana

Mercadillo de los Partidos y Asociaciones


Fiesta de la Libertad

En nombre de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, queremos expresar nuestro agradecimiento a todas las organizaciones participantes en esta II Fiesta de la Libertad, expresamos nuestra enorme satisfacción por vuestra presencia y participación, por el éxito que ha obtenido esta convocatoria, por la gran asistencia de demócratas a esta Fiesta de la Libertad, esta fiesta en la que celebramos, en vísperas del aniversario de la proclamación de la II República Española, la existencia de tantos españoles y españolas que continuamos creyendo en los valores democráticos, en el derecho a ejercer la libertad, y en un futuro próximo en el que se haga realidad la consecución de un mundo mejor.
Salud y República