miércoles, 15 de abril de 2015

DEMANDA CONTRA LA ALCALDESA Y EL OBISPO DE CARTAGENA

El 14 de abril de 2015, la Asociación Memoria Histórica de Cartagena ha presentado demanda penal contra Pilar Barreiro, alcaldesa de Cartagena, en la sala del Tribunal Supremo, de lo penal, por incumplimiento de la Ley de la Memoria Histórica.
En la exposición de hechos se hace referencia a las vulneraciones de la ley en las denominaciones del callejero de las distintas localidades del municipio de Cartagena.
También se hace referencia a la existencia de bustos, placas y distinciones.
En el escrito se pide al Tribunal Supremo tenga por formulada la denuncia contra doña Pilar Barreiro Álvarez por la comisión de un delito de desobediencia y denegación de auxilio del art.410.1 del Código Penal, y subsidiariamente, de la comisión de una falta contra el Orden Público del art. 634 del Código Penal, solicitando del juzgado se incoe procedimiento de falta.

Cartel de convocatoria a la concentración del 18 de abril

Coincidiendo con la presentación de esta demanda, en la misma línea del escrito también presentado por esta asociación, previo al contencioso administrativo, contra el yugo y las flechas de la Aljorra, se ha convocado una concentración por el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica para el sábado, 18 de abril, a las 12 de la mañana, frente al monumento del yugo y las flechas existente en la Plaza de la Iglesia de La Aljorra, localidad perteneciente a este municipio.
Coincidiendo con la presentación de esta demanda, en la misma línea del escrito también presentado por esta asociación, previo al contencioso administrativo, contra el yugo y las flechas de la Aljorra, se ha convocado una concentración por el cumplimiento de la Ley de Memoria Histórica para el sábado, 18 de abril, a las 12 de la mañana, frente al monumento del yugo y las flechas existente en la Plaza de la Iglesia de La Aljorra, localidad perteneciente a este municipio.




Presentación del escrito en el Ayuntamiento, el 5 de febrero


CONCENTRACIÓN:

Lugar: Frente al Monumento del Yugo y las Flechas (Plaza de la Iglesia)

Día: sábado 18 abril

Hora: 12.00h

La Aljorra (Cartagena)

lunes, 13 de abril de 2015

IIIª Fiesta de la Libertad 12 Abril 2015 (Cartagena)

ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA
El sábado, 12 de abril ha sido un día para la memoria y un día para la esperanza. Así lo planteó la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, que organizó durante la mañana el acto de homenaje a los caídos por la defensa de los ideales de la II República, y por la tarde la III Fiesta de la Libertad.
Igual que el pasado año, la organización de este acto contó con el apoyo y colaboración de las distintas organizaciones democráticas de la ciudad, que refrendaron, con la presencia de sus representantes en ambos actos esta jornada de homenaje y reivindicación.
Jornada de homenaje que comenzó a las 12.00h de la mañana, ante la fosa de Pencho Egea, joven Cartagenero asesinado por la policía en Valencia. Después nos dirigimos a la "Fosa X", en que continúan reposando los restos de 51 fusilados y hacia la tumba de los marinos republicanos fallecidos en el crucero "Cervantes", donde depositaron sendos ramos de flores.
Para terminar el memorial dedicado a los ejecutados por el franquismo, cartageneros o fusilados en Cartagena, con más de un centenar de personas que, tras la colocación de un ramo de flores ante el monolito, fueron depositando individualmente un total de 130 claveles ante la inscripción de los nombres de las víctimas de la dictadura
Tras cantar el Canto a la Libertad, el Himno de Riego..
A la puerta del cementerio se formó una larga caravana de vehículos que, portando banderas republicanas, recorrió varias arterias importantes de la ciudad para encaminarse hacia el local social de la Asociación de Vecinos de la Urbanización de Vecinos "Mediterráneo" , local en que esperaban los puestos con material e información de las organizaciones convocantes, y donde dio comienzo a la III Fiesta de la Libertad, con una comida fraternal a la que siguió el acto festivo con actuaciones musicales e intervenciones de representantes de las organizaciones convocantes, intervenciones en que se insistió en la necesidad de la lucha por la consecución de una sociedad más democrática, más justa, más libre... continuando después la fiesta hasta después de las 20,00 horas.

REPORTAJE FOTOGRÁFICA

domingo, 5 de abril de 2015

ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA

IIIª FIESTA DE LA LIBERTAD (Cartagena 2015)


MHCT

El domingo 12 de abril celebramos la FIESTA DE LA LIBERTAD, a la que invitamos a todo/as los ciudadanos y ciudadanas amantes de la democracia y de la LIBERTAD.
PROGRAMA:
12.00h: Cementerio Ntra. Sra. de Los Remedios:
Homenaje a las Víctimas por la Libertad (frente al memorial de los republicanos fusilados)
A continuación nos dirigiremos en caravana a la AA.VV. de la Urbanización Mediterráneo, donde a partir de las 14.00h tendrá lugar la FIESTA DE LA LIBERTAD, comenzando por la comida de fraternidad (habrá servicio de bar).
Seguiremos con intervenciones de las organizaciones convocantes.
Disfrutaremos de actuaciones musicales, cantautores, recital de poesia y continuara la fiesta hasta el atardecer.
OS ESPERAMOS

Día: 12 abril 2015
Hora: 12.00h
Lugar: Cementerio Ntra Sra. de Los Remedios 
(Sta Lucia)
Cartagena

Hallan en Burgos, los restos de veinte fusilados durante la guerra civil

El monte de Estépar, un pequeño pueblo situado a apenas 21 kilómetros de la capital burgalesa, ha sacado a la luz veinte nuevos cuerpos de personas que fueron fusiladas en este lugar durante los primeros meses de la Guerra Civil. Las labores de exhumación que lidera el equipo del antropólogo forense Francisco Etxebarría y que coordina el arqueólogo de la Universidad de Burgos Juan Montero han permitido localizar una nueva fosa en la que se esperaban encontrar unos quince cadáveres y en la que, presumiblemente, puede haber en torno a una veintena.

02PRN201504290634--575x323Fosa común en Estepar, Burgos. / Ricardo Ordóñez-Ical
L. SIERRA | BURGOS
Ocho meses después de que se localizaran 76 cuerpos en distintas fosas del monte de Estépar- considerado por los historiadores como uno de los puntos negros del franquismo y el lugar en el que perecieron cerca de 300 personas- la Coordinadora por la Recuperación de la Memoria Histórica de Burgos, con el apoyo de la ciudadanía que ha colaborado en una campaña de crowfounding, ha vuelto a impulsar nuevas labores de exhumación «para devolver la dignidad a finados y a los familiares que llevan esperándoles tantos años».
02PRN201504290635--575x323/ Ricardo Ordóñez-Ical
El resultado es visible a pie de fosa. Junto a una veintena de casquillos de Mauser -el arma de fabricación alemana que utilizaban los falangistas en sus conocidos ‘paseos’- se encuentran una veintena de cuerpos apilados en posturas forzadas borrados del mapa en aquellos meses del 36. Setenta y nueve años después, un grupo de voluntarios se afana en devolverles la identidad con el ánimo de que puedan reencontrarse con los suyos una vez sean identificados. Tarea nada fácil.
Juan Montero contempla junto con Paco Extebarria los primeros hallazgos. La mujer de Extebarria, una de las voluntarias, acaba de encontrar junto a uno de los restos lo que parece ser un tubo de crema o dentífrico de una conocida marca de la época. «Lo traerían del penal de Burgos porque una vez les metían en la cárcel les quitaban todo. Es pequeño, parece de uso unipersonal y éste se lo trajo consigo en uno de sus bolsillos», destaca.
Hallar utensilios y objetos personales es «fundamental» para saber de quiénes son los restos hallados. «Por el momento solo hemos encontrado botones y un mondadientes que pudo estar en uno de los bolsillos del traje de una de las personas fusiladas», destaca Extebarria, que entiende que se trata de elementos comunes que aportan muy poca información. Por el momento, ni rastro de anillos de boda, cadenas u otras señas capaces de firmar apellidos o ser identificadas por sus seres queridos.
Desde el penal de Burgos
Muchas de las personas que perdieron la vida en el monte de Estépar llegaron desde el penal de Burgos. La corta distancia de la cárcel franquista con el pueblo propició la proliferación de sacas a esta zona. «En Estépar, los vecinos escuchaban los disparos y todos sabían que aquí era donde mataban a los de la cárcel de Burgos», relata una vecina.
Sin embargo, hasta estos parajes también fueron a parar vecinos de la comarca o pueblos cercanos poco después de ser señalados como cómplices del bando republicano. Maestros, alcaldes o simples agricultores perdieron la vida en un entorno que hoy se encuentra junto a las obras de la Alta Velocidad, en el tramo que une Valladolid con Burgos.
Aunque las cifras bailan según se hable con unos u otros historiadores, se estima que las fosas comunes de Estépar contengan los cuerpos de entre 300 y 400 presos del penal. Entre los nombres de quienes se cree que perecen en esta zona se encuentra una figura muy ligada en la ciudad de Burgos, la del compositor Antonio José.
El reconocido músico burgalés Antonio José Martínez Palacios, de 33 años, fue fusilado el 11 de Octubre de 1936 en las proximidades de Estépar. Así lo recogen las crónicas del momento, que estiman que el cuerpo sin vida del folclorista yace junto al de su hermano Julio. Ambos fueron detenidos el 7 de agosto en su domicilio de Burgos por un pelotón de falangistas y conducidos al penal de la capital burgalesa donde entraron en contacto con muchos de los hombres que corrieron la misma suerte que ellos. Los restos del célebre compositor aún no han sido identificados.
Identificar, dura tarea
Si complejo es el trabajo a pie de fosa poco menos lo es en el laboratorio, además de costoso. Así lo reconoce Montero quien entiende que «los trabajos de identificación son muy caros» y requieren de fondos por parte de las «administraciones competentes». «Nosotros y los familiares sufragamos por justicia las labores de exhumación, hacer lo mismo con las de identificación es imposible», aclaró el arqueólogo.
Para llevar a cabo esta empresa resulta crucial hablar con los familiares de los finados. «Les entrevistamos para que nos den datos, nos digan cuándo creen que fueron fusilados, nos indiquen rasgos físicos e incluso la vestimenta que pudieron llevar el día en que fueron fusilados», determina el responsable. Con los datos los miembros de la Sociedad de Ciencias Aranzadi unen una a una las piezas de un puzzle para cerrar un capítulo de la vida de aquellos que perdieron la vida en la contienda civil de los años 30.
En esta última exhumación no se han acercado casi familiares por lo que se estima que la identificación sea, si cabe, más complicada. «Algunos no se han enterado y otros prefieren esperar a que cotegen las pruebas de ADN para no hacerse demasiadas ilusiones», indicó uno vecino de la capital, que recorre desde hace años con su esposa las fosas comunes en recuerdo de su abuelo, fusilado en la guerra, y a quien ya pudo localizar «gracias a la labor de las Asociación por la Recuperación de la Memoria Histórica». «Venimos para dar apoyo a las familias, por si sirve de algo igual que hicieron con nosotros», confiesa.
Con los restos hallados estos días, la cifra de cuerpos encontrados rondaría el centenar. «Es un logro», indican algunos de los voluntarios, conscientes de que se «está consiguiendo recuperar un trozo olvidado de la historia de España». Sin embargo, ahora resta identificar a todos esos cuerpos, lo más complicado. Montero explicó que el resultado se alargará varios años porque es «complicado» dar con los familiares por el tiempo que ha pasado desde que estas personas fueron fusiladas y el elevado coste que tienen las labores de identificación de los cadáveres. «De los 76 que sacamos en la anterior campaña aún no sabemos quiénes son ninguno de ellos», destacó.
De ahí que voluntarios y familiares reclamen «más ayudas» a «quienes tengan que ayudar»- en una clara alusión a las administraciones local y regional, además de estatal- al considerar que «es justo» que España deje de «mirar hacia otro lado» y cierre, de una vez por todas, un capítulo de su historia más reciente.
02PRN201504290636/ Ricardo Ordóñez-Ical

RESCATADOS DEL OLVIDO DE LA FOSA COMÚN

BURGOS// Una mujer con gafas de sol y emoción contenida mira en silencio cómo limpian con sumo cuidado y mimo los restos que podrían ser de su abuelo. Se encuentra de pie, silente, al filo de la cuarta fosa común que exhuman en Monte Estépar, un lugar inhóspito a 20 kilómetros de Burgos donde se cree que pueden yacer más de 300 represaliados republicanos fusilados entre julio y octubre de 1936 mientras era gobernador civil el general Fidel Dávila Arrondo.

04 DE ABRIL DE 2015 – ANTONIO MAESTRE
El pequeño promontorio situado cerca de los pueblos de Estépar y Quintanilla era el lugar en el que asesinaban a sangre fría y con premeditación a todo aquel sospechoso de no ser afecto al bando nacional y portar el gen rojo. En los terrenos yermos, adornados con algunos árboles que vigilan los restos, descansan agolpadas las personas que llegaron a esas tierras en sacas provenientes de falsas liberaciones de la prisión de Burgos, o de paseos que la Guardia Civil y las brigadas falangistas hacían en los pueblos cercanos a la colina.
La exhumación de la fosa está promovida por la Coordinadora Provincial de la Memoria Histórica de Burgos  en colaboración con la Sociedad de Ciencias Aranzadi, presidida por el antropólogo Francisco Etxebarría, que es el encargado de dirigir los trabajos.
La excavación de los restos se ha financiado gracias a un crowdfunding y el apoyo de un colectivo de artistas llamado Espacio Tangente, que con una exposición logró los fondos necesarios para retomar las excavaciones en el Monte de Estépar.
Lourdes Sánchez, presidenta de la Coordinadora, se lamenta de que los fondos logrados, a pesar de haber sido un éxito, harán muy difícil que los restos recuperados puedan ser identificados y entregados a las familias para que les den el final digno que consideren. Los trabajos de identificación son muy costosos y de una dificultad extrema teniendo en cuenta que las exhumaciones se hacen a petición de 30 familias y en las fosas se estima que puede haber más de 300 cuerpos, de los que se han recuperado tan sólo 70.
Captura-de-pantalla-2015-04-03-a-las-22.40.31
Las excavaciones en el Monte Estépar comenzaron el pasado verano, allí se localizaron cuatro fosas pero sólo pudieron levantarse tres. La excavada esta Semana Santa es la que quedaba sin abrir. En 2014 se recuperaron 70 cuerpos, todos ellos de varones. En la exhumada este viernes no se sabrá cuántos cuerpos puede haber hasta que finalicen los trabajos. Lourdes  cuenta a La Marea que cuando comenzaron el jueves, se vislumbraban siete cuerpos. Un día después, ya pueden ser 17.
La disposición de las fosas hace pensar a los investigadores que Monte Estépar era el lugar elegido para un plan sistemático de eliminación de los ciudadanos más progresistas de la región. Lourdes Sánchez considera, muy a su pesar, que no podrán levantar todas las fosas que saben que existen en el lugar porque se han removido las arenas para trabajos de construcción y una cristalera que había cerca de la zona.
En una de las áreas donde se sabe que hubo fusilamientos se usaron las tierras para la construcción de la carretera de Valladolid a Burgos en los años 80, a pesar de que durante las labores de movimientos de tierras se encontraron huesos. Se desconoce qué se hizo con los restos hallados. Pueden haber sido destruidos o formar parte de la autovía que une las dos ciudades castellano-leonesas.
Entre los represaliadoss en Monte de Estépar se encuentran personajes conocidos de la región como el músico y compositor que dirigía el Orfeón de Burgos, Antonio José Martínez Palacios, que fue asesinado el 7 de octubre de 1936 junto a otras 23 personas mientras cogía la mano de su amigo Antonio Pardo Casas, que era director de la revista Burgos Gráfico.
Su hermano, Fernando Pardo Casas, de 92 años, contaba hoy a los compungidos asistentes que escuchaban su relato, cómo de niño su madre le contó lo que ocurrió aquella fatídica noche en la que se llevaron a Antonio: “Había un ambiente muy crispado y mucho enfrentamiento… Llamaron a la puerta dos guardias civiles con mosquetones. Ella ya estaba con el temor de que iba a ocurrir algo fatídico y nos contaba que tenía la tentación mental de coger un mosquetón y acabar con ellos porque sabía lo que harían con su hijo”.
El hermano de Fernando fue llevado a la cárcel de Burgos y estuvo interno unos dos meses. Ellos nunca supieron cuál fue el destino de su familiar porque jamás nadie les notificó su muerte. “Yo no busco odio, sólo quiero enterrarle”, así acabó el relato Fernando Pardo entre sollozos, propios y también de aquellos que escuchaban la súplica de justicia del hermano del represaliado.
Captura-de-pantalla-2015-04-03-a-las-22.45.29
Las vainas de los rifles Mauser que los miembros de Falange Española usaron para acabar con la vida de Antonio, Fernando y sus 22 compañeros han sido halladas junto a los restos de los cuerpos que yacen sin nombre uno encima de otro, sepultados por años de olvido y desprecio, hasta que la lucha de gente anónima ha recuperado una parte de la dignidad que quisieron arrebatarles aquellas noches frías de 1936 en los páramos de Burgos.

Cádiz: Ayuntamiento autoriza las 18 exhumaciones solicitadas por la Dirección General de Memoria Democrática

Proponen asimismo a la Consejería de Salud de la Junta de Andalucía la clausura definitiva del cementerio de San José


img_0644
Cementerio de San José (Cádiz)

31/03/2015 – EUROPA PRESS, CÁDIZ
El portavoz del equipo de gobierno del Ayuntamiento de Cádiz y vicepresidente de Cemabasa, Ignacio Romaní (PP), ha informado de que la Junta de Gobierno Local ya había autorizado las exhumaciones solicitadas por la Dirección General de la Memoria Democrática de la Junta de Andalucía, y que permitirá exhumar los restos de las 18 víctimas de la Guerra Civil y la Posguerra que ha localizado en el cementerio de San José.
De esta manera, el Ayuntamiento da respuesta al procedimiento previsto por la Dirección General de la Memoria Histórica que enviará “en breve” una carta solicitando el permiso para la intervención en el camposanto, según explica el Consistorio en una nota.
Detalla que esta actuación se sustenta a través del artículo 3 de la Orden, de 7 de septiembre de 2009, por la que se aprueba el Protocolo Andaluz de actuación de exhumaciones de víctimas de la Guerra Civil y la Posguerra, donde “será responsable de las actividades de recuperación de la memoria histórica que incluyan exhumaciones, en el caso de actuaciones específicas, la consejería competente en virtud de la materia”.
Por ello, el Ayuntamiento, siguiendo con sus intenciones de llevar a cabo la clausura del cementerio, incluye en su acuerdo de gobierno “proponer a la Delegación Territorial de la Consejería de Igualdad, Salud y Políticas Sociales de la Junta de Andalucía la clausura definitiva del cementerio de San José”.
Asimismo, insiste en que “los trabajos de recogida y traslado de restos, una vez clausurado definitivamente el cementerio, no podrán interferir o afectar en modo alguno a los trabajos de indagación, localización y delimitación de las fosas de víctimas del golpe militar o de la represión de la dictadura franquista situadas en el cementerio de San José de Cádiz”.
Incide en que en el acuerdo aprobado por la Junta de Gobierno Local se incluye también conceder a la Dirección de la Memoria democrática la autorización para la realización de las actuaciones específicas propuestas y aprobadas en la Orden 25 de julio de 2014, condicionada, en todo caso, al cumplimiento de los requisitos exigidos por las disposiciones legales y reglamentarias reguladoras de la materia en cuestión.
Esto supone, según indica, la correcta publicación de la ejecución de las actuaciones específicas que permita el efectivo conocimiento por parte de los particulares afectados; así como la obtención de las autorizaciones familiares y/o judiciales correspondientes. SOS BEBÉS ROBADOS
Romaní insiste en que si la Junta “sigue sin querer clausurar el cementerio de San José, deja totalmente desamparado al colectivo de SOS Bebés Robados”.
Al respecto, recuerda que la clausura del cementerio de San José está sustentada en que “es la Delegación Provincial de Salud el órgano competente para ello, tal y como lo indica el artículo 48 del Reglamento de Policía Sanitaria-Mortuoria, decreto 95/2001 de 3 de abril”.
Destaca que dicho artículo dice exactamente que, “finalizados los trámites anteriores, el delegado provincial de Salud dictará resolución autorizando la clausura definitiva, pudiendo ser exhumados de oficio los restos cadavéricos existentes”, tras la clausura.
Apunta que la Asociación SOS Bebés Robados, que en un primer momento estaba realizando las exhumaciones previa autorización judicial, ahora se encuentra con que “ni los jueces autorizan más exhumaciones, justificando que no es viable por la cadena de custodia, y con que la Delegación Provincial de Salud sigue sin clausurar el cementerio”.
Por ello, “al no clausurar ni darle el amparo legal, impide directamente que desde el Ayuntamiento podamos dar la autorización para llevar a cabo las exhumaciones que han solicitado” por parte de la citada asociación.

‘Crowdfunding’ para conseguir derribar la cruz falangista de Vigo

La Asociación Viguesa pola Memoria Histórica do 36 venderá “bonos de ayuda” de dos, cinco y diez euros

Cruz O. Castro


InfoLibre, 29/03/2015

La Asociación Viguesa pola Memoria Histórica do 36 venderá “bonos de ayuda” de dos, cinco y diez euros para financiar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional
“No se pueden juntar víctimas y verdugos bajo un mismo símbolo”, apunta a este diario el presidente de la asociación, Telmo Comesaña
ÁLVARO SÁNCHEZ CASTRILLO
La Asociación Viguesa pola Memoria Histórica do 36 pondrá a la venta, durante los meses de abril y mayo, “bonos de ayuda” con el fin de recaudar los 3.000 euros necesarios para continuar su contienda judicial contra el Ayuntamiento de Vigo, gobernado por el PSdeG-PSOE, que se niega a derribar el monumento de exaltación franquista conocido como Cruz do Castro, una construcción de 12 metros de altura erigida por la Falange en 1959. “Para recaudar el dinero que necesitamos haremos una colecta ciudadana poniendo en circulación bonos de ayuda de 2, 5 y 10 euros”, apuntó este domingo la asociación en un comunicado.
El pasado mes de septiembre, el Juzgado de lo Contencioso-Administrativo número 2 de la ciudad gallega falló a favor de los demandantes y ordenó al consistorio retirar “de forma inmediata” el monumento por considerarlo un elemento de “exaltación propagandística de la sublevación golpista, de los vencedores de la Guerra Civil y de la represión franquista posterior”. La sentencia judicial [consultar aquí en PDF] rechazaba que la cruz tuviera algún significado religioso. Por el contrario, destacaba que las cruces de los caídos levantadas durante el franquismo en toda España “surgieron siempre a iniciativa de Falange, al margen de la opinión del clero y de la autoridades eclesiásticas”. De hecho su promoción obedeció, según el magistrado, a “la incorporación de los símbolos católicos tradicionales al ceremonial político fascista”.
El juzgado consideró, por lo tanto, que la presencia de esta cruz contravenía la Ley de Memoria Histórica, que establece en su artículo 15.1 que “las Administraciones Públicas, en el ejercicio de sus competencias, tomarán las medidas oportunas para la retirada de escudos, insignias, placas y otros objetos o menciones conmemorativas de exaltación, personal o colectiva, de la sublevación militar, la Guerra Civil y de la represión de la dictadura”.
Sin embargo, el Ayuntamiento de Vigo, gobernado por el alcalde socialista Abel Caballero, recurrió esta sentencia ante el Tribunal Superior de Justicia de Galicia (TSXG), que se pronunció el pasado mes de febrero dando la razón al consistorio, con el voto en contra de la magistrada Cristina María Paz Eiroa. El alto tribunal revocó la sentencia del juzgado de Vigo por considerar que ese monumento ya no tiene el significado original de exaltación de los héroes del bando franquista de la Guerra Civil, y que está “desprovista de toda simbología fascista”. Según el TSXG, “no puede compartirse que siga teniendo ese componente de exaltación”, ya que ha desaparecido su “carga política”. “Puede ser contemplada como un elemento religioso, aunque no fuese su significado originario, puesto que es evidente que se trata de una cruz latina”, rezaba la resolución, que añadía que “ha de conservarse esa memoria”.
Tras la decisión del Tribunal Superior, la Asociación Viguesa pola Memoria Histórica do 36 estuvo a un paso de abandonar. Tras conocer la sentencia, hicieron pública su decisión de “no solicitar un recurso de amparo ante el Tribunal Constitucional” por “la dificultad del mismo y por el coste económico que supondría”, algo que no podían afrontar porque, según aseguró a infoLibre el presidente de la asociación, Telmo Comesaña, habían consumido “todos los fondos” de los que disponían “durante el proceso judicial”.
“No dejamos de escuchar voces durante este tiempo que nos animaban a seguir, a no darnos por vencidos”, aseguró Comesaña este domingo a infoLibre. Y añadió que, “sin ninguna duda”, van a conseguir recaudar “el dinero” que necesitan para “interponer el recurso ante el Constitucional”. Apuntó que no tienen pensado trasladar este crowdfunding a Internet, pero reveló que si se ven “apurados” no dudarán en “proponer a otras asociaciones por la memoria histórica de España que vendan estos bonos de ayuda”. “Confiamos en la sociedad”, reiteró.
“No se pueden juntar víctimas y verdugos”
Por su parte, Abel Caballero ha negado en reiteradas ocasiones que la Cruz do Castro sea un símbolo franquista. “No hay un sólo símbolo franquista en la ciudad”, se limitó a decir el alcalde el pasado mes de septiembre, tras conocer la sentencia que obligaba al Ayuntamiento a derruirla. La estrategia del regidor se basa en un acuerdo plenario adoptado por unanimidad de todos los grupos (socialistas, centristas, comunistas y nacionalistas) en 1981. Dicho acuerdo modificó la finalidad de la cruz, convirtiéndola en un monumento a todos los caídos durante la Guerra Civil y la dictadura.
“No se pueden juntar víctimas y verdugos bajo el mismo símbolo. En este caso estamos ante un símbolo del fascismo”, argumenta Comesaña al respecto. El presidente de la asociación recordó que su padre, socialista y secretario de una asociación durante la Segunda República, no murió “en una guerra”, sino que fue “asesinado por el franquismo”. “No podemos permitir las canalladas del alcalde. Se están mancillando las siglas del Partido Socialista Obrero Español”, sentenció.