martes, 7 de julio de 2015

CAMBIOS EN EL CALLEJERO DE MADRID, ¿CAMBIOS EN EL CALLEJERO DE CARTAGENA?



La Asociación Foro por la Memoria Democrática pide cambios urgentes en el callejero de Madrid

Según la agencia EFE, varias asociaciones defensoras de la Memoria Histórica y el PSOE han celebrado la iniciativa del Ayuntamiento de Madrid de retirar los nombres franquistas del callejero como un "paso necesario" hacia el fin de la impunidad, una decisión que -dicen- debe incluir calles nombradas en años recientes.

El Ayuntamiento de Madrid anunció este lunes que quiere que en la capital de España se cumpla la Ley de la Memoria Histórica, promulgada en octubre de 2007, y para ello se propone cambiar nombres del callejero vinculados a la Dictadura (1939-1975) del general Francisco Franco.
 
Manifestación ante el yugo y las flechas de La Aljorra

También la Asociación MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA
 viene pidiendo reiteradamente cambios en el callejero de Cartagena

Ojalá cunda el ejemplo de Madrid y en todos los lugares de España desaparezcan, de una vez por todas, las denominaciones que exaltan la dictadura y honran a los asesinos fascistas.

La Asociación Memoria Histórica de Cartagena, desde su fundación, se ha dirigido repetidas veces a la antigua corporación municipal en demanda de que sean suprimidas las denominaciones franquistas del callejero de la ciudad, sin obtener jamás respuesta favorable a esa reivindicación, como tampoco la ha obtenido a las múltiples manifestaciones que ha llevado a cabo en la vía Pública

Manifestación ante el busto de López Pinto


Pero esto no nos desanima, sino que continuaremos luchando por conseguirlo, y demandaremos del poder municipal, cuantas veces sea preciso, respuesta a nuestra exigencia de cumplimiento a este aspecto de la Ley de Memoria Histórica.
Esperemos que el nuevo Ayuntamiento, surgido de las últimas elecciones, manifieste una mayor sensibilidad que la que mostró el presidido por Pilar Barreiro.

Petición de que se retiren los nombres y símbolos fascistas


¡FUERA NOMBRES Y SÍMBOLOS FASCISTAS DE NUESTRAS CALLES!

Relación de nombres, bustos y placas con simbología fascista que solicitamos desaparezcan de nuestro callejero:

Calle con nombre de un fascista

Calle con nombre de un fascista


CALLEJERO: LAS PLAZAS ALMIRANTE BASTARRECHE Y GENERAL LÓPEZ PINTO. BARRIO DE LA CONCEPCIÓN: AVENIDA PIO XII. BARRIO PERAL: CALLES AVIADOR FRANCO, BELCHITE Y BRUNETE. LOS BARREROS: CALLE MECÁNICO RADA. LOS DOLORES: CALLE JOSÉ ANTONIO. SAN ANTONIO ABAD: CALLE ANTONIO RAMOS. SANTA ANA: CALLES GARCÍA MAROTO, GENERAL MARTIN ALONSO, GENERAL MILLAN ASTRAY, GENERAL ORGAZ, GENERAL SALIQUET, GENERAL SERRANO MONTANER, GENERAL SOLCHAGA Y GENERAL VARELA. EL ALBUJÓN: CALLES CAPITÁN CORTÉS, CAPITÁN HAYA, GENERAL ALONSO VEGA, GENERAL CABANELLAS, GENERAL DÁVILA, GENERAL FANJUL Y GENERAL MOSCARDÓ. EL BEAL: PLAZA DE LOS CAIDOS. EL LLANO DEL BEAL: CALLE DE GENERAL VIVES Y PLAZA HOGAR DEL PRODUCTOR. LA ALJORRA: CALLES JOSÉ ANTONIO Y DE FRANCISCO BERNAL LA PALMA: CALLE ANTONIO RAMOS. POZO ESTRECHO: CALLE DE ANTONIO RAMOS. LA PUEBLA: AVENIDA DEL GENERALÍSIMO. LOS URRUTIAS: CALLE RAMOS CARRATALÁ, LOS NIETOS: AVENIDA DE JOSÉ ANTONIO. LOS BELONES: CALLES MUÑOZ GRANDES Y DEL GENERAL MOLA.

Busto al asesino Bastarreche

Busto al asesino López Pinto


BUSTOS: ALMIRANTE BASTARRECHE (situado en la plaza del mismo nombre) Y GENERAL LÓPEZ PINTO (situado en la plaza del mismo nombre). 

PLACAS: DELEGACIÓN DE SINDICATOS (Bda. San Fulgencio, Avada. de los toreros). JOSÉ ANTONIO PRIMO DE RIVERA, ANTONIO PASCUAL NAVARRO Y FRANCISCO BERNAL NAVARRO (Pl. de la Iglesia de La Aljorra). A LOS CAÍDOS POR ESPAÑA (Pl. de la Iglesia de La Aljorra, en el monumento). LLAMAMIENTO A LA DISCIPLINA DE FRANCISCO FRANCO (Parque de Artillería). AULA DE LA CAM “ANTONIO RAMOS CARRATALÁ” (Calle Mayor).

Yugo y flechas en La ajorra


 MONUMENTO: A LOS CAÍDOS POR ESPAÑA (Pl. de la Iglesia de La Aljorra)

NOMBRES DE CENTROS HONORES Y DISTINCIONES: Medalla de la ciudad al Almirante Bastarreche, y de otras condecoraciones y distinciones incumplen también el precepto legal.

Guión de Franco que procesiona la cofradía california

     


lunes, 6 de julio de 2015

NUEVA JUNTA DIRECTIVA DE LA ASOCIACIÓN MEMORIA HISTÓRICA DE CARTAGENA


El pasado día 25 de junio tuvo lugar la  Asamblea Extraordinaria de la Asociación Memoria Histórica de Cartagena, convocada para la elección de nueva junta directiva, que quedó constituida con los siguientes miembros:

Josefa Martínez López, presidenta.
Josefa Pérez García, vicepresidenta.
Bernardo A. Sánchez Muñoz, secretario.
Esperanza Vildarraz Iribarren, tesorera.
Enrique J. Nicolás Paredes, vocal.
Juan Andreu Poveda, vocal.
Guillermo Vignote Mingorance, vocal.
Pedro del Palacio Torralba, vocal.
José Ramón Berman García, vocal.
Rodrigo García Gómez, vocal.
Francisco Carrión Muñoz, vocal.

-        Estos miembros, algunos/as de los/as cuales, ya formaron parte de la junta directiva anterior, continuarán llevando a cabo la gestión de la Asociación en la ciudad de Cartagena, en el esfuerzo de llevar a los cartageneros y cartageneras el conocimiento de la verdad de los hechos de nuestra historia reciente, en el homenaje hacia aquellas personas que lucharon desde el 1936 por la defensa de las libertades y fueron represaliadas por el régimen dictatorial, y en la lucha por la consecución para ellas de la Verdad, Justicia y Reparación.

  Confiamos en que la andadura de la Asociación sea fructífera y pedimos a los/as asociados/as y simpatizantes que lleven a la nueva junta las sugerencias que consideren oportunas para el buen discurso de esta andadura. 

jueves, 2 de julio de 2015

LA SIMA DE EL RASO: DE MATADERO A SEPULTURA

JORNADA DE EMOCIONES AYER EN URBASA, DONDE SE REINHUMARON LOS RESTOS DE LOS ASESINADOS EN 1936 TRAS VERIFICAR SUS IDENTIDADES
urbasa7.jpg_20150628180841_20440_1
Amaia Urkijo, de espaldas, se dirige a los familiares, situados tras los pequeños contenedores con los restos de los asesinados en 1936. (R.USÚA)

UN REPORTAJE DE R.USÚA – LUNES, 29 DE JUNIO DE 2015
Hoy debe ser un día gozoso porque, tras casi 79 años, vamos a convertir un matadero en una sepultura dignificando lo que hay ahí arriba. Hoy ganamos y sabemos que ha merecido la pena el trabajo hecho”. Con estas palabras, de Balbino García de Albizu Jiménez, comenzó ayer en el Colegio Público Las Améscoas, en Zudaire, una jornada cargada de emociones y en la que se reunieron alrededor de 150 personas incluyendo los familiares de los asesinados en septiembre de 1936 cuyos restos se encontraron en la sima de El Raso, en Urbasa, en 2013, así como los distintos colaboradores, muchísimos, que ha tenido este proyecto estos años.
El objetivo no era otro que explicar todo el proceso y, una vez identificados los restos, reinhumarlos en la sima por deseo expreso de las familias, salvo los de Joxe Urbizu, que se inhumaron hace unos días en su localidad natal, Zegama.
García de Albizu, coordinador y la pieza angular de todo el proyecto en su posición además de nieto de uno de los asesinados, explicó la cronología de los hechos desde que en 1936 fueran asesinadas diez personas y sus cuerpos se arrojasen a la sima. Recordó cómo hace más de 60 años el estellés Eugenio Roa, también presente ayer, bajó a la sima sin apenas medios y descubrió que había restos de más de tres personas, como se pensaba hasta entonces. “Vio lo que había y lo pasó muy mal. Había oído hablar, pero se encontró que había más restos de los previstos”, recordó.
Esa información sirvió para que, años después, Mercedes, hija de uno de los asesinados (Balbino García de Albizu Usarbarrena) contactase con familiares de las otras dos víctimas conocidas (Gregorio García y Balbino Bados) y decidiera cerrar la sima y colocar una lápida con sus nombres.
También el coordinador destacó la infatigable labor de José Mª Jimeno Jurío en la búsqueda de documentación, entre otros, y cómo en 2010 una serie de circunstancias aceleraron todo el proceso. Se aprobaron mociones en cuatro ayuntamientos de Améscoa, en 2012 se realizó un homenaje en Eulate y en Urbasa, y paralelamente el Ayuntamiento de Eulate y el propio García de Albizu solicitaron los permisos para las exhumaciones.
De la mano de la Sociedad de Ciencias Aranzadi y la dirección de Paco Etxeberria y Lourdes Herrasti, en marzo de 2013 empezaron a realizarse los trabajos de exhumación, encontrándose restos de un total de diez personas. Este recordó que queda por conocer la identidad de uno de ellos, aunque tienen pistas y van a seguir investigando. “Gracias a todo el trabajo hecho, otras seis familias saben dónde están los suyos. Así que hoy cerramos parte del ciclo”, dijo García de Albizu.
IDENTIFICACIÓN Los nueve identificados hasta el momento son: Balbino Bados García, Balbino García de Albizu Usarbarrena y Gregorio García Larrambebere (los tres que ya se conocían), así como Narciso Artola Razquin, Paulo Garciandía Arín, Joxe Urbizu Berasategi, Clemente Araña Miguel de Echarri, Andrés González Lorente y Antonio Maiza Miranda.
Herrasti, de Aranzadi, fue la encargada de desgranar ayer cómo fue el proceso de exhumación e identificación de los restos en una sima de 20 metros de altura. Dio algunos detalles del informe antropológico forense que ponen los pelos de punta, como que se hubiesen encontrado restos de cinco perros, supuestamente bajados hasta la sima (no presentaban fracturas de una caída desde tanta altura), para devorar los cuerpos. También señaló que todos ellos recibieron al menos un disparo en la cabeza (dos de ellos dos) y otro también en el tórax, parece ser que al no querer apearse del coche una vez secuestrado.
La investigación histórica aportó muchas pistas para hacer más sencillo el cotejo del ADN y en el caso de las víctimas, las muestras genéticas se tomaron de los dientes. “Los restos estaban tan diseminados por la sima que hubo que recomponer los esqueletos, ya que los perros los habían movido”, dijo Herrasti.
Agregó además que se encontraron también algunos, pocos, objetos personales y hasta una granada defensiva, cuyo origen se desconoce pero que en 2013 fue explotada de forma controlada fuera de la cavidad por el Grupo de Artificieros de la Guardia Civil.
LA REINHUMACIÓN El duro relato de los hechos concluyó en el colegio y los asistentes se trasladaron hasta la sima, donde tuvo lugar la reinhumación de nueve de las diez víctimas (una de ellas, como se ha dicho, sin identificar). Fue un acto repleto de emoción, bajo un sol de justicia, y donde el equipo de Aranzadi se encargó de colocar los restos, -cada uno en su propia caja- tapados por un plástico dentro de la sima.
Cada familia se despidió de los suyos y, al acabar, llegó el momento de las flores que los presentes quisieron dejar allí, para la eternidad, antes de que se cierre la sima definitivamente. La idea es ahora colocar una nueva lápida, que se sume a la que existe, incluyendo los nombres del resto de víctimas.
También algunos familiares se animaron a hablar, dando las gracias especialmente a García de Albizu por su labor. Una de ellas, y que ha colaborado prolijamente en el proyecto, fue Amaia Urkijo. “Balbino, lo que has hecho te lo agradeceré toda la vida y sin ti esto no hubiera sido posible”. Después, explicó que había pasado unos días difíciles y agregó que cuando se identificó a su abuelo tuvo una mezcla de sensaciones. “Por un lado, mucha alegría por encontrarle por fin, pero por el otro, rabia por el engaño, ya que mi familia toda la vida había vivido engañada, no pensábamos que estaba en esta sima”, agregó. Ahora tiene otro reto, y es encontrar a su otro abuelo, que también fue asesinado y todo indica que sus restos están cerca de allí, en Otsoportillo.
A Urbasa acudieron, entre otros colaboradores del proyecto, Edurne Albizu, María Jesús Fernández, Javier García de Eulate, Jaxin Gómez, Luken Goia, Pello Iraizoz, César Layana, Lourdes Lekuona, José Antonio Luquin, Gerardo Murguialday, Mari Carmen Ollo, Carmelo Urra, Diego Urra, Juan Carlos Urra o Roldán Jimeno. Jimeno también quiso dedicar unas palabras. “Mi aita, que junto a otras personas hizo lo que pudo para investigar estos sucesos, hubiera estado feliz y muy orgulloso si hubiera podido ver este momento, este punto y final”, dijo antes de aseverar que “estamos delante de una lápida que puede ser una de las primeras muestras de Memoria Histórica del Estado”.
Esta historia, con todos sus detalles, formará pronto parte del quinto volumen de la obra Conociendo el pasado amescoano, de García de Albizu, un monográfico que hablará sobre los represaliados en el valle dedicando un capítulo a los hechos acaecidos en la sima: El matadero de Urbasa.

Valle de los Caídos: familiares de cuatro víctimas piden en la ONU la exhumación de sus restos

Aseguran tener constancia de que fueron enterradas primero en fosas comunes y trasladadas después al mausoleo franquista



Valle de los Caídos


Infolibre, 30/06/2015

Gabriel Arias Aseguran tener constancia del lugar exacto en que fueron enterradas primero en fosas comunes y trasladadas después al mausoleo franquista en su inauguración

Antonio, José, Manuel y Aquilino fueron ejecutados tras ser perseguidos por su ideología o murieron en la contienda

Este miércoles se registrarán ante el Comité contra las Desapariciones Forzadas de la ONU tres peticiones para exhumar los restos de cuatro personas que fueron enterradas en el Valle de los Caídos. Sus familiares han decidido recurrir a la justicia internacional ante la negativa española de investigar y proceder a la devolución de los restos a sus familiares.

La primera denuncia se presentó en un juzgado de instrucción de El Escorial el 20 de noviembre de 2012. Al ser inadmitida, los familiares recurrieron esta decisión ante la Audiencia Provincial de Madrid y, finalmente, en el Tribunal Constitucional, que rechazó el recurso al considerar que no se había vulnerado ningún derecho fundamental. Sin embargo, las familias elevaron su causa al Tribunal Europeo de Derechos Humanos, que la archivó porque no reunía las consideraciones exigidas por el Convenio Europeo de Derechos Humanos.

La insistencia de Paco Cansado, Sagrario Fortea y Maribel Luna se debe a que tienen las pruebas suficientes de que sus familiares están enterrados en el Valle de los Caídos junto a otras 40.000 personas de ambos bandos. La documentación de la que disponen –elaborada por el Ministerio de la Gobernación en 1958– les ha servido para trazar el camino que recorrieron los restos mortales de sus familiares.

De las fosas comunes fueron trasladados al Valle con motivo de su inauguración. Metidos en cajas de madera de pino, forradas en tela negra y con simbología religiosa. Además, y es una de las claves, se les remachó en la nadera el número de entrada y el lugar de procedencia. Saben incluso el lugar en que fueron colocadas las cajas.

Antonio y José Cansado Lamata

José Cansado era jornalero en Ateca (Zaragoza), donde desapareció el 22 de septiembre de 1936 cuando tenía 43 años. Ese mismo día fue también el último en que se pudo ver a su tío, Antonio Cansado. Se les llamó a declarar, fueron detenidos y se les trasladó al mercado de abastos de Calatayud, donde se formó el grupo los 12 de Ateca. Desde allí fueron trasladados el 26 de octubre a Zaragoza, donde se les iba a interrogar de nuevo, sin embargo, pasados 30 kilómetros, el camión se desvió por un camino de tierra. Y en la tierra se les obligó a cavar su propia fosa. Fueron ejecutados.

Manuel Herrero Martínez

Nació en Torrijo de la Cañada (Zaragoza) y también se dedicó al campo. Sobre Manuel pesaba una condena de cinco años de inhabilitación absoluta y el pago de 50 pesetas por ser “concejal del Frente Popular, vocal de Izquierda Republicana, marxista y gran propagandista. Elemento peligroso. Casado. Deja cinco hijos de entre 3 y 16 años”, según hizo saber el Juzgado de Responsabilidades Políticas. Desapareció el 28 de octubre de 1936, cuando tenía 42 años, junto a otros 10 vecinos del pueblo. Fueron fusilados y enterrados en una fosa común del cementerio, y en 1959, el enterrador y el alguacil de Torrijo de la Cañada exhumaron sus restos y los metieron en urnas de madera, con destino a Calatayud y de allí al Valle de los Caídos.

Aquilino Baragaño Montes

Tenía 27 años cuando se le dio por desaparecido, el 22 de marzo de 1937, en su pueblo, Candaneo (Asturias). El Ejército golpista lo hirió en un combate, trasladándolo después al Hospital Militar de la Villa, en Salas. Falleció ese mismo día y sus restos enterrados en el cementerio local.

http://www.infolibre.es/noticias/politica/2015/06/30/valle_los_caidos_familiares_cuatro_victimas_piden_on

Bebés Robados: Justicia y Verdad

El pasado día 23 de junio estuvimos en la Sesión del Senado, de donde acabamos desalojados



Todos los Niños Robados son También Mis Niños, 30 junio 2015

QUERID@S AMIG@S Y COMPAÑER@S:

El pasado día 23 de junio estuvimos en la Sesión del Senado donde el senador socialista Antonio Julián Rodríguez Esquerdo (Tontxu),  presentó la siguiente interpelación al Ministro de Justicia:

“Cumplimiento por parte del Gobierno de las medidas comprometidas para el esclarecimiento de los hechos denunciados en relación con la conocida como cuestión de los bebés robados, que tuvo lugar en nuestro país.”

El contenido de la Interpelación fue realmente emocionante para las víctimas que estuvimos allí, en la tribuna de invitados. El senador socialista Tontxu defendió nuestra causa con fuerza y determinación. La respuesta del Ministro de justicia Rafael Catalá fue decepcionante, un desprecio a las víctimas. Negó, entre otras cosas que hubiera documentos falseados en las partidas de nacimiento y defunción de nuestros niños. No pudimos por menos que protestar, puestos en pié diciendo “¿DÓNDE ESTÁN NUESTROS NIÑOS? LES HAN ROBADO SU IDENTIDAD” y mostrando pequeños carteles con un interrogante, el que todas las víctimas tenemos en la cabeza continuamente “¿DÓNDE ESTÁN?

Nos desalojaron de la tribuna de invitados y nos fuimos con la cabeza alta y llenos de dignidad. Al Ministro no le puede salir gratis mentir en sede parlamentaria, al menos que sepa que nosotros sabemos que miente y lo gritamos hacia quien quiera oírlo.

Nuestro agradecimiento al Grupo Parlamentario Socialista en el Senado por llevar nuestra causa y defenderla en el Senado.

Nuestra mayor repulsa a este Gobierno insensible que a través de su Ministro de Justicia ha llenado de vergüenza una institución que debiera defender a las víctimas y no la impunidad de los miserables que comerciaron con seres humanos, mintiendo a sus madres, haciéndoles creer que sus hijos estaban muertos.

Os traemos hoy aquí las actas oficiales del Senado con la Interpelación y respuestas completas (archivo pdf). Os animo a leerlas cuando tengáis un ratito. Merece la pena.

También os traemos un enlace al vídeo oficial del Senado donde se ve completa la interpelación, las respuestas y nuestra protesta final y el desalojo. También merece la pena que lo veáis hasta el final, incluida la bronca infame que, desde la bancada del PP, gritan e insultan a los socialistas acusándoles de haber urdido nuestra protesta.  ¡Los senadores del PP se cubrieron de vergüenza, en vez de apoyarnos, insultan a los que nos apoyan!

http://www.senado.es/web/actividadparlamentaria/actualidad/video/index.html?s=10_S000040_075_01&ag=2528

Y un enlace a la noticia publicada por el Plural, donde tiene también un vídeo más corto donde se recoge solo nuestro desalojo:

http://www.elplural.com/2015/06/23/las-victimas-de-los-bebes-robados-son-expulsadas-del-senado/

Y ya por último, adjuntamos también la Moción presentada en el Registro del Senado por el Grupo Parlamentario Socialista el día después de la Interpelación. La Moción se debatirá el próximo día 7 de julio defendida por el senador Tontxu Rodríguez. Confiamos en poder estar también presentes y que cuente con el apoyo del mayor número de Grupos Parlamentarios posible.

Si finalmente nos dejan estar de nuevo en el Senado, os enviaremos una invitación por si estáis interesados en asistir.

Esperamos que todas estas noticias y documentos sean de vuestro interés.

Un abrazo.

ASOCIACIÓN TODOS LOS NIÑOS ROBADOS SON TAMBIÉN MIS NIÑOS

Contacto: carmenluque@bebesrobados.org

Rogamos la difusión, por correo electrónico y redes sociales, de este mensaje y de los archivos adjuntos. Muchas gracias.

Carmen Luque

Secretaria de la asociación

Todos los Niños Robados son También Mis Niños

viernes, 19 de junio de 2015

Un campo de trabajo del franquismo: noticia de su vida cotidiana

Al lado de Buitrago, un municipio en el vértice norte de Madrid con una brillante historia con raíces en el Medievo, se levanta el muro de contención de uno de los embalses más importantes de España: el embalse de Riosequillo
Al lado, el Canal de Isabel II abrió a principios de los noventa un complejo de piscinas al que acuden miles de ciudadanos en los veranos caniculares de la región. Allí se divierten los jóvenes, conviven las familias alrededor de las viandas y los juegos, los chavales chapotean en las aguas, corren sobre la hierba y los menos jóvenes (en edad de jubilación o post jubilación) se sientan a contemplar la cordillera carpetana que parece vigilar el valle y que tiene en las cumbres de Somosierra y de la sierra del Rincón sus alturas más notables.
rico1Pues bien, al lado de ese espacio gobernado a partir de julio por la diversión, hubo, entre 1945 y 1958, un lugar de penalidades y trabajos forzados: un destacamento penal o campo de trabajo habitado (es un decir) por presos políticos republicanos dedicados a levantar el muro de contención, a construir la presa y a redimir condena. Pocos, en el pueblo, recuerdan esa historia. Quienes la recuerdan por haberla vivido son ya muy viejos, casi nonagenarios, y prefieren olvidar (muchos años de silencio han ocultado, que no cicatrizado, la herida); los hay que la conocen por referencias familiares más o menos próximas, pero miran hacia otro lado de la historia; y la inmensa mayoría de los vecinos y comerciantes nada sabe, nada conoció y si alguien oyó hablar de ello en algún momento de la vida, prefirió hacerse el sordo. (En la imagen Julián Pérez, "El inglés", a la puerta de su casa en Villavieja. Foto M. Rico)
Dos son las excepciones que conozco. La primera, el protagonista de un reportaje aparecido en el periódico Senda Norte de noviembre de 2007. una de las referencias informativas de esa comarca. La segunda, un viejo habitante del pueblo de Villavieja del Lozoya, de nombre Julián Pérez, a quien se conoce en el pueblo como "El inglés". El protagonista del reportaje, llamado Bonifacio, hace un par de alusiones al campo de trabajo. Una de ellas, más que ilustrativa: "En la segunda mitad de la década de los cuarenta comenzó la construcción de la presa del embalse de Riosequillo. En la obra, al igual que se había hecho en la perforación de los túneles del ferrocarril, se destinó un destacamento de penados que vivían en barracones al pie de la presa", contaba.
rico2Con Julián Pérez, al amparo de la chimenea de su casa en un extremo del pueblo, hablé largo y tendido de su vida en el campo de trabajo. Era un día laborable de octubre de 2014 en el que el valle y sus alrededores vivían el esplendor otoñal. En el que la soledad de los pueblos se hacía más presente que en cualquier otra época del año. "El inglés", apodo que le viene de sus ojos intensamente azules y, seguro, de un cabello que fue rubio antes de la vejez, nació en 1936, carecía de memoria de la Guerra Civil y entró a trabajar en el destacamento penal en 1950 con catorce años de edad. Un aprendiz en un lugar inhóspito, pensado para la redención de penas de presos políticos republicanos mediante el trabajo esclavo, un invento que venía de la Alemania del nazismo, atemperado por el redentorismo de la iglesia católica de entonces. Él no era preso, formaba parte de los trabajadores que complementaban la labor de los presos, trabajadores que se desplazaban a diario y a pie desde pueblos como Gandullas, Villavieja, Gascones, pequeñas localidades de la zona, hoy casi deshabitadas.(En la imagen, presa construida por presos políticos).
En mi conversación pude hacerme una idea de lo que fue la cotidianidad en los barracones. Y supe que él no era el único adolescente que allí trabajaba (su padre estaba en la fragua): "Había más chicos de mi edad", me dijo. "Incluso el hijo del encargado, llamado Domingo Arranz Mansilla, trabajaba con los presos". Supe, a lo largo de la conversación, que el destacamento tuvo alrededor de un centenar de prisioneros, algunos con largas condenas de cárcel o con penas de muerte conmutadas. Que antes de que Franco ordenara la construcción del barracón que los "acogería", vivieron hacinados en un garaje de Buitrago (cien presos en un garaje en los años cuarenta: no es difícil hacerse a la idea) y que, desde el garaje, situado en el casco urbano, eran conducidos cada mañana, en fila y vigilados por numerosos agentes de la Policía Armada (la policía nacional de Franco), a la presa, ubicada a varios kilómetros del pueblo Después, hacia 1948, los policías armados fueron sustituidos por guardias civiles.
rico3Mientras Julián me contaba todo aquello, yo imaginaba los inviernos de la sierra norte y casi podía ver, en blanco y negro, la fila de presos cruzando el pueblo, caminando carretera adelante hacia las obras del embalse y pensaba que probablemente nadie saliera de las casas a contemplar la escena, que quizá los miraran tras los visillos, que haber vivido, aunque fuera como testigos, aquella experiencia, lejos de ser   un acicate para la memoria había sido una vacuna contra ella, un "mandato" de olvido de la propia dictadura, una muestra de sus formas de escarmiento de cualquier veleidad democrática. (En la imagen: presos republicanos trabajando en la red ferroviaria).
En 1947, o quizá en 1948, según Julián, los presos fueron trasladados del garaje al barracón al pie de la presa. Ya no había caminatas hasta el embalse: la mano de obra esclava tenía corto y directo acceso a andamios, zanjas y cantera. Poco a poco, llegaron, de la lejana Andalucía ("la mayoría de los presos eran andaluces", me dijo Julián Pérez) algunos familiares de los condenados que se construían miserables chabolas en las cercanías del destacamento: gentes desarraigadas de su medio familiar, sumidas en la incertidumbre, viviendo una forma prolongada de la condena del cabeza de familia. En ese microcosmos de la abyección, la vida cotidiana se desarrollaba de una manera precaria, casi en el límite de la supervivencia. Supe, en esa conversación con "El inglés", que en el campo no sólo se trabajaba para la construcción del embalse: "Allí se hacían las celsas para las bóvedas del Valle de los Caídos", me dijo Julián. Supe también que con él trabajaba el hijo del encargado y que había un carpintero llamado Ángel, procedente del pueblo de Navaluenga. La vida cotidiana del campo, como en tantos otros campos de concentración que hemos visto en el cine, contaba con un preso que era médico y que fue "designado" médico del destacamento para atender tanto a los presos como a los trabajadores "civiles". Pregunté a Julián por las razones de su condena y me contó que había sido acusado de atender y curar a varios integrantes del maquis en la provincia de Almería.   
rico4
Zona recreativa de Riosequillo. Al lado de este lugar hubo un destacamento penal del franquismo
Los presos vivían (es un decir) en barracones, carecían de servicio y de duchas, la cocina era atendida por algunos de ellos y la comida era escasa por no decir miserable. Si uno visita hoy la zona donde se encontraban sus instalaciones (al pie del muro de contención de la presa) no verá un sólo vestigio que indique que allí se levantaron. Al contrario de lo que ocurrió con los de otros campos de Europa, han desaparecido: el franquismo tuvo muchos años a su disposición para borrar las huellas de su vesania mientras en los campos de Centroeuropa la derrota del nazismo y la entrada en ellos de los aliados lo impidió. No hay placa que recuerde a los artífices de la presa, casi todas las historias del embalse omiten a quienes la levantaron, las memorias del Canal de Isabel II lo silencian y sólo referencias puntuales en libros como Esclavos por la patria, de Isaías Lafuente dan testimonio de ello..  
Julián era casi un niño, era trabajador civil y no preso, y su versión está muy lejos de ser rotundamente antifranquista. Es la de quien recuerda y, ya se sabe, la memoria de la infancia a veces dulcifica el pasado. Pero su relato suple, en gran medida, la falta de material gráfico sobre la vida cotidiana en los destacamentos penales, en concreto en el de Riosequillo: no hay fotografías, no hay fragmentos de película, el No-Do de aquellos años no recogió una sólo imagen de su vida cotidiana. Julián Pérez es una fuente oral enormemente valiosa que me ha servido para trabajar en mi última novela, aún inédita, Por él he sabido cómo el aparato de la dictadura discriminaba favorablemente a determinados presos: "Había dos condenados por estraperlo que vivían aparte de los presos republicanos, tenían casa alquilada y contaban con mujer y criada", me dijo "El inglés". También llegó a conocer algunos episodios de fuga consumada: "un catalán que trabajaba en la cantera, que se escapó por la noche y al que no encontraron nunca" o "un preso que no trabajaba" -Julián lo calificó como "un señor", seguramente estraperlista- que se perdió por la carretera Nacional I y años después escribió al director del destacamento "invitándole a pasar las Navidades en Francia". La obligatoriedad de asistir a la misa que celebraba Domingo Martín Ramos, un "cura de Burgos" según Julián, o la obligada "celebración" del día de la patrona de los presos son anécdotas, entre las muchas que me contó, que nos hablan de otro mundo, de un mundo enterrado que debe de emerger para bien del equilibrio emocional colectivo..Y para reconciliarnos con los principios de justicia universal, acabando con el empeño de olvido de la única derecha de la Unión Europea que no ha condenado el régimen dictatorial bajo el que estuvo su país.
La prodigiosa memoria de mi interlocutor no dejó casi nada en el olvido: nombres (Juan Arranz, el encargado, Mariano Ballestas, el aparejador…), escenas de lo más variopinto dentro y fuera del campo, los sueldos de los trabajadores "civiles" (4,75 pesetas al día los aprendices,  5,75 los "pinches"), la misérrima asignación a los presos para evitar la inanición de sus familias (1 peseta diaria). Un microcosmos en blanco y negro al que algún día espero que se acerque nuestro cine, o nuestro teatro, o nuestra narrativa. Es la gran deuda que tenemos los creadores con un mundo criminalmente enterrado debido, entre otras razones, a que en él no hubo apenas presos escritores, o fotógrafos que, aunque fuera de modo clandestino, recogieran aquella terrible realidad. Termino con una pregunta: ¿y si algún día, de manera imprevista, alguien encontrara, en una vieja tienda de revelado, una película con fotografías hechas en alguno de los más de cien campos de trabajo que salpicaron nuestra geografía o, sin ir más lejos, en el destacamento penal de Riosequillo? Una inquietante hipótesis. O una parte esencial del engranaje de una posible y verosímil novela. ¿O no?   

jueves, 18 de junio de 2015

"Los hijos de los presos franquistas redimían en los reformatorios las penas de sus padres"

Así describe la escritora Almudena Grandes el horror vivido por miles de hombres y mujeres que sufrieron siendo menores el horror de los reformatorios franquistas. Los periodistas Monteserrat Armengou y Ricard Belis , arropados también por el exjuez Baltasar Garzón, presentaron este martes en Madrid, la versión en castellano del documental 'Los internados del miedo'


Baltasar Garzón, Montserrat Armengou, Ricard Belis y Almudena Grandes durante la presentación en Madrid del documental 'Los internados del miedo'. /Blanquerna
Baltasar Garzón, Montserrat Armengou, Ricard Belis y Almudena Grandes durante la presentación en Madrid del documental 'Los internados del miedo'. /Blanquerna
MADRID.- Maltratos físicos y psíquicos, abusos sexuales, explotación laboral, prácticas médicas dudosas...esto es lo que se denuncia en el documental Els internats de la por (llamado en castellanoLos internados del miedo el documental que presentaron este martes los periodistas de TV3 Montse Armengou y Ricard Belis.
La presentación y visualización del documental tuvo lugar en el centro cultural Blanquerna (que recientemente cumplió su primera década difundiendo la cultura catalana desde la madrileña calle Alcalá) y estuvo presidido por el exjuez Baltasar Garzón y la escritora Almudena Grandes, ambos muy comprometidos siempre con la defensa de la Memoria Histórica. "Los hijos de los presos franquistas redimían en los reformatorios las penas de sus padres", declaró la premiada escritora, autora de obras sobre la Guerra Civil y el franquismo, como El corazón helado o la última La tres bodas de manolita,cuya protagonista, como señaló, es también uno de los crudos testimonios del documental. 

"Los internados del miedo cuesta, es contundente y duro. Responde a la verdad, una verdad que aún se sigue ocultando y desconociendo", aseguraba el exmagistrado, que fue el primero en tomar la palabra. "En este conjunto de sociedades que forma España todavía la sensibilidad política suficiente para asumir el pasado y la memoria", lamentó Garzón varias veces durante su coloquio, destacando la existencia de negacionistas que hablan de "teorías no comprobadas" asegurando que muchas, "nunca existieron".
'Los internados del miedo'
'Los internados del miedo'
"En este conjunto de sociedades que forma España todavía la sensibilidad política suficiente para asumir el pasado y la memoria", lamentó Garzón
Los internados del miedoabarca el tema de los reformatorios franquistas en manos de órdenes religiosas y el de los preventorios antituberculosos, y las atrocidades que allí, con el beneplácito del régimen y a espaldas de la sociedad, pasaban. Durante todo el franquismo y bien entrada la democracia centenares de miles de chicas y también chicos se dejaron su juventud en estos centros del horror. Entre los duros testimonios que se presentan en el reportaje se encuentra el de Encarnación Cotet,  y el de la escritora que sacó a la luz, en su obra Las desterradas hijas de Eva, el horror de estos centros, Consuelo García del Cid, ambas entrevistadas varias veces por este medio. 
"Quiero agradecer a Blanquerna, que es un espacio donde han intentado varias veces imponer el silencio, y hoy hemos venido a romperlo"
"Era caridad a cambio de adoctrinamiento político y religioso", asegura la voz en off que va narrando los hechos. Las distintas historias se suceden y se unen, dejando claro que lo que se pretendía, como justamente una monja aseguró a una de las víctimas era "terminar con las ramas para que no lleguen a tronco", en definitiva, la idea fija de reprimir a los hijos de los vencidos, de los "pecadores". 
"Quiero agradecer a Blanquerna, que es un espacio donde han intentado varias veces imponer el silencio, y hoy hemos venido a romperlo", aseguró visiblemente emocionada, la autora Montserrat Armengou. "Es necesario que el Estado y la iglesia pidan perdón", finalizaba diciendo Ricard Belis, antes de la visualización por parte de los allí presentes del documental que denuncia y "da voz a los que nunca la tuvieron".