sábado, 20 de septiembre de 2014

“La crisis la he pasado yo durante 74 años, buscando a mi padre"

La portavoz de la Asociación de Memoria Histórica de Arucas, Pino Sosa, cuenta a Canarias Ahora su historia
"¿Y cuándo no había crisis? Nadie fue de capaz de venir a nosotros y aportar veinte duros para la causa", explica Pino.
Afirma que desde el momento en el que aparezca el primer cuerpo en el pozo de Tenoya "esto se volverá imparable"

Ceremonia de entierro de los restos aparecidos en los pozos

Canariasahora 14.09.2014
La portavoz de la Asociación de Memoria Histórica de Arucas, cuenta a Canarias Ahora su historia pero también para habla de la necesidad de mayor implicación del poder político en la causa. La última partida asignada por el Cabildo de Gran Canaria permite la reanudación de los trabajos de excavación del pozo de Tenoya. Pino Sosa replica a quienes no ven con buenos ojos que se dedique dinero público a remover el pasado en estos tiempos de crisis. Y cuenta la crisis de su familia y la de tantos antifascistas represaliados.
¿Cómo están las cosas, en qué punto se encuentra la excavación del Pozo de Tenoya?
El 23 de diciembre se terminó el dinero que habían dado y desde entonces se pararon los trabajos. Hemos seguido en la lucha y finalmente hemos conseguido que se asigne una partida de 35.000 euros para acabar el vaciado del pozo. En el mes de marzo se reanuda la excavación y desde que se encuentre algún resto humano se para todo para dar parte a los juzgados y hacérselo saber a los arqueólogos para que ellos empiecen su trabajo. Desde el momento en el que aparezca el primer cuerpo en el pozo de Tenoya esto se volverá imparable. De los 35 metros que se estima que tiene el pozo, se ha llegado hasta los 28 y nuestra intención es que se llegue al fondo para sacar todos los cuerpos, al igual que pasó en el pozo del Llano de las Brujas, también en el municipio de Arucas. En su momento advertimos a los trabajadores de que tuvieran cuidado al encontrar cal, al poco de que apareciera empezaron a encontrar los restos humanos.
Ahora mismo en Andalucía hay un anteproyecto de ley de Memoria Democrática bastante avanzada que recoge sanciones para quiénes no retiren símbolos franquistas y en la que están implicadas hasta siete consejerías del gobierno andaluz, ¿Cree que se pueda aprobar algo similar a medio plazo en el Parlamento de Canarias?
No lo creo, pero nosotros seguiremos batallando con el Cabildo y el Gobierno de Canarias. Ya se lo dijimos a Bravo de Laguna y también a Paulino. Nosotros confiamos en que algún día saquen una legislación porque esto no puede dejarse a medias, desde que empiecen a aparecer más cuerpos no podrán pararlo. Al principio había algo de miedo por si no aparecía ningún cuerpo pero desde que se encontraron los primeros esto cambió. Estamos hablando de fosas repartidas por todo el archipiélago, no sólo en Gran Canaria. En Tenerife hay también muchas fosas pero la clase política se muestra un poco más reacia. Allí se sabe que se tiraron algunos cuerpos de fusilados en unas cuevas de las Cañadas del Teide y también utilizaban mucho la práctica de tirarlos al mar, cosa que complica mucho más la búsqueda. También en Gran Canaria sabemos que se tiraron cuerpos al mar a la altura de Marfea. Por todo esto creemos que ni Gobierno ni Cabildo pueden hacer como que esto no existe. Las Asociaciones no buscamos dinero, queremos que se hagan los trabajos y para eso el Cabildo dispone de mucho personal y material, tienen algo de maquinaria y también tiene arqueólogos muy bien preparados. Algunos antropólogos de la Universidad también se han prestado a colaborar con nosotros de forma altruista y buzos del cuerpo de bomberos han mostrado interés en la recuperación de restos bajo el mar. Así poco a poco vamos consiguiendo cosas. Adán Martín se comprometió mucho con la causa en su momento y puso una importante financiación sobre la mesa para poder empezar los trabajos de excavación. Con el gobierno de Paulino Rivero se ha aprobado la declaración de Bien de Interés Cultural como sitio histórico, los pozos del Puente, la Vuelta del Francés, el Llano de las Brujas y el de Tenoya, todos en Arucas.
Se ha retomado la excavación, ¿Tienen algunas previsiones de cómo pueden desarrollarse los trabajos en el pozo de Tenoya?
Con la partida que el Cabildo ha consignado en los presupuestos de 2014 se van a continuar los trabajos. He estado hablando con el pocero y esperamos que no haya contratiempos cómo el que hubo hace unos meses. Aparecieron dentro del pozo, bidones, pedruscos grandes y hasta un camión que se encontró a los catorce metros de profundidad y que se tardó tres días en sacar. La profundidad a la que se encontraron todas estas cosas hace creer que fueran arrojadas por los propios represores para que nunca se pudieran recuperar los cuerpos.
Cuando era alcalde de Arucas el popular José Mari Ponce las relaciones con esta institución se tensaron mucho, ¿Cómo está en este momento la relación institucional con el Ayuntamiento de Arucas?
Actualmente es Ángel Víctor Torres (PSOE) el alcalde de la ciudad. Siempre se ha volcado con nosotros y nos siguen ayudando en lo que pueden. En la oposición del Ayuntamiento de Arucas está ahora el PP de José Mari Ponce que nos sigue poniendo la zancadilla siempre que tiene la oportunidad. Me choca esto porque es ahora el Cabildo, también del PP, el que está ayudándonos bastante, en este sentido, el Consejero de Cultura Larry Álvarez ha mostrado mucha sensibilidad y compromiso con la causa al igual que el presidente Bravo de Laguna quien reconoció el día de la apertura del pozo que estábamos ante un acto de justicia y reconciliación.
La Ley nacional de Memoria Histórica no tiene partida asignada por el Gobierno de España y el propio relator de la ONU para la promoción de la verdad, la justicia y la reparación ha instado al Gobierno de Mariano Rajoy a destinar fondos para la reparación del daño a las víctimas.
Nosotros vamos a seguir en la lucha. También sabemos que el mismo gobierno de Rajoy quiere cargarse de un plumazo la ley de Justicia Universal. Ellos eliminan todo aquello que les pueda perjudicar de alguna forma. Nuestra causa no es exclusiva de Gran Canaria o de toda Canarias, es algo nacional, las asociaciones de todo el país estamos constituidas y se baraja acudir a la Corte Penal Internacional de Estrasburgo con nuestras reivindicaciones. Nuestra culminación sería que se encontraran a nuestros familiares y pudiéramos darle una sepultura digna, si esto no se puede conseguir pues no nos queda otra que seguir luchando y ahí la Corte Penal Internacional es la última instancia a la que podemos acudir. Aunque a Garzón también se lo hayan cargado por intentar investigar la causa esto sigue, nosotros no vamos a parar.
100320_MEMORIAL A LOS FALLECIDOS DEL POZO DEL OLVIDO_154.JPG
Cada 19 de julio se recuerda a los desaparecidos junto al Pozo del Puente de Arucas.
Se hacen muchas interpretaciones sobre que se dé dinero público para éstos fines, hay muchos que no entienden que en tiempo de crisis se presupueste dinero para esto ¿Qué opinan desde la asociación al respecto?
¿Y quién me ha dado de comer a mi en 77 años?, ¿quién me quitó a mí los estudios? Yo sé que hay crisis pero, ¿y cuándo no había crisis? Nadie fue capaz de venir a nosotros y aportar veinte duros para la causa. A nadie se le dio una pensión por ello, lo que hacían era poner en busca y captura a los que ya se habían llevado. Como no estaban porque los habían matado no se presentaban a las citaciones y esto acarreaba multas. Las madres y esposas vieron como se les embargaba lo poco que tenían porque sus familiares no se presentaban a declarar ¿cómo?, pero si estaban todos muertos, los habían matado ellos. Setenta y siete años he estado yo tragándome esto, y muchos que están como yo. Hemos pasado mucho, nos han discriminado, no nos han dejado estudiar, nada. Yo no tengo rencor alguno aunque sí te digo que yo a esas personas no las perdono, yo no. A esa gente que se excusa en la crisis les digo que la crisis la he pasado yo durante 75 años, buscando a mi padre. Es verdad que cuando dijimos por primera vez que queríamos abrir las fosas se creó una gran conmoción, nosotros nos atrevimos y al principio no se nos hizo mucho caso. Había gente que tenía miedo a que delatáramos a los represores pero esa nunca fue nuestra intención. Yo he convivido con ellos, he ido al colegio con sus nietos y también hemos jugado y nos hemos sentado a comer en la misma mesa. Ese miedo a la delación ya ha ido menguando y ahora son muchas las personas que vienen a nosotros a mostrar su apoyo y a instarnos a seguir en la lucha y eso siempre es de agradecer.
La Ley de transición que hizo tabla rasa con todo fue aprobada tras el fin de la dictadura en 1977 por Adolfo Suárez, el mismo presidente que ha fallecido recientemente.
Adolfo Suárez fue el que le puso el cascabel al gato para saber dónde estaba. Suárez fue un puntal para España, estábamos en una dictadura y supo reunir a todos los partidos y sentarse en la mesa para cambiar todo y seguir adelante. La transición y la ley de amnistía fueron muy básicas pero en aquellos momentos sensibles eran lo más fácil pero después sí que se pudo hacer más. Felipe González estuvo doce años en el poder y podía haber hecho algo, no pido mucho pero podía haber cerrado esa herida que estaba sangrando. El único torniquete que le han puesto hasta ahora tuvo que llegar de la mano de Zapatero. Es verdad que la ley que aprobó se hizo a la carrera y de cara a la galería, no se ha profundizado cómo tiene que hacerse y nosotros seguimos presionando. La ley fue muy 'light' y desde su aprobación tuvimos que empezar a reclamar, nosotros, las asociaciones, los escritores y los artistas.
Toda una vida en la lucha
Pino Sosa Sosa nació el 25 de enero de 1937 en Arucas. Tan sólo unos meses antes se había producido la sublevación militar que desencadenaría en la caída de la II República Española y en el inicio de una Guerra Civil que duraría hasta 1939. Pino era la más pequeña de tres hermanos, vivían en una modesta casa en el barrio de Las Chorreras con su madre, Balbina Sosa; y su padre, José Sosa. Él se dedicaba a la orfebrería artesanal. Diseñaba y reparaba todo tipo de artilugios de metal que luego vendía por los pueblos de la isla los fines de semana. No era un trabajo sencillo y para poder alimentar a toda la familia debía dedicarse por completo a ello de sol a sol. No le interesaba la política como tal, pero si tenía inquietudes, quería que las condiciones laborales mejoraran. Por ello se hizo miembro de la entonces recién creada Agrupación Socialista de Las Chorreras, tan sólo con el sano propósito de conseguir mejoras en el trabajo. Poco después esta agrupación pasaría a formar parte del Frente Popular.
El padre de Pino no estaba en casa cuando ella nació. Entre octubre y noviembre del año anterior, 1936, habían venido a llevárselo. Lo enviaron a un campo de concentración en la capital de la isla donde recibían continuas palizas y chantajes para que hablaran y así, delataran al resto de los socialistas de la agrupación y del municipio. Tras el golpe militar, Arucas quedó bajo el control del bando nacional. El entonces alcalde socialista, Juan Doreste Casanova, que había desalojado a la derecha caciquil y terrateniente de Arucas tras la victoria del Frente Popular en las elecciones de febrero de 1936, fue encarcelado e inhabilitado para el ejercicio profesional. Fue condenado a pena capital que después pudo ser conmutada por pena de cadena perpetua.
Luis_Brit...jpg
Pino Sosa junto a representantes políticos en la apertura del Pozo del Llano de las Brujas.
El 19 de marzo sacaron al padre de Pino de la casa y ya nunca más volverían a verlo. Su madre lo sabía muerto pero no por ello cesaba su empeño de encontrarlo. A Pino nunca le contaron nada directamente, le contestaban de forma escueta cuando ella preguntaba por el paradero de su padre. Así fue como poco a poco creció la curiosidad dentro de ella desde pequeña, una curiosidad que le ha llevado a remover cielo y tierra para poder encontrar a su padre y darle una sepultura digna.
En abril de 2003 se crea la Asociación por la Memoria Histórica de Arucas, la primera que surge en toda Canarias, de la que Pino es portavoz y su primera presidenta. La base asociativa con la que cuenta está formada mayoritariamente por familiares, vecinos y simpatizantes de las víctimas. Sus principales objetivos desde el inicio han sido la recuperación de la memoria histórica de las víctimas, la exhumación de los restos de los desaparecidos al tiempo que propiciar justicia y reparación. Antes de constituir la asociación oficialmente realizaron una importante labor de investigación visitando a los familiares de los desaparecidos y también de los que lograron escapar a la barbarie. La mayoría de los entrevistados mostró su apoyo a la labor que estaban realizando y donaron generosamente sus memorias. Se recogieron entonces más de 300 firmas que se presentaron en el Ayuntamiento de Arucas solicitando la apertura de los pozos y la exhumación de los restos humanos de los hombres que fueron asesinados y arrojados a dichas fosas durante la etapa franquista. A través de la asociación se han organizado diferentes jornadas informativas, exposiciones, visitas a centros escolares así como homenajes a las víctimas. En uno de los pozos del municipio han conseguido instalar una placa conmemorativa por los que allí fueron arrojados. Gracias a la asociación también pudieron acudir al Congreso de los Diputados a presenciar en directo como se aprobaba la Ley de Memoria Histórica que tanto anhelaban. Posteriormente a su aprobación formaron parte del grupo de reivindicación que solicitaba una norma más contundente que la inicialmente aprobada.
Vista del fondo del Pozo del Llano de las Brujas.
Vista del fondo del Pozo del Llano de las Brujas.
Tras muchos años de lucha, y pasados 26 años desde que Pino pidiera por primera vez la apertura de los pozos en el pleno del ayuntamiento de Arucas, en 2008 se consiguen abrir para la recuperación de los restos humanos. Varios fueron los factores que posibilitaron finalmente la apertura y exhumación de los cuerpos. Por un lado, la paciencia y el trabajo que Pino había desempeñado desde muy temprana edad en la búsqueda de su padre y que ahora se veía arropada por la asociación en su conjunto; también por el impulso que supuso la Ley de Memoria Histórica, tanto en conocimiento para la ciudadanía como para las asociaciones y finalmente la buena disposición que tuvo en su momento el que fuera presidente del Gobierno de Canarias, Adán Martín Menis, quién supo comprender y valorar el esfuerzo y la causa. Tras mucho tiempo de insistencia y casi persecución al ex presidente, lograron que él, junto a otros miembros del gobierno, se comprometieran. El trabajo finalizaría un año después con un balance de 24 cuerpos recuperados en el pozo del Llano de las Brujas. Actualmente la asociación lucha para seguir encontrando financiación y así acabar con la excavación del pozo de Tenoya donde los trabajos empezaron el pasado año y se han reanudado este mes de marzo.
Andalucía, a la vanguardia
El anteproyecto de Ley de Memoria Democrática aprobado por la Junta de Andalucía con los votos de PSOE e IU contempla la retirada de simbología franquista del callejero de las ciudades. Aquellas personas físicas o jurídicas que no cumplan con esta norma en un plazo de 18 meses no podrán ser beneficiarios de subvenciones otorgadas por la Junta de Andalucía. La Junta también se atribuye el monopolio en las labores de investigación, localización y exhumación e identificación de cuerpos. En total están implicadas siete consejerías del gobierno andaluz y este año cuenta con una partida presupuestaria de 119.000 euros. En Andalucía hay documentadas un total de 620 fosas y 8.000 identificados como víctimas de la represión de los que tan solo 26 han recibido indemnización.

viernes, 19 de septiembre de 2014

Mariló y Mari Ángeles, más cerca de la ONU que del Ayuntamiento

Estas dos mujeres, familiares de represaliados por el franquismo en El Castillo de las Guardas (Sevilla), emprendieron una lucha en solitario en 2008 con el entonces alcalde socialista en contra. Sus historias son algunos de los testimonios en los que se ha basado la ONU para denunciar el trato del Gobierno a las víctimas. En breve iniciarán la localización de la fosa con la venta de un libro editado por ellas mismas, aunque, esta vez sí, y seis años más tarde, contarán con el apoyo del regidor.                                                                                          

Mariló y Mari Ángeles, delante del Ayuntamiento de El Castillo de las Guardas. // O. C.Mariló y Mari Ángeles, delante del Ayuntamiento de El Castillo de las Guardas. // O. C.



OLIVIA CARBALLAR / El Castillo De Las Guardas (Sevilla) / 14 Sep 2014

Ángel Sánchez Bejarano, minero de El Castillo de las Guardas (Sevilla), decidió volver tras huir al campo con su mujer y su niña, de tres meses, la única que les quedaba de los cinco hijos que habían tenido. No había matado a nadie, ni había robado, ni había hecho nada malo para esconderse como un fugitivo de aquellos falangistas que días antes, en el asalto al cuartel, destruyeron parte de su casa. Regresó y se presentó ante ellos. Pero ni su mujer ni su hija volvieron a verlo jamás. Fue fusilado el 27 de agosto de 1936, y toda la familia, aterrada, abandonó el pueblo. Desde entonces, la primera que pisó El Castillo de las Guardas fue María Dolores Nepomuceno, la hija de aquella niña de tres meses. Era 2008. Habían pasado 72 años. María Dolores, Mariló entre los conocidos, se plantó en un Pleno municipal con una sentencia de un consejo de guerra en la mano. Quería que la escucharan, quería que la ayudaran a encontrar los restos de ese hombre bueno al que habían asesinado, Ángel Sánchez Bejarano, su abuelo.
El alcalde socialista en aquel momento, a pesar de estar ya en vigor la ley de memoria histórica aprobada por Zapatero, no sólo rechazó colaborar con ella sino que incluso puso impedimentos para poder acceder a los archivos municipales. Lo reconoce el actual teniente de alcalde, el socialista Gonzalo Domínguez, también teniente de alcalde entonces. María Dolores no se dio por vencida y, junto con Mari Ángeles Hidalgo, nieta de Salvador Rodríguez, también represaliado, asumieron en solitario una lucha que corresponde al Estado, como ha respaldado nuevamente la ONU. “Estas mujeres han perdido el miedo hoy”, manifestó Mariló al relator especial de Naciones Unidas sobre la promoción de la verdad, la justicia y la reparación y las garantías de no repetición, Pablo de Greiff, en su visita a Sevilla el pasado enero. Mariló se refería a su madre, Carmen, y a María, la madre de Mari Ángeles, quienes, mientras esperaban el inicio de aquella reunión, contaron sus casos a “un tal Pablo” sin saber que se trataba del alto representante de la ONU. Son dos de las historias en las que se basa el informe demoledor que De Greiff acaba de presentar ante el Consejo de Derechos Humanos, en el que refleja la ausencia de justicia, reparación y asistencia de las víctimas por parte del Gobierno español.
Un hombre observa la exposición 'Todos (...) los nombres'. O. C.
Un hombre observa la exposición ‘Todos (…) los nombres’. O. C.
En su soledad, poco a poco, paso a paso, año tras año, la perseverancia y el trabajo de Mariló y Mari Ángeles han ido, sin embargo, dando sus frutos. Fue clave un encuentro en el pueblo para la localización de dos mineros en una cuneta de la antigua pedanía de El Madroño, cuyos restos fueron finalmente enterrados dignamente por sus familiares a finales del año pasado en un proceso en el que tampoco intervino ninguna administración. Ahora, en breve, aún sin poder creérselo mucho, comenzarán los trabajos de localización de la fosa en el cementerio de El Castillo de las Guardas, finalmente con la colaboración del Ayuntamiento. El actual alcalde, el mismo que les impidió consultar los archivos, Francisco Casero, les ha trasladado su apoyo y les facilitará las maquinarias, los materiales y dos peones. El grueso de esta primera fase será financiada con los beneficios de la venta del libro República, Sublevación y Represión en El Castillo de las Guardas, una investigación realizada por el historiador José María García Márquez y editada por la asociación que lideran Mariló y Mari Ángeles, cuya primera tirada, de casi 300 ejemplares, ha sido vendida íntegramente en este pueblo de unos 1.600 habitantes donde el miedo fue el único que no se fue.
PEDAGOGÍA DE LA MEMORIA HISTÓRICA
Prueba de ello es que ningún miembro de la asociación vive ahí. Según el teniente de alcalde, ha habido incluso vecinos que al enterarse de la posible exhumación, han pedido, preocupados, que no se toquen sus nichos. “No se va a tocar nada, ningún nicho. Vamos a respetar lo que hay y vamos a respetar también lo que vamos a buscar. Todo se va a hacer en tierra. Se buscará a la derecha, al entrar, y en otros lugares donde el Ayuntamiento cree que puede estar la fosa”, insistió Gonzalo Domínguez en el Centro Social de la localidad, donde la asociación ha estado haciendo pedagogía de la memoria histórica en unas jornadas en las que también ha participado el alcalde.
García Márquez identifica en su investigación a 139 personas represaliadas en el pueblo, 80 de ellas fusiladas. “A mi abuelo lo mataron el 25 de agosto de 1936. A mi abuela le quitaron la casa y a los dos años se murió. Mi padre, que no hablaba de estas cosas, sólo me dijo que ella se había muerto de pena”, cuenta Teresa Rodríguez, que tampoco vive en El Castillo de las Guardas. Su abuelo se llamaba Manuel Rodríguez Campos y le decían el cantaor. Joaquín Romero García murió de viejo, pero también sufrió la represión en sus propias carnes: “Sirviente de ametralladora, fue uno de los 11.000 republicanos que cogieron en Alicante. Pasó por el campo de concentración de Albatera y luego lo trajeron a Sevilla”, afirma José María Pérez, su nieto, que vive en Sevilla.
“Ellos son tan castilleros como vosotros”, concluyó María Dolores ante medio centenar de vecinos, que asistieron inmóviles a la intervención del equipo arqueológico que desarrollará los trabajos. “Verán imágenes duras -advirtió Juan Manuel Guijo- pero necesarias para comprender qué nos vamos a encontrar”. A través de fotografías en un proyector mostró distintos enterramientos a lo largo de la historia para evidenciar la impunidad con la que fueron arrojados a un agujero las víctimas del franquismo. Cuerpos bocabajo, con las manos atadas, amontonados… Imágenes reales de fosas exhumadas en La Puebla de Cazalla (Sevilla), Encinasola (Huelva) y El Marrufo (Cádiz). “Así no se entierra a nadie”, enfatizó el arqueólogo.
Los arqueólogos explican a los vecinos cómo es una exhumación. // O. C.
Los arqueólogos explican a los vecinos cómo es una exhumación. // O. C.
Guijo insistió en el rigor científico: “Tenemos que ser imparciales, basarnos en las pruebas que tenemos. No se puede decir barbaridades a las familias como a veces se ha hecho”. El arqueólogo explicó cómo determinadas posiciones de los cuerpos permiten averiguar los últimos movimientos de los verdugos, o cómo se puede saber la trayectoria de los disparos en función de los orificios de entrada y salida de los proyectiles. Pero lo que más suele impactar durante el proceso -trasladó Guijo a los asistentes- son los objetos personales hallados junto a los restos: botas, lápices, medallas, agujas, dedales, encendedores… Fue rotundo ante los vecinos: “Si no llega a ser por las investigaciones históricas no se habría abierto ninguna fosa. Ni las administraciones ni el mundo académico han cumplido”, resumió el arqueólogo, que defendió también la transparencia: “Cuesta mucho convertir en documento público los informes de las exhumaciones, y las familias tienen que controlar el proceso”. Puso como ejemplo el caso de La Puebla de Cazalla, donde los familiares han participado tanto en tareas de excavación como en el laboratorio de manera “ejemplar”.
Los vecinos prestaron especial atención a la intervención de Bárbara Carrasco, también integrante del equipo arqueológico junto con Elena Vera. Carrasco trató de hacerles ver la importancia de los datos que puedan aportar los familiares para una posterior identificación. Entre otras cuestiones, la arqueóloga expuso cómo se puede leer a través de los huesos el sexo, la edad o la estatura de una persona, o cómo determinadas lesiones, piezas dentales, etc… pueden ayudarles a identificar esos restos. “Aunque no sean determinantes, pueden servir de orientación”, afirmó.
Las jornadas, que han servido también para llevar al pueblo la reconocida exposición Todos (…) los Nombres, observada con atención por numerosos asistentes, concluyeron con la proyección del documentalGuillena 1937, dirigido por Mariano Agudo, en el que se narra la lucha por la recuperación de los restos de las conocidas como 17 rosas. “Ellas consiguieron un entierro digno. A ver cómo termina nuestra lucha”, cerró Mariló, quien de momento ya ha logrado que a su madre, aquella niña de tres años, se le quite el pánico que hace sólo unos meses, con 78, sintió al ver una bandera republicana.

Acto de memoria y homenaje a todos los luchadores antifascista: El Mazucu (Llanes-Asturias) 20 septiembre


.EL MAZUCU (LLANES / ASTURIES)
20 DE SEPTIEMBRE

En Septiembre de 1937, tras la caída de Euskadi y Cantabria, en manos de las tropas fascistas, estas lanzaron su ofensiva de ocupación de la Asturies revolucionaria a la que tanto odiaban. En la Sierra del Cuera se desarrolló la última batalla del norte, una dura batalla de resistencia para frenar al ejército de Franco y la Legión Condor. Milicianos, fundamentalmente, asturianos, cantabros y vascos, de distinta ideología, Comunistas, Socialistas, Anarquistas, etc, antifascistas todos, mostraron su heroísmo, defendiendo las posiciones de la libertad.

Hoy, 77 años después, cuando el Franquismo aún es legal en el estado español, y cuando sus herederos políticos desarrollan programas de acción tendentes a terminar con cualquier atisbo de derecho ciudadano y social, es más necesario que nunca rendir homenaje a nuestros caídos, a nuestros mártires y héroes. Su lucha sigue siendo ejemplo de dignidad y compromiso, y en su honor el próximo sábado 20 de Septiembre de 2014, a partir de las 12 de la mañana, celebraremos un Acto de Memoria en el Alto de la Torneria, en la Sierra del Cuera, en el Mazucu.

Como el año pasado, el acto de este año en el Mazucu pretende ser de nuevo, un viaje de ida y vuelta al homenaje que la corporación municipal de Larrabetzu, pueblo hermano de Bizkai, hizo con la asociacion vasca Ahaztuak 1936-1977, el pasado Junio, a los asturianos que murieron en combate defendiendo dicho tierra y que fueron enterrados en la campa de Bolunburu, un paraje a las afueras de dicho pueblo. La cordialidad, la fraternidad y camaradería que se vivió en aquel acto, nos obliga, de buen grado, a realizar un acto como el que ahora intentamos, con el animo de seguir profundizando en el homenaje a toda nuestra gente que murió por un mismo objetivo de libertad y justicia social, muy en particular a los que fueron asesinados y yacen en cunetas y fosas comunes.

El acto del Mazucu no pretendemos que sea sólo un acto de nostalgia o de justicia, sino un acto de amistad y solidaridad internacionalista, entre pueblos hermanos, que por mucho que algunos/as pretendan que no comprendamos seguimos estando unidos por la lucha antifascista, por la necesidad de un reparto justo y real de la riqueza, por la necesidad de una verdadera democracia donde el derecho a decidir libremente de personas y Pueblos sea una realidad incuestionable...

Pretendemos confluir en un acto todos y todas aquellos/as que continuamos reclamando los ideales por los que murieron aquellas gentes, muchas de ellas lejos de la tierra que les vio nacer. Y pretendemos hacerlo con un animo de ir construyendo redes de colaboración que nos permitan acumular fuerzas para abrir un proceso de cambio social y político necesario en el estado español, que permita que se reconozcan y puedan ejercer todos los derechos de los pueblos y personas del estado en igualdad de condiciones, sin las trabas, lastres e imposiciones de las oligarquías, herederas del Franquismo, que aún nos gobiernan.

Llamamos a organizaciones y personas a secundar este acto, que terminará con una comida popular, de confraternización, haciéndolo publico, difundiéndolo, y participando en el mismo. No es hora de lamentos ni de lágrima y pañuelo, sino de confluencia y de lucha, y por ello os llamamos desde la lucha por la Memoria Democrática y Antifascista a contribuir a abrir ese camino apoyandolo con vuestra presencia el próximo sábado 20 de Septiembre en el Alto de La Torneria, en el Mazucu.

FAMYR / AHAZTUAK 1936-1977
 
En Septiembre de 1937, tras la caída de Euskadi y Cantabria, en manos de las tropas fascistas, estas lanzaron su ...ofensiva de ocupación de la Asturies revolucionaria a la que tanto odiaban. En la Sierra del Cuera se desarrolló la última batalla del norte, una dura batalla de resistencia para frenar al ejército de Franco y la Legión Condor. Milicianos, fundamentalmente, asturianos, cantabros y vascos, de distinta ideología, Comunistas, Socialistas, Anarquistas, etc, antifascistas todos, mostraron su heroísmo, defendiendo las posiciones de la libertad.
 
Hoy, 77 años después, cuando el Franquismo aún es legal en el estado español, y cuando sus herederos políticos desarrollan programas de acción tendentes a terminar con cualquier atisbo de derecho ciudadano y social, es más necesario que nunca rendir homenaje a nuestros caídos, a nuestros mártires y héroes. Su lucha sigue siendo ejemplo de dignidad y compromiso, y en su honor el próximo sábado 20 de Septiembre de 2014, a partir de las 12 de la mañana, celebraremos un Acto de Memoria en el Alto de la Torneria, en la Sierra del Cuera, en el Mazucu.
 
Como el año pasado, el acto de este año en el Mazucu pretende ser de nuevo, un viaje de ida y vuelta al homenaje que la corporación municipal de Larrabetzu, pueblo hermano de Bizkai, hizo con la asociacion vasca Ahaztuak 1936-1977, el pasado Junio, a los asturianos que murieron en combate defendiendo dicho tierra y que fueron enterrados en la campa de Bolunburu, un paraje a las afueras de dicho pueblo. La cordialidad, la fraternidad y camaradería que se vivió en aquel acto, nos obliga, de buen grado, a realizar un acto como el que ahora intentamos, con el animo de seguir profundizando en el homenaje a toda nuestra gente que murió por un mismo objetivo de libertad y justicia social, muy en particular a los que fueron asesinados y yacen en cunetas y fosas comunes.
El acto del Mazucu no pretendemos que sea sólo un acto de nostalgia o de justicia, sino un acto de amistad y solidaridad internacionalista, entre pueblos hermanos, que por mucho que algunos/as pretendan que no comprendamos seguimos estando unidos por la lucha antifascista, por la necesidad de un reparto justo y real de la riqueza, por la necesidad de una verdadera democracia donde el derecho a decidir libremente de personas y Pueblos sea una realidad incuestionable...
 
Pretendemos confluir en un acto todos y todas aquellos/as que continuamos reclamando los ideales por los que murieron aquellas gentes, muchas de ellas lejos de la tierra que les vio nacer. Y pretendemos hacerlo con un animo de ir construyendo redes de colaboración que nos permitan acumular fuerzas para abrir un proceso de cambio social y político necesario en el estado español, que permita que se reconozcan y puedan ejercer todos los derechos de los pueblos y personas del estado en igualdad de condiciones, sin las trabas, lastres e imposiciones de las oligarquías, herederas del Franquismo, que aún nos gobiernan.
 
Llamamos a organizaciones y personas a secundar este acto, que terminará con una comida popular, de confraternización, haciéndolo publico, difundiéndolo, y participando en el mismo. No es hora de lamentos ni de lágrima y pañuelo, sino de confluencia y de lucha, y por ello os llamamos desde la lucha por la Memoria Democrática y Antifascista a contribuir a abrir ese camino apoyandolo con vuestra presencia el próximo sábado 20 de Septiembre, a las 12:00 h., en el Alto de La Torneria, en el Mazucu.
 
FAMYR / AHAZTUAK 1936-1977

Una investigación rescata del olvido la humillación sufrida por las mujeres

“No habrá memoria histórica si no hacemos una verdadera investigación de la represión sufrida por las mujeres desde su condición de género. La historia no solo la marcan los fusilamientos y la cárcel” Las catedráticas Cándida Martínez y Lola Ramos ha realizado una investigación única sobre la represión específica sufrida por las mujeres en Andalucía durante la guerra y el franquismo. Su trabajo es uno de los capítulos del libro que va a editar próximamente la Fundación Alfonso Perales ‘La Memoria de Todos’ y ha sido escrito con un visión de género que expone con crudeza el tipo específico de violencia física y psicológica sufrida por las mujeres.

Mujeres rapadas durante la Guerra Civil.

andaluces.es / MARÍA SERRANO / 16-09-2014
La invisibilidad del sufrimiento de las mujeres impregna incluso los propios estudios sobre la memoria histórica. Si se toman, por ejemplo, como referencia los datos difundidos sobre el número de mujeres fusiladas en Andalucía, la horquilla resulta demasiado amplia: entre un 2 y 5%, que incluiría a las torturadas o encarceladas durante la Guerra Civil en la comunidad. Cándida Martínez, catedrática de  Historia Antigua de la Universidad de Granada, apunta que “aún habría que depurar muchos los datos porque no hay muchas investigaciones hechas como para conocer perfectamente todos los detalles”.
La publicación de este estudio destapa una violencia específica, para muchos desconocida, que permitía al régimen de Franco y a sus artífices “degradar su dignidad como mujeres” con graves ejemplos de violencia. Muchos de estos métodos tenían como objetivo “purificarlas”, atacar su feminidad y utilizar su cuerpo para deshonrar y castigar al enemigo varón. Entre las acciones más habituales: violaciones, tocamientos, purgantes, los paseos con pelo rapado, colocación de moños rojos con la cabeza rapada al cero, abusos sexuales, etc…  “La intención de esta represión era muy distinta a la de los hombres, las humilla y las degrada de mayor manera. Y eso es una tortura específica que forma parte de esa memoria que no se recoge”
Las mujeres de aquella etapa que venían del “bando rojo” eran calificadas en los múltiples informes de “mujeres caídas o desafectas al régimen”. Podían ser esposas de fusilados, haber sido activistas políticas o estar señaladas por tener algún miembro de la familia en la cárcel. Eran juzgadas como peligrosas activistas y en algunas ocasiones fueron juzgadas por la militancia de sus familiares. Llevaban el peso del control social que ejercía el régimen sobre su género, unido a una responsabilidad “transferida” por los familiares que tenían huidos. Solo por este motivo podían recluirlas largos años en la cárcel, en graves condiciones de higiene y salud.
Informes psiquiátricos de médicos militares, como el de Vallejo Nájera, que luego tenían muchas veces su culminación en sentencias de los tribunales militares de la época,certificaban que las activistas republicanas “eran mujeres sin freno, mujeres fieras, y por ello había que controlarlas para impedir un comportamiento inadecuado e impropio de mujeres de bien”, apunta Cándida.
“NATURAL SIMPLEZA DE LAS MUJERES”
Otra de las distinciones significativas en cuanto a género que hacía el régimen se reflejaba en los distintos tipos de sentencias. En algunos fallos judiciales, el régimen se inclinaba por un “cierto paternalismo”, tratando la actitud reivindicativa como “natural simpleza de las mujeres”,  ya que no las llegaba a considerar ni siquiera ciudadanas o seres humanos completos. Martínez explica que en estos casos “se trataba de una mujer a la que se le perdonaba las acciones cometidas”. Sin embargo, en otras muchas ocasiones se concedió a muchas mujeres “un tratamiento penal severo”, con duras penas de cárcel y reclusión, tal y como señala el estudio. Además, su condición de mujeres políticas era tratada con mayor dureza por parte del régimen ya que este tipo de actividades no entraban “dentro de las funciones naturales femeninas”, establecidas por la Sección Femenina.
Martínez señala  que “por esa única condición de mujeres, su trato en la cárcel podía llegar a ser mucho más severo”. En medio de condiciones infrahumanas, el estudio destaca un aspecto clave para conocer la memoria de aquellas mujeres y sus vivencias: las redes de solidaridad que ellas creaban en esas cárceles. “Es muy bonito conocer de cerca ese aspecto que revela cómo se fueron forjando los mecanismos de supervivencia dentro y fuera de la prisión”, concluye Martínez.

Argentina impulsa una ley para prohibir amnistías a los criminales de la dictadura

El país sudamericano ha ido cambiando su postura sobre delitos del régimen


Castigo-al-dictador-1
 El País, 16-09-2014 
ALEJANDRO REBOSSIO Buenos Aires 16 SEP 2014
Algunos países han perseguido y condenado a los criminales de sus dictaduras apenas éstas cayeron. Otros lo hicieron tiempo después. Muchos han amnistiado a todos sus responsables. En el caso de Argentina, la legislación ha tenido sus vaivenes. Ahora que 370 delincuentes del régimen han sido condenados, su Congreso debate una ley para evitar que en el futuro un presidente los indulte o conmute sus penas o una ley los perdone.
El país sudamericano fue uno de los que más se apresuró en juzgar a los acusados por delitos de terrorismo de Estado a los pocos días de regresar la democracia tras la última dictadura militar (1976-1983), bajo el impulso del entonces Gobierno del radical (centrista) Raúl Alfonsín (1983-1989). En 1985 se celebró el histórico juicio a las juntas militares que gobernaron el país en tiempos en que se denunciaron 30.000 desapariciones forzadas de personas. Entonces fue condenada a prisión perpetua la cúpula del régimen, incluido el exdictador Jorge Videla (1976-1981). Pero la presión militar sobre la joven democracia derivó en que el radicalismo impulsara al año siguiente una ley de punto final para prohibir que fueran llamados a declarar nuevos imputados. No fue suficiente: los uniformados se alzaron en la Semana Santa de 1987 y entonces Alfonsín promovió otra ley del perdón, la de obediencia debida, que exculpaba a los mandos medios e inferiores que habían ejecutado órdenes de las juntas.
En 1989 llegó al poder el peronista conservador Carlos Menem (1989-1999), que había estado preso cinco años durante la dictadura, e indultó a los exjerarcas militares y a los guerrilleros arrestados por delitos de la década del 70. Las organizaciones de defensa de los derechos humanos y los familiares de víctimas del régimen buscaron otras vías para conseguir justicia y acabaron en España. En 1997, el juez Baltasar Garzón enarboló el concepto de justicia universal para comenzar a investigar primero los casos de desaparecidos españoles en Argentina y, después, de otros argentinos. Jueces de Buenos Aires reaccionaron con el inicio de investigaciones sobre el único delito que había quedado fuera de las amnistías, el del robo de 500 bebés hijos de desaparecidas.
En 2003, el peronista de izquierdas Néstor Kirchner (2003-2007) asumió la presidencia argentina y sorprendió al darle prioridad al asunto de volver a juzgar a los criminales. El Congreso, en 2003, y la Corte Suprema, en 2006, anularon los diversos perdones y volvieron a ser juzgados todos los responsables de los crímenes de lesa humanidad, considerados imprescriptibles, desde los jerarcas hasta los ejecutores.
Pero aunque la Corte Suprema recordó en su fallo de 2006 que tratados internacionales prohíben las amnistías a los responsables del terrorismo de Estado, un diputado kirchnerista e hijo de desaparecidos que fue robado por el régimen y ha recuperado la identidad, Horacio Pietragalla, impulsa una ley que impide que se los perdone y libere de prisión. El proyecto ya ha sido aprobado a finales del pasado agosto por varias comisiones de la Cámara de Diputados, con el apoyo de todos los grupos, con la excepción del conservador Partido Propuesta Republicana (PRO), que alega que los tratados internacionales ya limitan los indultos, y con la disidencia de la centrista Coalición Cívica, que pide que tampoco se pueda perdonar a los corruptos. PRO promueve la candidatura presidencial del alcalde de Buenos Aires, Mauricio Macri, para las elecciones de 2015.
“Nunca hemos bajado los brazos y hemos seguido insistiendo en la justicia legal, la que no le dieron a nuestros hijos desaparecidos”, recuerda Taty Almeida, integrante de Madres de Plaza de Mayo Línea Fundadora, que en 1986 se distanció de la asociación de madres que dirige Hebe de Bonafini. “Me parece estupendo el actual proyecto de ley, pero no creo que ningún futuro Gobierno indulte. No faltarán fachos que tengan ganas, pero las Fuerzas Armadas han cambiado y hay una justicia universal vigente”, se esperanza Almeida.

La memoria histórica entra en los institutos y en la educación de adultos de Andalucía

Se acaba de publicar el primer manual pedagógico sobre la Historia democrática andaluza dirigido al profesorado


1410950629413memoria
 Público, 18/09/2014 RAFAEL GUERRERO Sevilla
La memoria económica de la Ley de Memoria Democrática prevé una inversión de 10 millones de euros hasta el año 2020
La Junta de Andalucía pretende invertir en memoria histórica 10 millones de euros hasta 2020 dentro de una planificación cuatrienal que comenzará en 2015, tras la aprobación de la Ley de Memoria Democrática en el Parlamento andaluz, que podría producirse entre diciembre y, como muy tarde, antes del próximo 28 de febrero, Día de Andalucía.
Actualmente, el texto se encuentra en fase de anteproyecto aprobado por el Consejo de Gobierno en marzo pasado, su memoria económica acaba de obtener el visto bueno de la Consejería de Hacienda y sólo falta el dictamen del Consejo Consultivo para que entre en la Cámara andaluza como proyecto de ley para ser debatido por los grupos políticos.
Desde las últimas elecciones andaluzas de 2012 y la formación del Gabinete de coalición PSOE-IU, las competencias sobre memoria histórica dependen de la Consejería de Administración Local y Relaciones Institucionales que encabeza el vicepresidente de la Junta y excoordinador regional de Izquierda Unida Diego Valderas.
IU elevó el rango institucional memorialista y creó una Dirección General de Memoria Democrática, cuyo titular es Luis Naranjo. Tras un largo proceso de meses de reuniones y consultas con representantes de asociaciones de la memoria y expertos, nació el anteproyecto que condensa la política memorialista andaluza, con avances sustanciales en relación con la ley estatal promovida por Zapatero, aprobada a finales de 2007 y desactivada por Rajoy.
Susana Díaz: “Será la ley más avanzada de España”
La Ley de Memoria Democrática andaluza será la tercera norma autonómica que regule la memoria histórica, tras la catalana (2007) y la navarra (2013), pero es la que se plantea llegar más lejos en sus objetivos, ya que persigue entroncar con los tratados internacionales sobre derechos humanos cuyo incumplimiento viene reprochando insistentemente la ONU al Estado español a través de distintas instancias.
Lo anunció en julio la presidenta de la Junta Susana Díaz (PSOE) -”la ley será la más avanzada de España”- y lo confirma ahora el vicepresidente Valderas (IU), esperanzado en que “Andalucía se homologue con otros países en defensa de los derechos humanos, en el conocimiento de la verdad, sobre los pilares de verdad, justicia y reparación”.
La Ley de Memoria Democrática se define como una norma transversal. De hecho, en su gestación ha habido participación de hasta siete consejerías del Gobierno andaluz, lo que la convierte no sólo en un empeño partidario de IU, sino también en un proyecto asumido por los socialistas, como principal sostén del Ejecutivo.
Unas de las novedades afecta a la educación, ya que la Junta ha decidido introducir la memoria histórica en los institutos y en la educación de adultos, pero no como una asignatura, sino como materia de información y conocimiento. Y para ello se acaba de editar un manual pedagógico dirigido a los profesores sobre la Historia democrática de Andalucía, concretamente sobre la Segunda República, “lo que supone el primer material didáctico sobre memoria histórica realizado en Andalucía”, según el director general, Luis Naranjo. “No será materia de currículum, pero sí de obligado conocimiento, ya que sobre el silencio y el olvido no se construye nada”, afirma el vicepresidente andaluz, Diego Valderas.
Más control oficial sobre las exhumaciones
El argumento de la divulgación educativa sirve como intento para aplacar las críticas sobrevenidas desde asociaciones memorialistas al anteproyecto en su régimen sancionador, ya que prevé multas de hasta 150.000 euros por infracciones muy graves, como la “realización de excavaciones sin autorización”. Valderas rechaza que la ley tenga vocación sancionadora, “sino constructiva y de concienciación”. La Junta pretende ejercer un fuerte control sobre las exhumaciones de fosas comunes, considerando que se trata de la región más masacrada por la represión franquista (más de 50.000 asesinados y más de 600 fosas). No obstante, el máximo responsable político andaluz en materia de memoria histórica se muestra sensible a las críticas y cree que el texto puede matizarse en su tramitación parlamentaria, sin que pueda interpretarse como excluida la labor que desde hace más de una década han venido realizando las diferentes asociaciones en cuanto a exhumaciones en territorio andaluz.
La crisis y los recortes en el gasto público han afectado a las exhumaciones en Andalucía, donde -no olvidemos- se ha culminado en Málaga la intervención pública más importante de Europa después de Sebrenica, en la antigua Yugoslavia, con más de 2.800 esqueletos rescatados y la construcción de un monumento en memoria de las víctimas. Para este año se han programado once excavaciones de fosas, un proceso que se pretende reactivar tras la aprobación de la nueva ley, que prevé incluso la expropiación temporal de terrenos cuando las fosas se encuentren en fincas privadas.
Así pues, el vicepresidente de la Junta disipa las dudas sobre la continuidad de la participación de las asociaciones memorialistas en el proceso exhumatorio, aunque considerando su elevado coste, no cree que el año próximo sea un ejercicio idóneo para esos trabajos, ya que las restricciones económicas añadidas por el Gobierno central a las cuentas andaluzas dificultan la negociación de los socios de gobierno para la elaboración de un presupuesto general de 2015 para la comunidad autónoma en el que impera “la prioridad para el gasto social: salud, educación y dependencia”.
La Junta denunciará los delitos a la Justicia
Otro aspecto destacable del proyecto legislativo es el interés por implicar a los jueces en las exhumaciones, con arreglo a los protocolos internacionalmente homologados y relacionados con las desapariciones forzosas. Sin embargo, la doctrina del Tribunal Supremo, con el pretexto de la Ley de Amnistía de 1977, dificulta ese objetivo, pese a lo cual el anteproyecto insiste en que “denunciará ante los órganos jurisdiccionales la existencia de indicios de comisión de delitos a que se refiere esta Ley”. Esto supone que siempre que se encuentren restos humanos con signos de muerte violenta en una fosa, la Junta lo comunicará al juez correspondiente por entender que pueden ser delitos de lesa humanidad. Valderas, que apuesta por elaborar un protocolo de actuación para los jueces, valora este tema positivamente: “Lamentablemente han sido muy pocos los jueces que se han personado en exhumaciones de fosas del franquismo, pero la personación activa de un Gobierno como el andaluz me parece un avance importante, aunque no suficiente”.
Otros aspectos vanguardistas que contempla la próxima ley andaluza son la creación de un banco de ADN para las identificaciones de víctimas y familiares, así como para contribuir al esclarecimiento del tema de los niños robados; la ampliación del catálogo de víctimas del franquismo y la fijación de un día al año en su memoria, que será el 14 de junio; la extensión del marco temporal de recuperación de la memoria desde 1931 hasta 1982; la creación de senderos de la memoria que combinan la divulgación histórica y la ecología; la no consideración de razones artísticas -a diferencia de la ley estatal- como excepción para eliminar simbología franquista; la prohibición de actos públicos que humillen a las víctimas; la reparación a las víctimas de trabajos forzados a cargo de las organizaciones que se beneficiaron de ello, etc.
“Hemos trabajado al límite pero dentro del marco constitucional y del Estatuto de autonomía de Andalucía, que reconoce la necesidad de profundizar en el conocimiento de nuestra memoria democrática”, asegura el vicepresidente del Gobierno andaluz, que no teme ni cree que el Partido Popular recurra la ley memorialista ante el Tribunal Constitucional como sí ha hecho con las avanzadas leyes andaluzas sobre la vivienda, cuya aplicación ha sido suspendida cautelarmente por el alto tribunal.

jueves, 18 de septiembre de 2014

In Memoria de Víctor Jara

Víctor Jara fue asesinado el día 16 de septiembre de 44 balazos

Víctor Jara


 15 Septiembre 2014

Primeros añosVíctor Jara nació en la localidad de Lonquén, cerca de la ciudad de Santiago, a los campesinos pobres Manuel Jara Martínez y Amanda. Jara padre, Manuel, era analfabeto y quería que sus hijos a trabajar tan pronto como pudieron en lugar de acceder a la educación, por lo que a la edad de 6, Jara ya estaba trabajando en la tierra. Manuel Jara no ha podido extraer el sustento de los ingresos como de campesinos en la finca Ruiz-Tagle ni fue capaz de encontrar un trabajo estable para mantener a su numerosa familia.Vida artísticaJara fue profundamente influenciado por el folklore de Chile y otros países de América Latina, sino que fue particularmente influenciado por artistas como Violeta Parra, Atahualpa Yupanqui, y el poeta Pablo Neruda. Jara comenzó su incursión en el folclore de mediados de 1950, cuando comenzó a cantar con el grupo Cuncumen. Se movió con más decisión en la música en la década de 1960 tener la oportunidad de cantar en La Peña de Santiago Parra Los, propiedad de Ángel Parra. A través de ellos se convirtió Jara muy involucrado en el movimiento de la Nueva Canción Chilena de la música popular latinoamericana. Publicó su primera grabación en 1966 y, en 1970, había dejado su trabajo teatral en favor de una carrera en la música. Sus canciones fueron extraídos de una combinación de la música popular tradicional y de izquierda activismo político. A partir de este período, algunas de sus canciones más famosas son un labrador Plegaria de la ONU ("Oración de un trabajador") y Te Recuerdo Amanda ("I Remember You Amanda"). Apoyó la Unidad Popular ("Unidad Popular") Allende Salvador coalición candidato a la presidencia de Chile, participando en la campaña, el trabajo voluntario política y dando conciertos gratuitos.

El activismo políticoLa campaña de Allende fue un éxito y, en 1970, fue elegido presidente de Chile. Sin embargo, el ala derecha chilena, que se opuso a la política socialista de Allende, dio un golpe con la ayuda de los militares chilenos, el 11 de septiembre de 1973, en el curso del cual Allende murió. En el momento del golpe, Jara fue en el camino a la Universidad Técnica (hoy Universidad de Santiago), donde fue profesor. Esa noche durmió en la universidad junto con otros profesores y estudiantes, y cantó para levantar la moral.Tumba Víctor Jara en el Cementerio General de Santiago. La nota dejada lee: "Hasta la victoria!"




 Muerte En la mañana del 12 de septiembre, Jara fue llevado, junto con miles de otros, como prisionero al Estadio Chile (rebautizado como Estadio Víctor Jara, en septiembre de 2003 ). En las horas y días que siguieron, muchos de los detenidos en el estadio fueron torturados y asesinados por las fuerzas militares. Jara fue golpeado y torturado en repetidas ocasiones, los huesos de sus manos estaban rotas al igual que sus costillas. Los compañeros presos políticos han declarado que sus captores burlonamente le sugirió que tocar la guitarra para ellos mientras yacía en el suelo con las manos rotas.. Desafiante, él cantó parte de "Venceremos" (We Will Win), una canción de apoyo a la coalición de la Unidad Popular. Después de palizas, fue ametrallado el 16 de septiembre, su cuerpo abandonado en una carretera en las afueras de Santiago y luego llevado a una morgue de la ciudad, donde se encontraron 44 balas en su cuerpo.Joan Jara, la esposa se le permitió venir a recuperar su cuerpo desde el lugar y pudo constatar el daño físico que había sufrido.Tras la celebración de un funeral de su marido, Joan Jara huyó del país en secreto.Joan Jara Turner actualmente vive en Chile y se corre el Víctor Jara Foundation. El Estadio Chile, también conocido como el Estadio Víctor Jara, a menudo se confunde con el Estadio Nacional (National Stadium).Antes de su muerte, Jara escribió un poema sobre las condiciones de los presos en el estadio, el poema fue escrito en un papel que estaba escondido dentro de un zapato de un amigo. El poema nunca fue identificado, pero es comúnmente conocido como Estadio Chile.En junio de 2008, el juez chileno Juan Eduardo Fuentes reabrió la investigación sobre la muerte de Jara. Juez Fuentes dijo que iba a examinar 40 nuevos elementos de prueba proporcionados por la familia del cantante.  El 28 de mayo de 2009, José Adolfo Paredes Márquez, un ejército anterior de 54 años de edad, recluta fue arrestado la semana pasada en San Sebastián, Chile , y fue acusado formalmente del asesinato de Jara. Tras la detención de Paredes, el 1 de junio de 2009, la investigación de la policía identificó el nombre del oficial que disparó primero Víctor Jara en la cabeza. El oficial jugó a la ruleta rusa con Jara, mediante la colocación de una sola ronda en el revólver, haciendo girar el cilindro, colocando el cañón contra la cabeza de Jara y apretar el gatillo. El funcionario repitió esto un par de veces, hasta que un disparo y Víctor cayó al suelo. El oficial ordenó a dos reclutas (una de ellas Paredes) para terminar el trabajo, por el disparo en el cuerpo de Jara. Un juez ordenó que el cuerpo de Jara a ser exhumado en un esfuerzo para determinar con mayor información con respecto a su muerte .El 3 de diciembre de 2009, un funeral masivo se llevó a cabo en el "Galpón Víctor Jara de" a través de "Plaza Brasil". Restos de Jara fueron honrados por miles. Sus restos fueron re-enterrados en el mismo lugar donde fue enterrado en 1973.